Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Que no juegue James o que Falcao esté en un pésimo nivel es apenas una arandela de este nuevo proceso. Lo que se debe comprobar es que esta es una generación con jerarquía, que no puede dejar lo hecho en Brasil como un gran suceso espontáneo.

De todo va a pasar en estas Eliminatorias. Veremos favorecimientos a Brasil y Argentina, malos los arbitrajes y derrotas dolorosas. En un torneo tan largo, nada de raro tiene que haya jugadores lesionados para algunas fechas, como en esta contra Perú y Uruguay, y tampoco que los jugadores lleguen a la Selección con altos y bajos rendimientos.

Eso es obvio. Por eso, lo que tenemos que recordar a lo largo de estas Eliminatorias es que la actual selección Colombia, aun sin Yepes, aun sin Mondragón, a pesar de su pobre Copa América, sigue gozando de un talento excepcional que debe dar nuevos frutos. Que si no está Falcao, pueden aparecer Bacca, Jackson y hasta Teo. Que James hace falta en la cancha, pero que debemos convencernos de que él no es todo el equipo. Que Guarín y Cuadrado titilan en la Serie A. Y que hay más respaldos ante posibles ausencias: Ospina, Zapata, Murillo y Macnelly son algunas pruebas.

El Mundial de Brasil es el mejor recuerdo de nuestro fútbol y por eso debe ser el apalancamiento para seguir creciendo. No podemos quedarnos en eso porque demostraría nuestra incapacidad. La exigencia ahora debe ser mayor, aunque sin llegarse a engaños. Colombia no es más que Brasil y Argentina, pero está, por fortuna, en condiciones de hacer frente a todos sus rivales, tanto en Barranquilla como en otras latitudes del continente.

Clasificar es lo mínimo. Gozamos de un técnico con credibilidad (así sea permisivo especialmente con un empresario de futbolistas). En realidad, nueve selecciones van por cinco cupos a Rusia 2018 porque Bolivia es un comodín y el repechaje contra el mejor de Oceanía no supone mayor problema.

Por todo lo anterior, Colombia debe olvidarse de sus mayores problemas, los cuales son sus propios defectos. No puede vivir de su pasado y sus hinchas no pueden creer que el equipo está intacto. Tampoco se debe decir que este es un nuevo camino, sino la continuación de un recorrido que se aceleró con Pékerman, luego de algunos tropiezos serios con Leonel Álvarez y el Bolillo Gómez.

Hay que seguir entonces ese recorrido. Demostrar jerarquía, cancha, estirpe. La pasada Copa América nos probó que estamos sujetos al fracaso. Es tan grande el reto que se avecina que uno vislumbra a Colombia en cuartos de final del Mundial de Rusia para “apenas” igualar lo hecho en Brasil 2014. Aunque Dios juega para todos, toca persignarse para que ayude a Falcao (sobre todo a él a ver si se recupera) y compañía. Llamemos a la suerte, a la cordura y a la paciencia. Esto que ya se viene no es fácil, pero es muy placentero porque despierta otro sueño.

¡Vamos, Colombia!

En Twitter: @javieraborda

(Visited 2.497 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista y Magíster en Comunicación Digital. Amo el fútbol. Trabajo en El Tiempo. Soy columnista en Kienyke. Bogotano y casado. He escrito para medios como Semana, Futbolred, Portafolio, Gol Caracol, entre otros. Mi Twitter: @javieraborda

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Canadá es uno de los mejores países en calidad de vida,(...)

3

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. 10 cosas del triunfo sobre Perú y la derrota ante Uruguay - Muchas pelotas | Blogs El Tiempo

    […] de futbolistas, la que llenó de orgullo a todos en el Mundial de Brasil, debe demostrar que el pasado no es lo máximo a lo que podemos aspirar. Tenemos técnico y futbolistas para seguir soñando en un futuro prometedor. De eso se trata: de […]

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar