Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Llegar ocho días después a los lugares donde masacraron jóvenes y sueños denota la poca importancia que el Gobierno Nacional le da a los hechos que siguen manchando el futuro de Colombia y sus regiones.

“¡Nos faltan 9!”, “¡queremos paz!”, fueron los reclamos de los habitantes de Samaniego, Nariño, a un presidente que sigue desconectado de nuestra cruda realidad. El mandatario no supo dar explicaciones, prefirió seguir su camino empuñando su mano en señal de empatía. Este gesto no podía ser peor al de minutos antes, en el mismo lugar, cuando ante un pedido de justicia prometió un estadio para el municipio.

Las afirmaciones del presidente Iván Duque sobre las masacres han sido tan peligrosas como los mismos hechos y, las investigaciones están tan retrasadas como su gobierno. Hacer distinción entre masacres y homicidios colectivos, así como se pretendió diferenciar años atrás entre falsos positivos y ejecuciones extrajudiciales, narcotraficantes y empresarios, solo tiene un propósito: reducir el horror a insignificantes proporciones.

La dimensión de lo que está sucediendo es garrafal. Volvimos a tener miedo, no solo por pensar diferente; nos matan porque sí, por ser jóvenes, por ser mujeres, por defender los acuerdos de paz, por estudiar, por llevar la tarea al colegio, por estar en fiestas, por elevar cometas en agosto. Acá la libertad cuesta vidas, estamos lejos del discurso inspirador de Alejandro Gaviria cuando afirma que ser libre es alzar la voz o decir lo que se piensa sin temor a la intimidación violenta.

Van 44 masacres y 44 crímenes desde el 11 de enero al 24 de agosto (Codhes, 2020) y clamamos que paren ahí. Duele ver cómo acaban con la ilusión de los campesinos de vivir en paz, y cómo la esperanza se desvanece a punta de metralladoras. ¿Quién se quiere quedar en un país donde la pandemia es lo menos grave? ¿Quién quiere vivir en el campo?, ¿Quién quiere vivir en un lugar donde los han silenciado por décadas a manos de militares, paramilitares, guerrilleros y narcotraficantes? Lo único que siempre llega a primera hora al campo es la guerra.

En una semana hemos contado 26 muertes violentas de niños, jóvenes e indígenas en zonas rurales. Allí, donde se ha encrudecido la violencia desde las épocas de Gaitán, es donde muy pocas veces llega el Estado a tiempo y ahora menos con la excusa de una pandemia. Este Gobierno no ha sabido suplir las ausencias de siempre y el escudo para su ineficiencia es el de reclamar a mandatos anteriores, sacar cifras comparativas odiosas y minimizar el impacto del conflicto armado en los territorios.

Este gobierno no ha sido capaz de poner titulares distintos a los del regreso a la guerra a las regiones de siempre. La agenda social que esperábamos que renaciera en las veredas del país sigue postergándose y ocupando un último lugar en las prioridades. ¡Qué bueno sería ocuparnos de bajar la tasa de deserción escolar o aumentar la cobertura de conectividad en las zonas más alejadas del país! ¿Seguiremos esperando?

Por lo pronto, los que no queremos seguir viendo cómo se desangra el campo colombiano estamos dispuestos, así sea con un tapabocas, a nunca callar y a clamar justicia y verdad en medio de tanta violencia.

¡Ah! y espero me disculpen, pero seguiré llamando por su nombre a este terror, seguiré diciéndole masacres.

(Visited 515 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Máster en Gobierno UCM. Abogada Rosarista. Directora General de Fundación Jornal. Columnista de opinión. Asesora y analista en asuntos políticos. Trabajo por una niñez feliz y en paz.

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Mi generación

    Sábado en la noche y tengo tiempo para escribir. Septiembre resultó ser un mes muy difícil. Espero que me(...)

  • Colombia

    Lo único que llega primero al campo es la guerra

    Llegar ocho días después a los lugares donde masacraron jóvenes y sueños denota la poca importancia que el Gobierno(...)

  • Bogotá

    Señora Vicepresidenta

    Tan cuestionable como polémica resultó ser la propuesta de la Vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, que por(...)

  • Colombia

    Lo obvio produce ceguera

    Aunque estuvo a punto de hundirse, el proyecto de Ley de autoría de la representante a la Cámara por(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Hace 20 años, cuando llegamos a este país, vivíamos en la(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Según uno de los “pensadores” uribistas en Colombia hay muchos campesinos, debería ser como en los países desarrollados donde no superan el 4% de la población total. Las masacres y los desplazamientos forzados son un medio para lograrlo

  2. En campaña, el uribismo, decía que la tierra no debe seguir en manos de campesinos minifundistas sino de grandes empresas industriales. Las masacres generan desplazamientos forzados, los campesinos tiene que abandonar sus tierras y los poderosos se apropian de ellas

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar