Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El proceso de paz en Colombia tiene muchas fallas. Procesos como este, a menos que se trate de una rendición unilateral, son una negociación. Una negociación significa ceder en algunas cosas, alcanzar acuerdos y compromisos que, aunque imperfectos, van en busca del bien general, o por lo menos ese es el deseo. Sin embargo, dentro de lo que se ha acordado en Colombia hay varios elementos que parecen perpetuar la injusticia, olvidar las atrocidades cometidas por la guerrilla y premiar a aquellos que las perpetraron con un retorno limpio a la vida civil y posiblemente hasta con cargos públicos.

Eso a la luz de las generaciones que vivimos el horror que ocasionó este grupo guerrillero puede sonar inaceptable, una traición a la patria y una deshonra a todos los muertos de esta guerra. Para aquellos que perdieron seres queridos en el conflicto ciertamente se puede sentir así. El precio que parece que tenemos que pagar por ver a los guerrilleros fuera de las montañas y campos de Colombia parece ser muy alto.

Como en Inglaterra, donde las generaciones de antes decidieron con un voto casi que destruir el futuro de esta nueva generación de ingleses, los colombianos de mi generación y las anteriores que hemos vivido en un país en guerra por décadas, podemos quitarles a las nuevas generaciones una oportunidad de crecer en un país donde las palabras “Guerra Civil” sean algo que lean en los libros de historia.

Sí, es posible que este proceso termine en mayor delincuencia común, incluso en agravados problemas sociales, pero Colombia dejará de hacer parte de ese tristemente selecto grupo de países en guerra. Todas las naciones del mundo, en mayor o menor medida, luchan con problemas de delincuencia, injusticia social, corrupción, etc. Basta ver el conflicto social y racial tan complejo que se vive en los Estados Unidos, Pero los americanos tienen la oportunidad de usar el estado de derecho, la movilización social y las fuerzas legítimas de su estado, que representan a su pueblo, para buscar la solución de esos problemas. Sin la culminación de este proceso de paz, la guerra en Colombia continuará con las balas, las tomas de poblaciones, los secuestros, el asesinato de policías y civiles en nombre de la “supuesta revolución” y los colombianos de mañana seguirán sumidos en el miedo, la desesperanza y el horror de la guerra. La única herramienta que les dejaremos es la continuación de la guerra.

Nos debemos concientizar de que aquí lo más importante es que le estamos dando a la Colombia de mañana la oportunidad de solucionar esos problemas sociales de otra manera. Nos debemos abstraer de la corrupción y el descrédito de este Gobierno y mirar el objetivo que debemos tener como nación. Este sacrificio de nuestro dolor histórico y nuestros rencores de hoy, puede darles a los colombianos del futuro la posibilidad de crear un nuevo país. Por esto mi generación y las que han pasado y vivido en guerra debemos mantener nuestro deseo de justicia, pero no usarlo como obstáculo para que los colombianos de hoy y mañana hagan efectivo el derecho que tienen por un país en paz, o por lo menos por un país que pueda empezar a sentirse en paz, así el camino que siga sea difícil. Nosotros les podemos dar el empujón más importante para eliminar el estigma de la guerra de nuestra conciencia nacional. Por ello el proceso de paz tiene que ocurrir, y Colombia será, de manera indiscutible, mejor después de que eso ocurra. NO les entreguemos la Colombia que nos tocó vivir, sino la Colombia que siempre quisimos. El día que el gobierno y las FARC anunciaron el fin de la guerra, con todo el show mediático que montaron, muchos colombianos sentimos, por un momento, que sí era posible, y que ese momento en el que esas palabras se pronunciaron, por ambas partes, era una luz de esperanza para ver ese país que queremos. Esto hay que culminarlo, porque nuestros hijos y el futuro del país lo merecen. Por esas generaciones la paz y este proceso, con todas sus imperfecciones, debe ser posible.

(Visited 1.234 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi nombre es Adolfo Ramírez. Soy consultor y tengo un master en Diplomacia y Relaciones Internacionales. Me apasiona la politica internacional, latinoamerica y Colombia. Convencido de la necesidad de abrir siempre el dialogo a todas las opiniones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="attachment_1137" align="alignnone" width="1600"] Rubby Haddock en escena, en Las Leyendas(...)

2

Extractos del 'Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en la(...)

3

Caminando en la oscuridad entre las veredas de las casas que(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Dejarle Un futuro a nuestros hijos con Un pais administrado por delincuentes? La paz debe ser una paz integral y no una de papel, con este espectaculo de quinta montado en la Havana, se le va dejar a nuestros hijos un pais polarizado, anarquico y sin ningun rumbo serio, delincuentes en el poder, politicos corruptos y una justicia amañada y manipulada.

  2. pascual518470

    La forma como el gobierno está manejando el tema de las negociaciones dejando conocer solo fragmentos de lo que en realidad ocurre allá nos hace desconfiar que lo que se está aprobando es solo un negocio conveniente a dos grupos y no al pueblo Colombiano en general y una de las cosas que mas preocupa es que la reparación que dicen se va a hacer es mínima y no la va a hacer el causante sino el mismo pueblo que es el paganini y el que en realidad sacrifica su bolsillo para saldar deudas causadas por otros.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar