Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

sebastian zapataPor: Sebastián Zapata 

Por estos días se estrenó la quinta temporada de una de las series más vistas en el último tiempo, House of Cards. Para los que no han tenido la oportunidad de verla, esta serie narra el ascenso de un político, de tinte “demócrata”, al cargo de presidente de Estados Unidos de Norteamérica.

De lo más interesante del programa es la forma despiadada y tenebrosa en la que esta figura pública logra pasar de ser un legislador del distrito quinto de Carolina del Sur, a presidente número 46 de los EEUU. En dicho camino, el señor Frank Underwood- personaje principal-, realiza, entonces, una multiplicidad actos de traición, homicidios, alianzas, y demás.

Pero verdaderamente lo que llama la atención en esta emisión televisiva, es cómo al ver este programa se pasa fácilmente de la ficción al realismo político; es decir, para muchos televidentes House of Cards es una simple adaptación de una serie inglesa, pero si se hace una reflexión un poco más profunda, se puede dilucidar fácilmente que los hechos que se narran allí son bastante verídicos y reales para ciertos regímenes políticos, entre los cuales puede estar el caso Colombiano. Tal vez, no es coincidencia que Netflix- plataforma dueña de los derechos televisivos del programa en cuestión-, haya realizado varios comerciales en los que se promociona a House of Cards con personajes “célebres” nacionales, como Paloma valencia o la famosa “Loca de las naranjas”.

En este orden de ideas, vale la pena recordar que a través de la historia del realismo político nacional han acontecido sucesos más impactantes que, sin ninguna dificultad, podrían convertirse en libretos mucho más estremecedores que los de House of Cards, por ejemplo, qué tal que al señor Underwood le hubiese financiado la campaña presidencial uno de los mayores carteles de cocaína del mundo, como lo fue el cartel de Cali en la década de 1990.

Pese a que el protagonista de House of Cards no escatimo en utilizar múltiples estrategias para ser el presidente norteamericano- quizá el cargo más influyente en todo el mundo- y mantenerse a capa y espada en tal posición, nunca realizó gestiones tan complejas como utilizar instituciones de inteligencia para chuzar telefónicamente, además, de espiar a sus opositores y hasta a sus mismos aliados políticos, como tal parece que si sucedió en Colombia hace un par de cuatrienios.

Es más, qué hubiese pensando Frank Underwood si en su periodo legislativo alguna de sus colegas, por ejemplo, defendiera ciegamente regímenes bochornosos, dictatoriales o semidictatoriales, como Cuba o Venezuela. Inclusive, no imagino la sorpresa de Underwood si en un determinado momento de su anterior legislatura, uno de sus compañeros de corporación leyera en frente de todo el país versículos religiosos para debatir temas públicos y de interés nacional.

Considerando lo anterior, no vislumbro la magnitud de rating de esta serie si Frank Underwood hubiese compartido legislatura con el narcotraficante más recordado de la historia, Pablo Escobar- que fue representante a la Cámara por Antioquia a principios de los años 80’s-. Y es que quizás Frank hasta se vería como una inocente paloma, si en su periodo como legislador la cuarta parte de sus compañeros estuvieran vinculados con un mega proyecto político amparado por un grupo armado ilegal, como sucedió hace unos con las Autodefensas Unidas de Colombia.

Pero bueno, quizás sea interesante ver lo más reciente de este programa norteamericano para observar las sorpresas que nos trae y, con ello, tal vez logre alcanzar una ficción más sorprendente que lo que ha sido la misma realidad de la historia política colombiana, que de lejos es hasta hoy más cautivante y espeluznante, que cualquier serie televisiva sobre asuntos de poder.

Twitter. @sebastianzc

(Visited 503 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hace unas semanas, el periódico El Clarín publicó la noticia de(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar