Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En medio de los sentidos y merecidos  homenajes, del tumulto de amigos que nunca fueron, de las frases que nunca dijo, del reguero inevitable de bobadas y zalamerías, se coló entre los reclamos que se le hicieron post mortem a García Márquez, el hecho de no haber gestionado el acueducto de su natal Aracataca. Sin duda, un reclamo tonto pero comprensible en un país acostumbrado a lograr las cosas, no tanto por méritos propios o por necesidades evidentes, sino por el hecho simple de conocer a alguien que las gestione.

Y es que, el que aún hoy Aracataca no cuente con un acueducto digno, no deja de ser un hecho triste, aunque no extraño para la realidad de muchos pueblos y caseríos colombianos, que comparten la absurda situación de no tener  agua potable, pero con la desgracia de no contar con un Nobel ( o en su defecto un deportista, un pintor, un cantante) al que se le pueda echar la culpa de que el liquido no salga por la tubería.

Que García Márquez pudo ayudar. Obvio que si. Que lo hizo, no lo sabemos a ciencia cierta. Que lo hizo y lo conejearon los políticos de turno, es altamente probable ¿Que lo hizo, asignaron las partidas y en el camino alguien se lo robó? No es descabellado pensarlo. Lo único cierto es que los cataqueros siguen sin el agua, aunque ya parecen haberse acostumbrado.

 Pero no hay que decirnos mentiras. La culpa de esa sed no es de García Márquez, como tampoco lo es Juan Pablo Montoya de la situación de movilidad en Bogotá, o  Marianita Pajón del estado lamentable de las calles del país que nos dejan como única opción el bicicross. La culpa es de nosotros mismos que hicimos de la recomendación y el palancazo nuestro modo de vida. Son pocas las cosas que se mueven en nuestro país sin un pequeño empujoncito. Nombramientos, becas, licitaciones, contratos, préstamos, prótesis, trámites, soluciones de vivienda, puestos en el bus y por supuesto, acueductos, se consiguen gracias a la mano poderosa de alguien, que conoce a otro alguien, recomendado a su vez de otro alguien capaz de hacer el milagro, sin necesidad de ser beatificado. Y es por eso que nos hemos llenado de tramitadores, que es el  nombre que reciben los lobbistas pobres. El Estado, lento y paquidérmico,  se ha encargado de hacerlos una necesidad. Un billete, una moneda, un cheque o una trasferencia electrónica son la mágica llave que abre la puerta. Hemos creado un verdadero enjambre  en el  que media sociedad necesita de la otra media, unas veces más que otras porque el urgido de hoy puede ser el que pone el sello en nuestro cheque de mañana.

Por eso, en nuestro país es más jodido no tener contactos que no tener amigos y tal vez García Márquez tenía más gente que lo quería, que más gente que le ayudara a tramitar…

@malievan

(Visited 85 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En marzo de 2003, tropas de Estados Unidos desembarcaban en Bagdad,(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar