Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Juan Manuel Santos

Juan Manuel Santos. Foto: EFE.

Cierta tarde de octubre leí una noticia que me puso feliz. El presidente Santos estaba indignadísimo por la noticia del cartel de jueces y otros funcionarios corruptos que capturaron en el juzgado de Paloquemao en Bogotá. No podía de la felicidad. Saltaba y abrazaba a cuanto transeúnte me encontré en mi camino de regreso a casa. Ahora sí seríamos un país justo, moderno y seguro, porque nuestro presidente se indignaba ante todos los casos de corrupción.

Sin embargo, al ingresar a mi casa tomé mis píldoras de Memorín de 20 gramos, recomendada por mi doctor para recuperar la memoria, tan necesaria en estas tierras con hechos que pasan al olvido en cuestión de días.

Es tan potente el medicamento, que comencé a recordar inmediatamente ciertos casos que deberían indignar hasta al más ‘socialbacan’ de los colombianos; pero que, curiosamente, nunca el presidente Santos se pronunció. ¿Qué habrá pasado?, me pregunté. ¿Será que Santos no lee noticias?

Me parece raro porque en un evento al que asistió el presidente hace algunos días lanzó  frases que emocionarían hasta al más incrédulo de sus críticos. Con el tema de los jueces corruptos dijo textualmente: “¿Será acaso en la formación de nuestros abogados? ¿Estamos transmitiendo adecuadamente valores a nuestros jóvenes universitarios en las facultades de Derecho?”

De no creer, ¿verdad? Reclamando a los cuatro vientos el porqué somos tan corruptos. Preguntando en qué fallamos, en qué tenemos que mejorar. ¡Grande, Presidente!

Quien no conozca de verdad a este presidente, aplaudiría a rabiar ese discurso. Pondría su mano en el pecho, y con la lágrima en el ojo, lloraría al saber que tiene un presidente tan transparente. No vería la hora de que llegaran las elecciones para salir corriendo, incluso con lluvia, frío, hambre y sed, a votar para reelegir a este padre de la patria. Tan honesto y tan entregado a su patria.

Santos no recuerda -seguramente no ha tomado sus píldoras- cómo hace unos meses lideró una reforma a la justicia, que, claramente, era un esperpento que beneficiaba más a magistrados y senadores, entre otros compinches, que a personas como usted o como yo. Tan tenebrosa era esta reforma que, cuando la sociedad la criticó, tuvo que salir a decir que no sabía de algunos ‘artículitos’ y por eso decidió retirarla. Sí, ya le creímos, presidente.

Retomando su charla en contra de la corrupción y de cómo esta destroza los países –aún hay gente que cree que el único problema en Colombia son las Farc y las bacrim– permítame preguntarle, Presidente: ¿Qué mensaje le está mandando usted a esos estudiantes de administración de empresas que sueñan crear su empresa, cuando usted mantiene en el cargo de embajador al señor Carlos Urrutia, a pesar del escándalo que rodeó la firma de abogados Brigard y Urrutia que él presidió, con el andamiaje tramposo que realizaron para apoderarse de terrenos baldíos pertenecientes al Estado? Aquí el enlace http://www.colombiaemb.org/node/1313

Esto sin mencionar otros funcionarios suyos amigos del todo vale, de la trampita. ¿Cómo hacemos, presidente? Porque es muy lindo exigir transparencia y ética para todos, pero no protestar cuando quién está metido en líos es amigo nuestro.

¿Qué tal si le damos unas clases de ética empresarial a algunos de sus embajadores y ministros, presidente Santos?

 ¿Más píldoras para la memoria, Presidente?

Usted se escandalizó con el caso del tenebroso magistrado Henry Villarraga. “La justicia tiene que dar ejemplo de probidad. El país lo exige”, declaró indignado. Entonces ¿por qué se quedó callado en el caso de otro magistrado con un pasado oscuro como lo es el señor Alberto Rojas?

¿Y ante las denuncias de la elección tramposa del Procurador Ordóñez? No leí ningún mensaje suyo, presidente.

¿Y los escándalos de Interbolsa? sí, los mismos que donaron dinero a su campaña. ¿O esas otras empresas que buscan, con ayuda de su gobierno, legalizar la trampita para apoderarse de unos terrenos que no les pertenecen?

¿Y sus amigos Kiko Gómez o Piedad Zuccardi? con quienes usted se tomaba fotos felices y sonrientes en eventos sociales y políticos, y ahora están presos por presuntamente tener vínculos con paramilitares, entre otros delitos. ¿Será por los voticos que le pusieron en la costa?

Revisando sus mensajes por redes sociales y por otros medios no leo un solo reclamo suyo ante estos casos. ¿Justicia selectiva? ¿No molesten a mis amigos? ¿O cómo es el asunto, presidente?

Qué pensaría Bertrand de Speville, quien escribió el libro Superando la corrupción, y donde el presidente Santos hizo el prólogo, al ver cómo este presidente de los colombianos se indigna con unos casos y con otros pasa de agache.

En un aparte del prólogo dice: “… se crea una Comisión Nacional para la Moralización, encabezada por el Presidente de la República”. ¡Qué ironía!

Se es corrupto o no. Se es cómplice o no. Simple.

Pero yo lo entiendo, Presidente. Se viene la reelección. Hay mucha mermelada por repartir y muchos votos por comprar.

¡QUÉ LEJOS ESTAMOS!

 

Sobre el autor de este blog:
LuisÉ Quintero
En Twitter @donluiseduardo 
En Facebook http://www.facebook.com/donluiseduardoquintero

Otras entradas de este autor

La regulación colombiana vive en el ‘Space’
Un pobre concejal incomprendido
¡¡¡Nos robaron la corona del país más feliz!!!
La cultura de la trampa en el país de las abejas
(La entrada de blog más leída en la historia de eltiempo.com (Más de 350.000 visitas)
El asesino del Audi que no quiso serlo
El valor de un muerto
Dime qué cargo tienes y te diré qué tan inmune eres
La justicia colombiana, un peligro para la sociedad
Los últimos 1.127 gritos de la moda

(Visited 600 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Algunas encuestan dicen que somos el país más feliz, con dos océanos y las mujeres más lindas. Llenos de recursos naturales. Miles de especies en flora y fauna. La gente más linda, amable, trabajadora y frentera. Tenemos todo el potencial para ser un país avanzado. Para estar más cerca de ser una sociedad incluyente, igualitaria, desarrollada y sobre todo en paz. Entonces ¿por qué estamos tan lejos de serlo? En este blog encontrará parte de la respuesta. No apto para chovinistas, personas con enfermedades cardiacas o quienes todavía viven en una burbuja azul. Si lo lee y desea insultarme, hágalo con buena ortografía, por favor. Estoy en Twitter @donluiseduardo Y en Facebook facebook.com/donluiseduardoquintero

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Si usted, apreciado lector, es amante del buen vino y de(...)

3

[caption id="attachment_18348" align="aligncenter" width="640"] Gustavo Petro - foto EL TIEMPO[/caption] Intentamos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar