Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

(Escuche esta columna como podcast)

Según un reciente estudio de Gleeden, aplicación para que mujeres casadas encuentren amantes, el 67 % de los colombianos encuestados admitieron haber sido infieles; una cifra abrumadora solo superada en Latinoamérica por Brasil. Al margen de nuestra famosa doble moral y de los productos culturales que invitan constantemente a la sexualización, es importante reflexionar al interior de la pareja y comprender que, al igual que la lucha contra las drogas, la infidelidad también es una guerra perdida. 

La fidelidad habitualmente es un consenso que se da entre parejas heterosexuales y monógamas, si bien no es un acuerdo necesariamente explícito, sí está demasiado incrustado en nuestra concepción de cómo debería ser una relación amorosa. Tanto es así que al romperse el acuerdo de fidelidad las relaciones amorosas suelen terminar o verse gravemente afectadas, quizás más que si se violan otros acuerdos sociales que al verlos en perspectiva resultan incluso criminales; pero así es, las parejas generalmente están más dispuestas a perdonar un delito o un pecado que una infidelidad. Es decir, ponemos un supuesto equilibrio amoroso por encima de las leyes civiles o de las leyes divinas. ¿Cómo es posible esto? ¿En qué momento nuestros deseos de posesión nos llevan a perdonar una agresión física del que dice que me ama pero no una infidelidad? Pues la respuesta a esta pregunta y a muchas otras por el estilo la encontramos en la educación sentimental que hemos recibido de diferentes medios en la que hasta el capitalismo tiene su grado de afectación… Deconstruir todos esos saberes perjudiciales es casi imposible pero bien valdría la pena intentarlo: o acaso, ¿no sería maravilloso relacionarnos desde nuestra libertad y amar sin el temor de que nos van a cambiar por otro? ¿no sería ideal sacar de la ecuación amorosa al factor “infidelidad” para empezar a comprender que podemos amar sin apegos y sin pretensiones de posesión? ¿no sería la manifestación más idílica de amor encontrar a alguien que sea monógamo porque en su libertad así decide serlo y no por cumplir un pacto draconiano?

Suena quimérico, lo sé. Estamos tan acostumbrados a hacer las cosas de una determinada manera (heterosexual, normativa, monógama) que nos es imposible intentar recorrer otros caminos que mejoren tanto el proceso como el producto, nos pasa como el que no es capaz de contemplar el bosque por detenerse a observar al árbol: si solo conocemos una forma de amar, ¿por qué estamos tan seguros que las demás no funcionan?

Y por otro lado: ¿qué sentido tiene establecer una norma que la mayoría viola o está dispuesta a violar? Ponerle tantos parágrafos al contrato amoroso lo único que logra es que los contrayentes descubran nuevas maneras de violarlo. Al igual que la lucha contra las drogas, la solución no radica en seguir estigmatizando la infidelidad, sino en legalizarla y obtener beneficios que permitan que los adictos sanen, por ejemplo, permitiéndoles el consumo de pequeñas dosis en escenarios controlados o incluso invitando a su pareja a que pruebe un nuevo alucinógeno. Estoy convencido de que, al igual que con las drogas, una vez se legalice la infidelidad, su consumo va a disminuir notoriamente. 

@noseamar 

(Visited 636 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Escritor advenedizo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Chile se ha convertido uno de los principales países en el(...)

2

¿Cuántas veces hemos recibido un “no” en la cara o a(...)

3

Gracias a la Ley del 21 de mayo de 1851, que(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. A full-fledged autoclicker with two modes of autoclicking, at your dynamic cursor location or at a prespecified location. The maximum amounts of clicked can also be set (or left as infinite). Hotkeys work in the background for convenience.
    op autoclicker

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar