Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Soldadito4Foto: https://www.universocentro.com/NUMERO13/Soldadito.aspx

 

Por:  RICARDO CARVAJAL V.

Fueron varios los elementos que me llamaron la atención al leer esta novela que  me atrapó desde el primer momento y me llevó hasta el fin sin dejarme caer en el hastío que ocurre con otras en algunos de sus pasajes. Tal vez el lenguaje ágil, directo y crudo  usado en frases cortas, carentes de adjetivos y separadas por puntos seguidos, tan  propio del REALISMO  SUCIO, logra un efecto en el lector que, no obstante recibir esas frases como si vinieran disparadas en ráfagas, debe detenerse por segundos a pensar después de cada punto.

Por otro lado, la estructura de la novela en la que se desarrollan temas paralelos (relación con Juliana y estadía en el ejército) en capítulos cortos y mezclados hábilmente, logran que el lector no pierda el interés por volver sobre los temas que parecen quedar en suspenso.

Escribir sobre el ejército desde su interior es un privilegio que tuvo el autor y que todos los que prestan el servicio militar tienen, sin embargo, pocos se atreven a desnudar lo que ocurre en ese pequeño mundo porque “lo que ocurre en el ejército, allí se queda”, como podríamos decir parodiando la frase sobre las visitas a “Las Vegas”.

Aunque  pasaron casi quince años para que se publicara la novela, el autor logra narrar con la voz del joven de diecisiete, honesta y a la vez desparpajada,  sarcástica y por momentos triste, la vida de un verdadero antihéroe que de un momento a otro siente que su vida se transforma de manera radical a manos de una institución que él, al igual que la mayoría, miraban hasta entonces por lo menos con respeto.

En la época precisa en que sus hormonas le brotan por los poros y que lo único que desea es estar todo el tiempo en brazos de una mujer, Julian Cartagena es arrancado de los brazos de Juliana para someterlo al trato más inhumano que podría imaginarse y a manos de unos hombres que al mismo tiempo parecen vengarse de lo que meses antes les habían hecho otros más antiguos a ellos en una cadena de mando donde cada soldado se convierte al mismo tiempo en víctima del superior y victimario del inferior. La masturbación que en promedio alcanza las 9 veces semanales y la lectura desaforada de pornografía, resultan ser el desfogue lógico de unos jóvenes que debían estar comenzando una vida sexual pero que el ejército quiere a toda costa castrar contra natura para mostrarte que te pueden controlar totalmente.

Otro de los síntomas de la adolescencia que es el rebelarse contra toda forma de autoridad, para buscar la libertad y terminar de forjar la personalidad, es controlado por una institución que te corta las alas desde el mismo momento en que junto a otros 400 reclutas te pela la cabeza para mostrarte que allí todos son iguales pero al mismo tiempo no son nadie, porque en el ejército “no se ve, no se escucha, no se cavila, no se piensa”. ”Los reclutas son una basura, no sirven pa´un culo” y todo porque no saben un himno o una oración a la virgen. Este es el rasero utilizado para decirles que hagan de cuenta que acaban de nacer y es ahí donde los van a formar de verdad. Solo que para poder soportar se necesita una buena dosis de resignación y masoquismo, pues aunque muchos entran a la institución con el ánimo de hacer carrera militar para definir su situación laboral, muchos son los que buscan en la institución la escuela para perfeccionar su ya comenzada carrera delincuencial, así como otros que sólo buscan vivir una experiencia sin imaginar que pueda resultar como un doloroso tatuaje en su vida.

Y es que levantar un joven de diecisiete años en la madrugada para hacerlo trotar desnudo y enjabonado en una cancha donde el frío  congela los testículos, doblega tu voluntad, te lleva hasta el fondo y va carcomiendo tu mente al punto que  ya no te crees merecedor de las mínimas consideraciones, solo porque alguien cometió alguna mínima falla. Y En ese fondo, sin pensarlo, comienzas a valorar cosas tan elementales como defecar solo,  bañarte o comer un buen plato casero. Y es que el sufrimiento excesivo te lleva al agradecimiento de las cosas sencillas que en la libertad del hogar pasas por alto.

El narrador sin caer en la adjetivación innecesaria y remitiéndose a los hechos, te va mostrando la forma en que la institución de va engullendo y en 12 meses te vomita transformado en un ser completamente distinto y enajenado. Cánticos como “.. sube sube guerrillero, en la cima yo te espero,  de tu carne comeremos, de tu sangre beberemos, a tu madre mataremos y a tu hermana violaremos” muestran la forma en que te van lavando el cerebro y aunque  no todos son tan  “ lavables”, este sólo hecho explica, aunque no justifica, las 120 investigaciones que cursan actualmente por violaciones y abusos a la población civil por parte de miembros del ejército, siendo la de la niña Embera a manos de 7 soldados la más reciente y cruel.

Buen recurso además el que emplea el autor para describir la ciudad de contrastes en la cual  al mismo tiempo se usan cintas amarillas para cerrar las calles y hacer marranadas que para recoger los muertos dejados por una violencia que se desborda a los ojos de los impotentes soldados que en su torpeza e inexperiencia terminan burlados por los criminales.

El traslado  para una base en el centro de la ciudad, permite al narrador a partir de hechos, por momentos jocosos e hilarantes, adentrarnos en los oscuros laberintos del bajo mundo medellinense, donde conviven el travestismo con  el microtráfico, la prostitución, el proxenetismo la extorsión y toda clase de vicios y delitos que terminan por corromper algunos miembros de la institución  que al salir no serán mejores ciudadanos, sino que por el contrario engrosarán las filas de la delincuencia que nos carcome.

Aunque la novela se desarrolla en Medellín, el autor  al describir el paso por el ejército y por la adolescencia en una forma tan cruda y objetiva, logra imprimir al relato, credibilidad y al mismo tiempo universalidad, puesto que las situaciones plasmadas perfectamente identifican a cualquier lector que conozca mínimamente la formación militar.

En Colombia se están cuestionando en estos momentos los métodos usados en la formación de los soldados y desde la vicepresidencia se propone la incorporación  de las mujeres al servicio militar obligatorio, al tiempo que otros proponen la voluntariedad del servicio militar. La lectura de la novela que  ANDRÉS DELGADO nos ofreció desde 2011, adquiere más vigencia que nunca en estos momentos, ya que da muchas luces que explican los fenómenos ocurridos en la mente de los soldados durante su paso por el ejército.

 

Otras notas sobre la novela Sabotaje en http://moleskin32.blogspot.com/

(Visited 148 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Andrés Delgado. Piel de topo es un blog sobre periodismo y literatura, crónicas y opinión.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

¿Cuál es el valor fundamental? En episodios anteriores a este podcast(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar