Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ser bogotano no es un gentilicio. Es una forma de ser. Y por eso es que no estamos hablando del citadino típico de sombrero, gabán oscuro y paraguas, ni mucho menos del de las erres arrrrrastradas. Ni tampoco de los cachacos como denominan los costeños a todos aquellos que no ‘maman ron’ y van a la playa con medias, ni mucho menos de los ‘rolos’ como nos dicen despectivamente todos los que viven más abajito de los 2600 metros más cerca de las estrellas, donde vemos nosotros pasar la vida.

Estamos hablando de una generación de seres humanos nacidos en la capital de Colombia, mucho tiempo después del ‘bogotazo’, pero también de miles y miles de costeños, paisas, caleños, calentanos y extranjeros que se dejaron tentar por el smog, los malos alcaldes, los trancones, los huecos y la paupérrima situación de los equipos de la ciudad en la tabla de posiciones de la Liga.

Y es que pese a todo, Bogotá sigue siendo el sueño para muchos porque no queremos que nos pongan más rutas de buses ni que nos rebajen los impuestos. Solamente  aspiramos a que nos devuelvan la esperanza. Pero como no se trata tan solo de haber nacido, la clave es parecerlo. Y para ello, es importante simularlo, lo que a la larga no resulta complicado. Basta con tener en cuenta pequeños detalles:

–       Un bogotano no acierta. Le pega al perrito.

–       Un bogotano no se toma unas cervezas sino se echa unas polas.

–       Un bogotano siempre cree que alcanza a llegar antes de que acabe el pico y placa.

–       Un bogotano de verdad verdad, no conoce ( aunque siempre dice que si) el Museo del Oro, ni la iglesia del  20 de Julio,ni la Biblioteca Nacional ( Luis Ángel Arango, Virgilio Barco y Tintal, también cuentan),nunca ha ido a Corabastos, al Parque Nacional y solamente ha ido a Monserrate una vez en la vida para acompañar a un cuñado borracho a pagar una promesa y nunca, pero nunca, ha visto la programación del canal Capital.

–       No lo dude. Si en una avenida donde pasa el transporte público hay un ser humano con  el dedo índice levantado pidiendo que lo lleven por mil, ese, es un rasgo bogotano.

–       Un bogotano se asusta si ve un retén de la policía.

–       Bogotano que se respete duerme con una camiseta de una campaña política pasada.

–       Si no se ha emborrachado en la plaza principal de Melgar, usted no es bogotano. Carmen de  Apicalá cuenta.

–       Un bogotano es un experto en aguacates, se come las ciruelas y las uvas en los supermercados y no se asusta si es despertado por el grito estentóreo  de “ Riiiiica la mazamorra paisa, paiiiisa” o “calienticooooos los tamaaales”.

–       Un bogotano siempre está colgado con las cuotas del crédito Codensa, deja para el último día el pago del predial y por lo menos dos veces al año deja que le llegue el recibo rosado del teléfono al tercer mes de mora.

–       Todo bogotano se ha hecho el dormido en el bus, ha padecido a los vendedores ambulantes, ha manoteado exasperado para que no le limpien el vidrio del carro, se ha pasado un semáforo en amarillo y odia que le hablen los desconocidos.

–       Los bogotanos compramos electrodomésticos, ropa, programas de computador, música y películas chiviadas en San Andresito, hemos comido lechona en San Andresito y tenemos un tipo que nos vende lociones y trago bueno y con estampillas en San Andresito.

–      Si quiere parecerse a un bogotano no dude en comer empanadas en la calle, colarse en una fila, visitar  un Supercade, criticar el servicio de  Transmilenio o tomarse un salpicón en la ciclovía. Diga siempre que en cinco minuticos llega, vaya a misa en sudadera, hágale un chiste flojo a la cajera del supermercado, orine en la calle por lo menos una vez en la vida, organice un asado el 25 de diciembre o el primero de enero, juegue ‘banquitas’ en la calle, diga siempre que a usted le gusta el vallenato, pero solamente el antiguo y la salsa pero la de antes. Juegue tejo, coma gallina ( de esas casi verdes calentadas a punta de bombillo en vitrina de vidrio) diga que es hincha del Barsa o el Real pero sufra en silencio con los goles que  botan Wilder Medina o Dayro Moreno.

Tenemos fama de solapados, ‘pisapasito’ y de ‘gorreros’, pero en el fondo somos buena gente. Solamente basta con atreverse a conocernos. O por lo menos a parecerse un poco a alguno de nosotros…

(Visited 499 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

La novia usa un vestido blanco con decoraciones verdes. Sus manos(...)

3

“Es un crimen que aún no se logra superar porque atenta(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar