Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las crónicas acercan los fenómenos y los convierten en realidades próximas al lector, extrapolables a su contexto. En eso Leila Guerriero, la periodista argentina, es más que experta. Su libro Los suicidas del fin del mundo, que fue reeditado hace un par de años por Tusquets, es una muestra de cómo su facultad narrativa permea —y nutre— las historias que llaman la atención de su lente periodístico.

Esta crónica del 2005 indaga en los suicidios de varios jóvenes a finales de los años noventa en Las Heras, Argentina. Al sur del país, en un pueblo donde el viento era implacable, Leila encontró que la vida giraba alrededor de la abundancia del petróleo. Sin embargo, los réditos del extractivismo ya se habían esfumado. El desempleo, el embarazo adolescente y la violencia intrafamiliar eran el paisaje más común. Después de unas décadas de considerable prosperidad, las palabras sentido, pertenencia y oportunidad dejaron de existir en el diccionario local.

El panorama gritaba pero sobre los suicidios nadie sabía nada. Leila reconstruyó conversaciones con los familiares de aquellos jóvenes y puso en evidencia la cotidianidad tediosa del territorio. Entre los habitantes encontró algunas hipótesis supersticiosas y otras más contextuales. Bajo ninguna se percataban de la languidez con la que coexistían los muchachos.

De los testimonios impacta el relato de esos últimos minutos, del hubiera, del no hubiera, del hallazgo de los cuerpos inertes, de los futuros no alcanzados, de los suicidios que casi son, de los pedazos que tocó recoger. Hubo grupos de apoyo, terapeutas y programas internacionales. De cualquier forma el misterio circuló a sus anchas y las autoridades ni siquiera llevaron un registro serio de los casos.

Ahora bien, el abordaje de las brechas entre el norte y el sur del país es notorio e incluso persistente en el texto. Cuánta razón tenía Leila cuando en una entrevista dijo que todos los países de la región tienen un pueblo —o muchos— como Las Heras: marginado, periférico, invisible. La narración ubica a Buenos Aires al norte, tan al norte que está más cerca de otros continentes que de la misma región patagónica. «[…] Esto era el Sur. El Sur del país pero también del mundo. El fondo, el confín, el sitio del que todo queda lejos. Y viceversa. Muy viceversa».

La crónica arma la piezas y las deja a disposición del lector. No le pone nombre al enigma porque tal cosa no existió, pero sí ilumina la desembocadura de un río que arrastró problemas convergentes a un precio muy alto.

(Visited 240 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Máster en Escritura Creativa, Magíster en Estudios y Gestión del Desarrollo, Politóloga e Internacionalista. Leo, escribo, doy clase. Organizo talleres y un club de lectoescritura.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Hubo vida

    «Recuerdo los días en que me llegó a gustar vivir. Parece que la vida fue hace mucho, cuando me(...)

  • Libros

    Dieciséis relatos de Anaïs Nin

    La intemporalidad perdida, de Anaïs Nin, compila dieciséis cuentos que nunca se habían publicado en español. La escritora francesa(...)

  • Sin categoría

    Bogotá está herida

    Hace unos meses, en un taller de escritura, me inspiré en Bogotá para incursionar en la poesía. En uno(...)

  • Libros

    Más al sur: una crónica sobre los suicidas

    Las crónicas acercan los fenómenos y los convierten en realidades próximas al lector, extrapolables a su contexto. En eso(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recordemos que el Parque Nacional Natural Gorgona es un joya colombiana(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar