Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En menos de dos semanas he vivido algunas situaciones en centros comerciales de Bogotá que me han llevado hacer un alto en el camino y llamar la atención sobre ello.

Pero, ¿porqué?

La primera situación fue por pedirle a un señor de aproximadamente 60 años que si me podía dar paso en la escalera eléctrica, ya que estaba ocupando “el carril” que normalmente se deja libre para quienes van con más afán.

Y el segundo, fue el pasado domingo cuando estaba con mi familia cruzando una de las cebras del parqueadero, un señor que iba en una camioneta se detuvo para dejarnos pasar solo porque casi nos atropella.

Ahora bien, se preguntarán porqué traigo a colación estos dos simples ejemplos en medio de tantas otras situaciones más graves que se presentan en el día a día. Pues bien, la razón es muy sencilla: ambos sucesos tienen en común que parten de situaciones cotidianas que requieren de un nivel mínimo de razonamiento para saber cómo actuar. Aquí no estamos hablando penalmente del máximo nivel de diligencia que solo alguien con la experticia suficiente hubiera podido prever. Son escenarios realmente sencillos que no deberían tener más de dos respuestas correctas.

Cómo es posible que en los colegios, universidades y por supuesto al interior de los hogares, ¿se esté descuidando la enseñanza de los parámetros básicos frente a la convivencia ciudadana?

Frases como “señora no me haga insultarla o maltratarla”, “estúpida, yo ya había pasado la cebra”, no solo son inaceptables desde todo punto de vista sino que, peor aún, se dirigen hacia una mujer.

¿Cómo tratarán entonces esos hombres a las mujeres de su hogar?

El punto de este llamado es hacer un alto en el camino para revaluarnos como personas y analizar hasta dónde está llegando nuestra comodidad individual que nos impide pensar en los demás ciudadanos como sujetos de derechos.

La convivencia se lee en plural, no en singular.

Debemos medirnos un poco más cuando salgamos de nuestras casas y aprender a compartir con los demás los espacios públicos. Pero si hasta este momento todavía no sabe a qué me refiero, acá le dejo algunos escenarios adicionales:

  1. La cebra se respeta en las vías principales y también en los parqueaderos.
  2. Las señales que marcan en los barrios el número 20, tiene una razón de ser. Si usted va a 50km y se atraviesa un niño, pues no tendrá las mismas posibilidades de reaccionar.
  3. Las filas en las escaleras siempre deben dejar el “carril” de la izquierda para quienes van de afán puedan subir sin ningún problema. No se sube “en parejita”.
  4. Deje atravesar a las personas así vaya de afán en el carro y más si son niños o personas de la tercera edad.
  5. No le cierre el ascensor a quien está punto de entrar. Es como quien pone direccionales y usted decide acelerar más.
  6. No subestime el poder de dar las gracias y saludar bien. Hasta en los mejores restaurantes de esta ciudad, muchas veces toca mendigar por un “buenos días”.
  7. Cuando alguien esté atendiendo a otra persona, no salte a gritarle qué es lo que usted necesita, invisibilizando por completo a quien ya tenía el turno.
  8. No se detenga en su carro a parquearse en el carril de la derecha de una vía principal solo porque está esperando a alguien, mientras el resto de carros deben atorarse en un trancón.

Esto es cultura ciudadana pura y dura, que si a usted no se la enseñaron desde pequeño, no es motivo para no aprenderla. Se vale ser inocentes pero no indiferentes.

El mundo ya está lo suficientemente caótico y violento como para que cada uno de nosotros no ponga su granito de arena en hacer de nuestro entorno un mejor lugar para vivir.

Invitados todos a esta reflexión y a dejarme en los comentarios, ¿qué otros escenarios de cultura ciudadana creen que vale la pena anotar?

(Visited 393 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogada y Politóloga egresada de la Universidad de los Andes, con un Minor en Gobierno y Asuntos Públicos. He sido Conferencista en la Cumbre nacional de Gas y Petróleo durante dos años consecutivos y a lo largo de los últimos 5 años he trabajado en el sector público y privado en compañías que mueven el desarrollo del país. Twitter: @LinaPaez05

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Nuestra ausencia responde al viaje realizado a Colombia como a la(...)

2

He tenido en las últimas semanas reiterados sueños que a medida(...)

3

Duran Duran Grupo de Rock-Pop Británico, creado en 1980 y está(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jaimeumana0611

    Recuerdo mi niñez lo que me enseñaron mis padres respecto de la educación y respeto por los de más especialmente mayores, complementado en el colegio con una materia que se llamaba urbanidad y el libro de Carreño más la clase de Instrucción Cívica, hoy inexistentes. Claro que anoto que cuando era niño los importantes era los mayores y ahora que soy mayor y sobre todo viejo los importantes son los niños. Los padres de antes no eran tan alcahuetas y educaban, hoy en día deja mucho que desear la educación tanto de padres como del colegio con los temas de urbanidad y civismo

  2. He visto varias veces gente que se ha caído por las escaleras eléctricas por empezar a moverse, pedirle a un anciano que se mueva me parece un poco irresponsable. Cultura ciudadana también es tener un poco de paciencia y demorarse 1 minuto mas en subir o bajar así se tenga mucho afán

  3. andres alberto

    Noveno: No cederle el puesto a una mujer en el transporte público a menos que sea una embarazada, una de la tercera edad, con un niño en brazos, ella podría pensar que uno quiere algo más con ella. Si una mujer aguanta 9 meses de embarazo, dolores de parto, ¿No aguantará una hora de pie en un bus?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar