Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando tenía trece años me iba parrandeando el segundo de bachillerato y mi madre que era la autoridad en mi hogar amenazó con cambiarme de colegio meterme en un antro educativo que había en el barrio al cual llegaban por castigo todas las ‘caspas’ de ese sector.

Eso me lo dijo la miscelánea que funcionaba en el garaje de la casa, local  de  donde se sacaba la plata para pagar los estudios de mis hermanos y yo. En ese momento,  pasaba un vecino costeño que nos quería mucho, con el que jugábamos fútbol los domingos y que se dedicaba a estudiar ingeniería electrónica en la Universidad Pedagógica. Ya en el pasado mi mamá le había pagado clases de matemáticas para reforzar esa materia que siempre fue mi talón de Aquiles.

Al escuchar la conversación intercedió por mí y le hizo una propuesta a mi progenitora. Le dijo que me daría clases gratis y que si él lograba que yo recuperara el año, ella me dejaba ir de vacaciones en diciembre a Montería, su tierra. 

Para no alargarles el cuento porque ese no es el tema que nos atañe, pasé el año y ella tuvo que dejarme ir dos meses con mi vecino. Ese viaje marcó un antes y un después en mi vida: primero porque tuve mi primera novia y segundo, porque descubrí en esa estadía lo maravilloso que es el folclor vallenato. Se me pegó tanto que unos años más adelante tomé clases de acordeón durante un doce meses (fuí compañero de estudios de Beto Jamaica, único rey vallenato cachaco), labor que se me dificultó bastante porque soy zurdo.

Después, por otro tipo de obligaciones y la falta de plata para comprar un acordeón propio, tuve que dejar de practicar la interpretación del instrumento, pero siempre seguí interesado en el tema, y sobre todo escuchando, mucho pero mucho vallenato.

Odiada por muchos pero amada por muchos más, la música vallenata es la que más vende en nuestro país. Carlos Vives la internacionalizó y ese es el tipo de vallenato que muchos de mis paisanos rolos conocen. Pero en mi caso y con el debido respeto por los que realmente saben del tema, soy un estudioso de ese tipo de música y me acerco más a lo que le gusta al costeño. Ese estilo  que se interpreta solo con caja, guacharaca y acordeón. Purista como ello, me acomodo al comercial, al vallenato chillón de grupos como Los inquietos o Los diablitos, a los  que no le quito méritos; pero en general me gusta más en los santanderes y el interior del país.

Es por eso que por estas épocas de Festival Vallenato me entra una tremenda ‘tusa musical’, ya que es poco o nada lo que he podido vivir de esa majestuosa fiesta, en donde se reunen los mejores exponentes del acordeón en todas las categorías y edades, junto con los mejores compositores de la región. Solo en el pasado, por un viaje de trabajo, pude desviarme hacia Valledupar para empaparme durante tres escasas horas. Me paré frente a la tarima Francisco el hombre, solo, sin nadie que me conociera y me brindara un traguito de Old Parr. Ese efímero instante lo guardo en mi mente y espero algún día poder estar lcuatro días viendo las competencias y vivir una parranda en alguna de esas casas de fachada blanca, de solares amplios y bajo la sombra de un ‘palo e mango’.

Por ahora, me toca quedarme en Bogotá porque asistir a una fiesta de esas requiere planear con tiempo (sobre todo por el tema económico) para que la estadía y pasajes aéreos salgan un poco más baratos.

A los que no tienen ese problema y les gusta ese tipo de música los invito para que vayan. Es algo que todo colombiano debería vivir, al igual que un Carnaval de Barranquilla o una feria de Cali. Yo espero hacerlo antes de morirme, tengo esa cita pendiente. Pero mientras tanto y como dice el maestro Silvio Brito en su canción ‘Ausencia sentimental’, tema que se ha vuelto himno del festival vallenato: “…que aquí estoy pero mi alma está allá”.

(Visited 844 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Bogotano, santafereño y defensor de la changua. Cuento lo que veo a diario en mi ciudad.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cuando ponemos en el buscador la palabra Resiliencia, resulta en común(...)

2

OPINIÓN   Hay cosas que las personas comunes y corrientes no(...)

3

Es complejo vivir en sociedad hoy en día. Si las redes(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. emilia691508

    Y no creas que me eh olvidado del taxista mas chevere de toda la galaxia del mundo mundial. Saludos mi estimado atte una Mexicana super agradecida, te manda saludos el amiwis jajajaja
    =)

  2. Felicitaciones al ganador, buen artículo y el jurado no me pareció a la altura de un certamen tan valioso para el país, ya que la música vallenata a traspasado fronteras. Los participantes no son como en la época en que viví en Valledupar cuando competían los acordeoneros de los cantantes de moda. Es una lástima. recuerdo cuando perdió Juancho Rois con un desconocido hasta ese momento. Les anticipo mis excusas por mis opiniones inexpertas en el tema pero es la percepción desde afuera de alguien que ama y respeta a ese maravilloso folclor y que cree que por el carácter internacional que ha tenido, deberían competir los que han ganado gramis para hacerlo más atractivo. Eso sí con los cantantes como Peter Manjarrez, Silvestre Dangond, etc. como hace 25 años lo hacían Jorge Oñate, Poncho Zuleta con sus acordeoneros.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar