Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Leí una columna en el portal “Las dos orillas” que me dejó atónito, basta con el título para darse una idea del contenido: “La estupidez de pagar una boleta de Bad Bunny en dos millones de pesos”. Ramón Sanabria, autor del texto, plantea básicamente que no es justo pagar tanto por un artista que no es buen cantante ni tiene el reconocimiento internacional de otros artistas que han venido al país vendiendo boletas más baratas.

Me dejó atónito el tonito evangelizador por una parte y, por otra, porque si usamos el mismo criterio del autor para cualquier otro producto cultural, fácilmente tendríamos que renunciar a todo tipo de entretenimiento.

Es cierto que Bad Bunny, musicalmente hablando, puede dejar bastantes inquietudes en sus oyentes, pero llegar a un consenso sobre lo que está bien y lo que está mal en la cultura no solo es utópico, sino aquí sí, estúpido. Por ejemplo, muchos expertos en música aseguran que el punk y el grunge son géneros musicales malísimos técnicamente, no por eso los voy a dejar de consumir ni van a dejar de significar el fenómeno cultural que marcó al menos a tres generaciones; las telenovelas suelen tener personajes planos y sus argumentos son terriblemente predecibles, no por eso mis tías van a dejar de verlas… tanto o más podría decirse del cine de Hollywood, del fútbol, de algunas corrientes literarias y de cualquier espectáculo popular. En esa lógica reduccionista y obtusa, estúpidos somos todos: mis amigos que disfrutan del fútbol, mis tías que ven telenovelas, quienes leen libros de superación personal, los que consumen las películas de Disney… Me imagino que don Ramón, siendo coherente con su opinión, no consume nada de lo que acabo de mencionar, faltaba más.

Yo creo que querer ir a un concierto de Bad Bunny, cuyas boletas se ofrecen desde los 50.000 pesos, no es un asunto meramente musical sino una experiencia cultural regida por la vicisitudes del mercado. El valor de un producto cultural no está determinado por su calidad estética sino por el consumo; y si a la gente le gusta Bad Bunny, su música, lo que representa o simplemente es un gusto adquirido por alienación, pues igual, que se lo gocen y sean felices. En eso consiste la vida, ¿no?

Termino con un consejo no pedido: hay que huirle a esa gentecita que desde su pedestal moral-intelectual le van diciendo al resto de mortales qué es lo que está bien y lo que está mal, porque con sus sonsonetes didácticos de pastor de iglesia terminan restringiendo, al menos simbólicamente, nuestras libertades.

Twitter e Instagram: @noseamar

(Visited 247 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A propósito de los noventa años del pintor antioqueño, su relación(...)

2

Por: Claudia Milena González Bernal Perdí a un bebé hace unos(...)

3

Los proyectos ambientales en las organizaciones son una prioridad para la(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. yamile965200

    Con curiosidad he leido este articulo, el autor afirma en el titulo que es una estupîdez juzgar el gusto de los demas, mas la subjetividad es personal y por ello es absurdo de disminuirla en esos terminos. Lo que si da lugar a la reflexion es la aceptabilidad de la cultura a ese precio. En donde esta el limite?

  2. Son dos cosas diferentes: Una es que cada quien tiene su libertad intelectual para ir a disfrutar de sus gustos artísticos o hasta ideológicos y la otra es querer hacer apología de toda la basura musical norteña y Cia. que aquí ha caido en la m donce coinciden gustos de los delincuentes de la cultura narco y los vagos urbanos y se extiende auspiciada inexplicablementepor narconovelas y narcoradios donde se exalta el machismo y el trago, como unicos “valores” formadoras de la sociedad,. que todos debériamos equilibrar.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar