Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La nostalgia es de esos sentimientos de tierra fría que nos atacan en las tardes de lluvia. No es tristeza, es tan sólo un sentimiento melancólico por lo que fue y ya no volverá nunca a ser. Y bien, afuera llueve…

Antes todo pasaba mucho más despacio o tal vez todo era interminable, como aquellos gritos de la mamá para hacernos entrar, lavarnos las manos y sentarnos a comer. Eran tiempos en los que los partidos de fútbol no duraban noventa minutos con quince de descanso. No. Eran juegos perpetuos a veinte o más goles, juegos sin descanso, excepto para tomar agua desde una manguera o para rogarle a la bigotuda de la reja blanca para que nos devolviera la pelota. Eran goles enfundados en ovaciones imaginarias a los ídolos de antaño. Eran canchas con arcos de ladrillo, sin árbitro, porque todo valía, incluso jugar sin triquiñuelas, para terminar compartiendo una gaseosa con boronas.

Ayer como hoy, todo se reducía a un juego de policías y ladrones o de soldados libertados, con la diferencia que en esa época bastaba un “tapo remacho, no juego más” para acabar la guerra. Eran tiempos donde solamente estrenábamos en navidad y en el cumpleaños y soltar un dobladillo era motivo de alegría, como lo era, marcar cuadernos a principio de año y llenarlos de triquis y de ahorcados en los albores de noviembre. Tiempos donde las notas se entregaban en libretas y una llamada a rectoría era la muerte, tiempos en los que los papás no conocían los colegios, ni hacían parte de comités ni de consejos de sabios para decir lo que ellos nunca hicieron.

En ese entonces, conquistar era una ciencia, no como hoy que solamente basta un mensaje por el Facebook. Era el miedo, la estrategia, el medir con exactitud los tiempos, el imaginar la respuesta a la respuesta, el desasosiego de llamar y de colgar, de volver a llamar y esperar que el papá no contestara. Noviazgos sin fin porque la novia de hoy podía ser la amiga de mañana, la cuñada de la semana entrante y la novia de mi mejor amigo el mes siguiente. Noviazgos sin más consecuencia que una colección de peluches en el cuarto, un carnet de socio de la Pizza Nostra, una pequeña cartillita de discos Bambuco aún sin completar y un montón de cartas y de esquelas apiladas. Eran, amores con canciones mal grabadas en casete, amores eternos que duraban muy poquito.

Y no es que todo fuera bueno. La maldad de ese entonces carecía de malicia porque era una maldad maleducada, sin filtros, brutal si se quiere, pero sincera, sin aspavientos, sin melindres ni alharacas. La perversidad siempre ha existido pero en ese entonces, el único miedo era ir al colegio el día después de haberse peluqueado o que sonara la orquesta y uno sin saber bailar.

Pero tuvimos que crecer y los hermanos menores dejamos de ser los controles del televisor y adquirimos voz propia y pudimos sentarnos en la mesa a comer al mismo tiempo. Llegaron los domicilios y se acabó la diversión y el viejo truco para quedarnos con las vueltas. Dejamos de vivir en casas con antejardín en cuadras donde todos éramos amigos para refugiarnos como ermitaños en la cruda soledad de los conjuntos enmallados. Y llegó Internet y el amor se convirtió en una cuestión de plan de datos donde lo bizarro es enamorarse por Twitter y desenamorarse por Whastapp.

Afuera dejó de llover y lo único que siento es que me estoy volviendo viejo…

www.circobits.com

(Visited 188 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La comprensión lectora es uno de los grandes desafíos en la(...)

2

Octubre mes de Hallowen y futbolero, por eso les traigo una(...)

3

El anuncio del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar