Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Son las 3 de la tarde y el matrimonio es a las 4 p.m., estoy sentado, quieto para que no se me arrugue la camisa tratando de respirar normalmente gracias a la corbata mientras miro a Carolina en pijama, apenas maquillándose; no digo nada, para qué entrar en conflicto.

Pienso en otra cosa no quiero alterarme, vamos de fiesta y realmente no vale la pena discutir hoy, así que me lleno de paciencia y me pongo a ver la televisión; al menos hay fútbol y pues ya estoy listo.

No sé cuánto tiempo ha pasado, pero el partido ya se va a acabar, son las 3:45 y el matrimonio es a las 4, inevitablemente llegaremos tarde, Carolina sigue haciéndose no sé qué tipo de moño mientras me atrevo a decirle con cariño que se hace tarde. “Me pongo el vestido y salimos, amor”. Me convencen sus palabras. Le creo… Siempre le creo.

Son las 4 de la tarde y ya se arrugó mi camisa, Carolina por fin está arreglada me pregunta si se ve bien y le respondo que se ve linda… Se mira al espejo y decide cambiarse, son las 4:20 ya se va a acabar la misa, le suplico que no se cambie, que se ve hermosa, preciosa, deslumbrante, grandiosa y espectacular.

Ya es tarde, mis palabras no tienen reversa. Carolina se está cambiando y yo solo tengo que tener paciencia, al fin y al cabo fue mi culpa y ya no alcanzamos a llegar a la misa; llegaremos a la fiesta.

Carolina sale vestida de “vino tinto”, esta vez ya no me pregunta cómo se ve sin embargo le digo que se ve hermosa, me sonríe y me da un beso que luego limpia con sus dedos. Nunca entenderé para qué hace eso pero me parece cariñoso.

¡Al fin nos vamos! Estamos felices aunque vamos tarde, de verdad no queremos perdernos la fiesta y estamos con nuestra mejor actitud, el sol brilla y nosotros nos sentimos enamorados. Lo sé, hablo por los dos. Pero es que lo veo en su cara.

Llegamos a la fiesta y ella me ayuda a ubicarme, yo busco algo para tomar, es lo que siempre hago, pero ella me detiene y me advierte que tenga cuidado, que no tome mucho, que no coma pasabocas porque me hacen daño y que salude a sus tías amablemente aunque no las soporte. Siempre le hago caso.

Mis amigos me dicen que Carolina me mandonea, que me cohíbe; yo les digo que no, incluso en dos ocasiones he tenido algún conflicto con ellos por sus juicios aunque nunca pasó a mayores.
Carolina no se ha enterado de eso, no considero que sea importarte que lo sepa.

La fiesta está en su punto más alto, Carolina baila con todos, yo la miro, me encanta verla feliz, ella ama bailar y fue así como nos conocimos. Bailando.

De vez en cuando y con ayuda de algún amigo me escapo a tomar un trago; me tomo 4 o 5 tragos y ya estoy entrando en “confianza” mientras veo a lo lejos a Carolina bailando y sonriendo mientras habla con Eduardo. Mi mejor amigo.

Me pasé de tragos, es evidente porque ya tengo una corbata amarrada en mi frente, la felicidad me embarga y me siento afortunado y aunque Carolina se puso brava, se sentó en mis piernas y me besó. Ella me hace muy feliz y no sé qué haría sin ella.

La fiesta está en su apogeo, yo la quiero seguir pero Carolina está cansada y no me dejó ir. Mis amigos se burlan, me dicen que me hacen falta pantalones y que yo puedo decidir. Sin embargo yo me voy con Carolina ante las mofas de mis amigos borrachos.

Llegamos a la casa y Carolina está muy cansada. Y yo muy borracho, pero la pasamos muy bien, hace mucho no íbamos de fiesta y esta ha sido muy buena.

Una copa después nos vamos a dormir, Carolina ya se ha vuelto experta en acostarme y ponerme la pijama, aunque muchas veces no lo hace, cuando quiere jugar. Amo esas noches.

Definitivamente trabajo muy duro para poder hacer muchas cosas más con Carolina, quisiera poder ponerme la pijama yo solo, bailar con ella y entrar caminando tomado de la mano a su lado.

La terapia ha sido dura y espero avanzar pronto y ver resultados. No perdemos la fe. Carolina y yo estamos seguros de que muy pronto esta silla será solo un recuerdo más de nuestra historia.

Gracias por leer esta historia que aunque pareciera triste es muy muy feliz. Sin embargo, lo invito a hacerse la pregunta, ¿cuántas veces hizo juicios durante la lectura?
¿Ahora entiende el mensaje?

Gracias por leer

Por

Pineda

Sígueme en mis redes sociales:

(Visited 423 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Vida

    ¿A dónde se fue el rock?

    Vengo de la generación que vivió la música en su mayor esplendor, vengo de la generación que creció vibrando(...)

  • Sin categoría

    Un nuevo lenguaje universal

    Se ha preguntado ¿qué sabe usted de redes sociales? Yo estoy seguro que sabe publicar una foto, crear un(...)

  • Opinión

    La ley del 'No se deje'

    Yo creo que desde el vientre venimos prevenidos. Somos un país lleno de consejos, de creencias que compartimos con(...)

  • Opinión

    Viviendo de ilusiones

    Aunque digamos a viva voz al mundo que no vivimos de ilusiones sabemos que, en el fondo, escondidos en(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La recién aprobada ley 2061 del 22 de octubre de 2020,(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar