Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La bala le afectó el lado izquierdo del tórax, el pulmón izquierdo y varias vértebras. El arquero que fue herido en un intento de robo ya perdonó a su victimario y en un orden reverso de las cosas instó a Dios a que siga sus pasos. ‘Sólo le pido a Dios que lo perdone. Ahora jugaré el partido de mi vida, volver a caminar’, dijo.

El disparo a Alexis Viera es la oportunidad perfecta para que ‘desescalemos’ el lenguaje del fútbol. El entorno es demasiado violento como para seguir “atrincherados” en el disimulo. Así como el presidente Santos pidió a los colombianos “desescalar el lenguaje” que gira en torno a las FARC (así el verbo “desescalar” no exista), hinchas, futbolistas, técnicos y periodistas podríamos medir mejor nuestras palabras antes y después gol.

Hace poco, un periodista deportivo fue capturado en Colombia por cometer, supuestamente, el delito de pornografía infantil. La revista Semana publicó entonces: “En su perfil de Twitter todo es referente al fútbol. Como hincha a muerte de Santa Fe posaba con jugadores y no le perdía la pista a cada movimiento de sus jugadores, alineación, técnicos etc.”.

¿Qué es eso de “hincha a muerte”? Qué pésima costumbre es hablar así en torno a un deporte que debería propiciar todo lo contrario.

Y es que a diario hablamos de disparos en la cancha. De “partidos de vida o muerte”. De cañonazos, balazos y de la máxima pena, que no es un “tiro” desde los doce pasos sino, realmente, dejar de respirar.

“Prepara, apunta, ¡fuegooo!”, grita el narrador. En “La metáfora bélica en el fútbol”, Gustavo Adolfo Segura asegura que el léxico del balompié “está plagado de alusiones al campo de la guerra o el aparato militar, como sugiriendo una ceremonia ritualizada-simbolizada de lo que significa una batalla o una incursión de inteligencia militar, que se mimetiza en el campo de juego en forma lúdica”.

El fútbol, sin embargo, no debería entenderse como una batalla, al menos no en su básica concepción. El fútbol siempre será una metáfora de la vida y de la muerte, aunque no necesariamente tendría que ser un reflejo de nuestros defectos.

Y todo esto vale la pena porque la gente que es capaz de tatuarse un escudo de fútbol en el pecho también es capaz de morir por una camiseta. Modificar la jerga de los que vivimos pendientes del balón no es difícil y, por ende, muy factible.

Que un arquero reciba un disparo es una metáfora trágica. Al menos Alexis Viera no fue “fusilado”, se diría en Macondo. Lo cierto es que las metáforas pueden ir más allá del combate militar y de las batallas. No todo son cañonazos, guerras tácticas, riflazos, proyectiles, pases de la muerte y bombardeos al área. Una goleada no es una masacre. Y tampoco se trata de mojigatería. Apodos como “El matador” Kempes o “El Torpedo” Gerd Muller se antojan permitidos. Hablar de “pólvora mojada”, aunque trillado, también. Otra cosa sí es hablar de “salir a morir en la cancha”.

Las palabras hacen daño. Aquellos que vituperan y escupen odios desde el micrófono y el estadio deberían callar. Los mensajes calan y eso es muy peligroso del lado de la pasión.

“En cada enfrentamiento entre dos equipos, entran en combate viejos odios y amores heredados de padres a hijos”, escribió Eduardo Galeano. Puede ser que muchos lo crean así, pero el fútbol no es una guerra. El rival no es un enemigo. Todos lo deberíamos saber.

PD: Este texto estaba listo hace días. No lo publiqué antes por respeto, esperando la buena recuperación de Alexis Viera. Que así sea.

Más sobre el léxico del fútbol:

file:///C:/Users/javbor/Downloads/1577-2365-1-SM.pdf

http://cvc.cervantes.es/literatura/aispi/pdf/18/18_169.pdf

http://arcaold.unive.it/bitstream/10278/1230/1/11%20Montero.pdf

En Twitter: @javieraborda

(Visited 1.291 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y Magíster en Comunicación Digital. Amo el fútbol. Trabajo en El Tiempo. Soy columnista en Kienyke. Bogotano y casado. He escrito para medios como Semana, Futbolred, Portafolio, Gol Caracol, entre otros. Mi Twitter: @javieraborda

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar