Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cuando era niño siempre me imaginaba el futuro. Pensaba en naves espaciales al estilo Buck Rogers y Galactica con robots que harían más fáciles nuestras tareas y visitas al espacio, como cualquier viaje turístico.

Imaginaba computadoras enormes, oprimir botones para realizar alguna labor e, incluso, llegué a imaginar armas láser y trajes espaciales para volar. Crecí en un barrio de clase media y uno de mis juegos favoritos era armar naves espaciales en la sala, en mi cuarto y de verdad me dejaba llevar tanto que creaba en mi mente con la ayuda de cobijas y tablas pintadas de botones y pantallas, verdaderas películas en planetas y batallas interestelares.

Sin embargo, cuando veía series como ‘V la batalla final’ y sus seres que debajo de la piel humana escondían lagartos que tragaban ratones, mi mente hacía un proceso diferente y entendía que eso no sería posible; que eso sí era parte de una enorme fantasía y nunca tomé en serio esas escenas como sí tomaba el futuro con botones luminosos.

Al pasar el tiempo el mundo comenzó a avanzar con la edad y la tecnología trajo a mi adolescencia verdaderos avances que aunque no entendía muy bien, lograban impresionar mi mente y hacerme sentir en el futuro, como aquel día en el que por primera vez jugué “Espace Invaders” en un Atari 2600. Ese día me emocioné tanto que mientras jugaba me preocupaba que no me dejaran jugar más, y una vez que me sacaron soñé que jugaba esa noche.

Desafortunadamente nunca tuve uno, era impagable para mi familia y aunque siempre lo deseé la vida no me dio esa posibilidad. Con la llegada de la adolescencia, la calle y la vida del conjunto y la cuadra me sumergieron en los amigos creando recuerdos imborrables de tiempos mejores donde la música cambió mi vida, el cassette y el disco de acetato, que eran artículos de toda la vida dentro de nuestra modernidad, se vieron desplazados por la llegada del CD para cambiar el sonido de nuestros artistas para siempre.

El Betamax y el VHS nos dieron la oportunidad grandiosa de grabar en un cassette el canal que estábamos viendo y trajeron a nuestras casas el cine por medio de alquiler, uno de los planes más recordados de todos los tiempos: reunirse a ver una película.

Muchas cosas más fueron apareciendo para cambiar nuestras vidas; los computadores de hogar aparecieron para realizar múltiples tareas y es ahí con la llegada del internet donde todo se revolucionó conectando al mundo y dejando al gran Buck Rogers en el pasado.

Desde ahí todo se movió a gran velocidad, las comunicaciones se volvieron el rey y la necesidad de estar conectados se convirtió en una ley que dejaron a la enorme antena parabólica de Chocontá obsoleta gracias a la fibra óptica y la televisión por cable. Apareció la magia de llevar un teléfono en el bolsillo lo cuál fue una revolución, para luego evolucionar en una cámara con muchas funciones, entre ellas teléfono, que se convirtió en prácticamente una extensión de nuestro cerebro.

Luego vinieron las transmisiones en vivo, el big data, las redes sociales, el tener la información al alcance de nuestros bolsillos para enterarnos del mundo y sus situaciones buenas o malas, la libertad de expresión, el matoneo, el odio sistemático, YouTube como canal del mundo, Netflix como el nuevo Betatonio, y muchas otras cosas que me tardaría horas en mencionar.

Y es hoy, en medio de esta pandemia que nos encierra, desde mi portátil conectado a internet, donde recuerdo esos viejos buenos tiempos cuando veía esperanzado las series futuristas, y pienso que nada de esto lo vi venir, ni siquiera pasó por mi mente. Estoy seguro que ni Buck Rogers lo vio venir…

En cuanto al futuro a partir de hoy… No trato de pensar cómo será, solo me dejaré sorprender esta vez.

Gracias por leer.

Por:

Diego Mauricio Pineda.

www.laesquinademicuadra.com

 

(Visited 447 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Profesional en Medios Audiovisuales. Social Media y contador de historias tratando de dar a conocer mi versión de los hechos.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La ley del 'No se deje'

    Yo creo que desde el vientre venimos prevenidos. Somos un país lleno de consejos, de creencias que compartimos con(...)

  • Opinión

    Viviendo de ilusiones

    Aunque digamos a viva voz al mundo que no vivimos de ilusiones sabemos que, en el fondo, escondidos en(...)

  • Opinión

    No se trata de esperanza

    Este no es un post de esperanza Vivimos en un mundo que arde entre polarización y política, nos quemamos(...)

  • Sin categoría

    Un poco de suerte

    Caminando por la calle un hombre sintió una fuerte atracción por un papelito que pisó sin ningún cuidado, no(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar