Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Lorena-FPor: Lorena Castañeda

“¿Qué es la paz?, en primer lugar ¿la paz es que se acaben los combates guerrilleros? o ¿la paz es que dejen de morirse 400 niños al día?Jaime Bateman

A veces pienso que hemos perdido la lógica por completo, que la humanidad ha girado tanto que ha olvidado su naturaleza, sus orígenes y su rumbo. Creo que en el caso colombiano, hemos sido incapaces de buscar soluciones a la guerra y a que pesar de los intentos, las leyes que hemos acordado en búsqueda de la paz, son simplemente un saludo a la bandera.

El conflicto armado de nuestro país nos ha llevado a presenciar las peores tragedias humanas y naturales. Hemos perdido nuestra identidad, las esperanzas y las ganas de volver a creer en nosotros mismos. La guerra nos ha arrebatado todo: nuestras familias, nuestras tierras, nuestros animales, nuestras escuelas y todo aquello que nos conecta como sociedad. Ella, junto al terrible negocio del narcotráfico, ha permeado los grandes escenarios y se ha incrustado como la peor enfermedad en aquellos que nos gobiernan y nos lideran. Ya nos cuesta creer en los políticos, porque no sabemos si en vez de ayudarnos, terminarán haciéndonos más daño.

Tenemos una gran Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que pretende atender, asistir y reparar a los que han sufrido el conflicto armado y por supuesto tratar de volver al estado original o inicial a quienes han tenido que huir de la monstruosa guerra. Es una Ley que también busca evitar que estemos acorralados en las grandes ciudades y que los campesinos puedan volver a cultivar su grandes parcelas.

¡Pero no!, todo esta tan fuera de contexto que sucede lo contrario. Las tierras que deberían retornársele a los desplazados, han terminado en manos de grandes corruptos y mafiosos. Además, los resultados de la aplicación de la Ley 1448 de 2011 (Ley de Víctimas y Restitución de Tierras), han sido decepcionantes. Según un informe liderado por León Valencia con la Fundación Paz y Reconciliación, “el gobierno esperaba que 360 mil personas se acercaran a reclamar, pero hasta el momento tan solo 63 mil presentaron su reclamo. El gobierno también estimó la restitución de 6.5 millones de hectáreas, pero cuatro años después solo se han devuelto 28.582 hectáreas, es decir menos del 2% de la ambiciosa meta del presidente Juan Manuel Santos.

¿Por qué los verdaderos dueños de las tierras no las han reclamado? ¿Por qué los campesinos no se acercan a exigir sus derechos sobre esas tierras? Fácil, los aventajados, y esto en el mal sentido de la palabra, se han aprovechado de esta coyuntura para ganar por vías jurídicas amañadas las tierras que nos les pertenecen. Y a los que la guerra sacó corriendo de las parcelas campesinas, les pusieron la tarea de demostrar la pertenencia de esos lotes, sin saber que muchos de ellos sólo pueden afirmar que esos son sus orígenes y que ahí querían vivir.

Ahora, como una gran falta de respeto a ellos y como una cachetada a la dignidad, Bogotá, la ciudad a donde la mayoría de los desplazados llegó buscando un alivio a sus almas, les da como consolación el primer proyecto urbanístico que exalta su desgracia, Plaza de la Hoja, un despropósito a toda buena intención de hacer realidad una Ley de Restitución de Tierras.

Más que horrible, es una tragedia en búsqueda de la paz. A 50 metros cuadrados redujeron hectáreas de tierra productiva, a una caja de fósforos redujeron la producción agrícola de 457 familias y lo que parece más nefasto, en un sector industrial que así tenga vista a Monserrate, les recordará todos los días que ahora pertenecen a una ciudad que no es la suya, una ciudad donde no habrá pastoreo ni madrugadas a hacer labores propias del campo.

El ícono de la arquitectura, del que habla el alcalde la “Bogotá Humana”, no es más que un símbolo de lo grande que nos ha quedado devolverle la paz a nuestros campesinos. Pero como a Petro se le ha olvidado su lucha, él ahora sólo dice lo siguiente:

Ojalá tenga premio mundial o premio nacional de arquitectura, porque si uno observa, por dentro hay una exposición de espacio público, de lugares para los niños, de utilización de espacios comunes al interior de los edificios con vista hacia Monserrate, excelente. Mucha gente de altos estratos quisiera vivir aquí y es algo que quisiéramos cuidar, es decir, que las familias puedan, durante por lo menos una década, gozar las ventajas que esta gran ciudad puede por fin ofrecerles”. 

¡Pero qué dice el alcalde! ¿Ustedes ya conocieron ese tipo de vivienda? A los que no las conozcan, los invito a pasar por la carrera 30 con calle 19 en Bogotá, estoy segura que como yo, les dará rabia y tristeza ver lo que la guerra ha hecho de nosotros.

Twitter: @Lore_Castaneda

(Visited 235 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar