Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Josué-Martínez-Por: Josué Martínez

A propósito del nuevo canal de Win dedicado solo a fútbol, el director de Revistas sectoriales y regionales de Semana, Mauricio Bayona, escribió lo siguiente en la editorial de la edición especial sobre fútbol colombiano del pasado domingo:

Espero, eso sí, que Win nos sorprenda con mejores programas de análisis y no simplemente con unos sets en el estudio más llamativos. Saque Largo, por ejemplo, suele ser en cada tarde un improvisado y largo festival de egos, altos tonos de voz, con poca preparación, sin análisis serios y sin muchas conclusiones útiles. Toda gira a unas repetitivas disputas verbales, cargadas de lugares comunes y sobre todo vanidosas, y que poco o nada aportan al final a los televidentes. Debe madurar”.

Estoy de acuerdo con cada palabra expresada en este fragmento, y es que pude ver solo un programa de análisis (o dos) de Win, por su pésimo contenido, sus discusiones insulsas, su falta de profundidad, su poco rigor investigativo, sus pocos argumentos y la bajísima preparación de sus integrantes.

No podría generalizar ni meter todo el contenido de ese canal en una misma bolsa, primero porque sé que trabajan ahí varios de los periodistas deportivos más reconocidos del país, con gran trayectoria y experiencia, y segundo porque al no soportar el par de programas que vi hace mucho tiempo y alejarme de su contenido, no tendría la autoridad moral para criticar una parrilla de programación que no consumo, por la pésima experiencia que tuve, cuando quería dedicarme a seguir sus programas.

Recuerdo que antes de que Win existiera, muchos de los que seguimos el fútbol desde niños y que somos unos apasionados por este deporte, nos preguntábamos con nostalgia, por qué en Colombia no había un canal dedicado 100 % a deportes tal y como los hay en otras partes del mundo, teniendo como máxima referencia a Argentina, país que se destaca por su excelente calidad y cubrimiento del ámbito deportivo.

Entonces ver que Win nacía con ese preciso objetivo nos llenó de ilusión y estábamos expectantes y felices de empezar a ver un canal que llevara minuto a minuto, con los expertos, todo la actualidad del deporte nacional e internacional. Pero eso no fue lo que vi en los programas, sobre todo de análisis, que creo, son los termómetros de un canal dedicado a tratar este lado del periodismo.

Al tener como ejemplo directo los programas argentinos, donde están los que saben, donde se analiza a profundidad cada planteamiento táctico, cada decisión técnica, cada resultado, cada nueva jornada y cada presente de los jugadores, uno esperaba que Win tuviera lo mismo o algo muy parecido.

Lo único parecido a esos épicos programas deportivos extranjeros fueron los sets, que se mostraban modernos, tecnológicos, atractivos, pero más allá de eso, nada de nada. Vi muchachos con muy poca idea de lo que hablaban pero eso sí, dispuestos a defender hasta las últimas circunstancias sus insulsos argumentos, vi periodistas patinando en sus escasos datos y su falta de información, vi otros que ni siquiera sabían con claridad de qué nacionalidad era un jugador, de hecho lo preguntaban al aire, diciendo que no recordaban bien, y un amplio etc.

Al tener profesores con toda la experiencia en la universidad sobre temas de periodismo, escuchaba con mucha frecuencia que decían que el gran problema de esta generación de comunicadores sería que no leen. Uno de los profesores que más recuerdo es Ernesto Rojas, pionero de la radio en Colombia y excelente formador, quien era insistente en explicar que si un comunicador no se toma en serio su tarea y no lee, haría el ridículo en sus apariciones en los medios. Fue exactamente lo que sentí las veces que vi esos programas de análisis, pena ajena.

Así que esa es una posible razón del problema, periodistas jóvenes que no entendieron que este hermoso oficio está fundamentado en lo que consumen, en lo que leen y creen que es suficiente con ver uno o dos partidos y dar sus opiniones, sin ir al fondo de los acontecimientos, sin tener en cuenta una cantidad de variables que vienen cuando se profundiza en conceptos, en historia, en opiniones ajenas, en experiencias de los que más saben.

Y ahí está el otro problema, a mi juicio, el no tener en cuenta a los que saben y a los que se han hecho un lugar en esta profesión. Porque vi también muchos comunicadores jóvenes, recién iniciando en este mundo, criticar, menospreciar y ningunear a periodistas con trayectoria y experiencia solo por el hecho de que no eran jóvenes como ellos, de que estaban pasados de moda.

Y está claro que hay que darle paso a los nuevos talentos en los medios, pero esa no es una razón para hacer a un lado a los que ya tienen años de experiencia, porque son ellos los que saben y han pasado por todo lo que los jóvenes apenas sueñan con pasar. Entonces creo que otra posible solución es balancear el contenido con nuevas figuras, pero acompañados con los periodistas de experiencia y trayectoria. Cosa que al parecer han venido haciendo.

De manera que es una necesidad que haya canales como Win y cruzo los dedos para que le vaya bien, al mismo tiempo que creo necesario que dirijan sus esfuerzos al contenido, porque de nada vale tener los mejores estudios y la mejor tecnología de Latinoamérica, si la calidad de sus talentos no da la talla.

Nota 1. Seguí algún tiempo el programa Acceso que conduce César Augusto Londoño. Es un total acierto ese espacio, toda la emotividad hecha entrevista, un placer de programa.  El tema es que Londoño no nació en Win, llegó a ese canal con una carrera consolidada hace mucho tiempo.

Nota 2. A propósito de la edición especial de Semana sobre el fútbol colombiano, recomiendo leer el emotivo artículo de Alejandro Pino Calad, bella explicación de por qué somos hinchas de nuestro equipo local.

@Josu05660185

(Visited 309 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Son un grupo de jóvenes que dan su visión particular sobre el acontecer político, cultural y social ante todo tratando de generar una reflexión critica.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

—Flaco, hermano, cómo te parece que falleció Vicky, la Menuda —me(...)

2

Quien -perteneciendo a mi generación- niegue que alguna vez se alegró(...)

3

Qué es lo que recordamos, y qué olvidamos, es seguramente una pregunta difícil de responder.

La mayoría de los humanos somos capaces de recordar experiencias pasadas, o fechas especiales, y hoy en día unos cuantos números de teléfono. Seguramente muy pocos.

Como quizás usted sepa, estimado lector, nuestra memoria parece "guardar" recuerdos de varios tipos; es de cierta forma clara la diferencia entre el recuerdo que se tiene de la fecha de su nacimiento, al que viene a la mente al recordar un libro especial o una película o una persona. Así que hay recuerdos más "ricos" que otros; más llenos, más complejos, si se quiere. Recuerdos que se componen de imágenes y también de sonidos, de olores, de sentimientos e incluso de recuerdos. Recuerdos de recuerdos, como por ejemplo los de los sueños; no es usual recordar directamente un sueño varias horas después de haber despertado, pero si justo al abrir los ojos el personaje se concentró suficiente en lo que acababa de soñar, entonces es probable que en la noche aún lo recuerde.

En fin. Hemos vivido muchas cosas a lo largo de nuestras vidas, pero a medida que pasa el tiempo las impresiones que podamos tener sobre ellas se van como desvaneciendo, como desgastando, y todo de forma natural y progresiva. No se puede detener. Olvidar es algo necesario, he oído decir a algunos, para poder mantenernos concentrados y con los pies en la tierra.

Borges, en su relato Funes el memorioso, nos muestra la realidad de un personaje (se llama Ireneo Funes, es argentino) que, producto de un accidente, no puede olvidar. Es uno de esos argumentos llamativos, formas de experimentos sociales con visos de realidad y casi de periodismo, que le permiten al que quiera imaginar por un momento cómo sería su encuentro con un personaje así de particular. Así imagina Borges la condición de Ireneo:

Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Esos recuerdos no eran simples; cada imagen visual estaba ligada a sensaciones musculares, térmicas, etc. Podía reconstruir todos los sueños, todos los entresueños. Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero (...) Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente; lo mismo le pasaba a Ireneo con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio. No sé cuántas estrellas veía en el cielo.

No sé a ustedes, pero a mí me parece una imagen literaria muy fuerte, uno de los relatos más agradables e interesantes que he leído. Por eso lo recomiendo fuertemente.

Desconozco la existencia de casos reales tan impresionantes como el de Funes. Aún así, sé de varios savants o personas con ciertas deficiencias en ciertas habilidades naturales (autistas, en la mayoría de los casos), que sin embargo parecen verse "retribuídas" en capacidades asombrosas. Es así como algunos hombres, siendo naturalmente incapaces de bañarse y vestirse por sus propios medios, pueden realizar operaciones matemáticas complejas más rápidamente que ciertas calculadoras, y con una exactitud y seguridad asombrosas. Existe también (y éste es un ejemplo bien popular) Stephen Wiltshire, un inglés al que se le diagnosticó autismo a temprana edad, y que tiene la impresionante habilidad de dibujar un paisaje con precisión casi fotográfica habiéndolo visto una sola vez. Algunos considerarán que "mostrarlo" de esta manera equivale a ponerlo en posición de curiosidad de circo; aun así, creo sinceramente que es posible admirar de corazón a este hombre por sus capacidades, sin verlo como un espécimen raro. En este video, Wiltshire es llevado a Tokio para hacer una vista panorámica grandísima de la ciudad.



Interesante, ¿verdad?. Wiltshire se gana la vida de esta forma; dibujando por dinero. Es básicamente lo mismo que hacen algunos artistas callejeros, sólo que no lo hace por física necesidad.

Fenómenos como el Alzheimer o el autismo afectan la memoria humana incrementándola o borrándola gradualmente. En su relato, Borges nos muestra de forma impersonal (y, creo yo, bastante respetuosa) la situación de una persona que se ve afectada por una de estas situaciones extremas; nos hace ver que no es lo que se llamaría una bendición, pero que en cierta forma tampoco puede considerarse algo malo. Es un punto de vista sobre una realidad que toca a pocos, pero que nos permite reflexionar y aprender algo nuevo. La literatura, entonces, nos enseña un poco de realidad a través de la ficción.


dancastell89@gmail.com

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar