Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La vida está llena de oportunidades que por alguna razón creemos que no debemos dejar pasar

Pero ¿está mal rechazar oportunidades? Hago esta pregunta porque para muchas personas hacerlo es cometer una especie de “canallada” con la vida.

Y pues la cosa está muy difícil como para dejar pasar una gran oportunidad y la posibilidad de ganar más o crecer profesionalmente.

Muchos también creerán con seguridad que una persona que deja pasar esos “papayazos” que poquitas veces da la vida está en su derecho, y muchos otros en este momento no quieren enfrentar esas cosas porque simplemente están cómodos como están.

Y eso también está bien.

Lo cierto es que no todas las oportunidades que se nos dan son perfectas para nosotros y a veces desaprovecharlas es lo correcto.

Obviamente todos necesitamos plata, pero créanme, de verdad no lo es todo. Imagínense está situación:

Usted ha aceptado una oportunidad de empleo en una empresa donde el trabajo es duro pero el pago es el doble de lo que ganaba en su trabajo anterior, y aunque no es lo suyo tiene disposición y ganas.

Comienza a trabajar y se da cuenta que el ambiente laboral no es como el que usted solía tener. En la nueva empresa la gente es muy grosera, su jefe grita a diestra y siniestra cada día, haciendo sus horas laborables una tortura… Pero con el doble de sueldo.

Con el correr de los días se preguntará si realmente valió la pena y estará en juego su felicidad y tranquilidad aunque tenga los bolsillos llenos.

Y es que hablando de felicidad y tranquilidad, no hay dinero que las pague. Son los tesoros más grandes de la vida y aunque en el ámbito laboral son más difíciles de encontrar, esa situación es posible.

El truco está en sus decisiones, ser hábil a la hora de evaluar pros y contras, no dejarse influenciar ni por el dinero ni mucho menos por la presión de amigos o familiares, ellos no van a cargar con el peso de su mala decisión pero siempre van a disfrutar de ella.

Evalúe y examínese, maneje las cosas sin dar pasos veloces y sin pensar, tómese su tiempo y verá todo con claridad; no tema por dejar ir una gran suma de dinero y póngalo en la balanza de su tranquilidad, su crecimiento profesional y su felicidad.

Ojo. No estoy diciendo que rechace todo, hay oportunidades que de verdad no se pueden dejar ir. Por ejemplo:

Un amigo mío tenía un cargo ejecutivo de alto nivel, con muy buen dinero y ventajas, sin embargo se le presentó la gran oportunidad de hacer lo mismo con el sueldo un poco más bajo y sin ser ejecutivo pero en la empresa líder del mundo en esa área.

Para su familia la decisión era clara, había que seguir donde estaba y rechazar a la gran multinacional.

Pero para mi amigo no era esa la decisión, por una enorme “simpleza”: era el lugar donde toda su vida había querido trabajar, era el lugar que lo motivó a estudiar en la universidad esa carrera específica.

Y la oportunidad al fin se le había dado, por menos dinero, un cargo más bajo (sin dejar de ser importante) pero en un lugar donde era feliz. Por eso aceptó.

Hablando de felicidad y tranquilidad, no hay dinero que las pague. Son los tesoros más grandes de la vida

Su familia hizo las críticas de rigor pero al final recibió el apoyo necesario y al año mi amigo fue promovido a gerente regional para latinoamérica con el doble de sueldo del que tenía antes, solo por su excelente desempeño.

La ecuación es sencilla, estaba feliz y eso se reflejó en sus resultados.

Esta historia parece que ocurre una vez cada mil años pero no, pasa muy seguido y en todos los niveles.

Esta reflexión la hago para que evalúe lo que está haciendo, evalúe su felicidad y sobretodo su tranquilidad. Después revise el dinero.

Pero le garantizo que si usted es feliz con lo que hace y ama su trabajo los resultados llegarán sin darse cuenta al igual que el dinero.

Y quién sabe, quizás un día deba dejar esa tranquilidad para avanzar una nueva etapa más dura pero más satisfactoria.

Y si, por el contrario, está usted luchando con todas sus fuerzas para aguantar cada día en el trabajo solo por plata… Las cosas están mal.

Se llama trabajo porque cuesta, es difícil y requiere mucha atención, para que aparte usted lo odie. ¡Piénselo!

Las oportunidades están en todas partes, levante la mirada y las verá.

Gracias por leerme

Feliz semana.

Sígueme en mis redes sociales:

(Visited 944 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Un nuevo lenguaje universal

    Se ha preguntado ¿qué sabe usted de redes sociales? Yo estoy seguro que sabe publicar una foto, crear un(...)

  • Opinión

    La ley del 'No se deje'

    Yo creo que desde el vientre venimos prevenidos. Somos un país lleno de consejos, de creencias que compartimos con(...)

  • Opinión

    Viviendo de ilusiones

    Aunque digamos a viva voz al mundo que no vivimos de ilusiones sabemos que, en el fondo, escondidos en(...)

  • Opinión

    No se trata de esperanza

    Este no es un post de esperanza Vivimos en un mundo que arde entre polarización y política, nos quemamos(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Todos los periodistas tienen derecho a comunicar y los ciudadanos tienen(...)

2

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

3

Todo bogotano –soltero y/o casado- que se precie de aventurero debe(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar