Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En este mundo extraño que estamos viviendo parecemos movernos en el falso dilema entre la libertad y el orden.

Por un lado, hay quienes quieren imponernos su visión de la vida, incluidas sus formas de pensar, de rezar, de decir, de amar, de comer, de vestir, de hablar. Por el otro, también, pero en sentido contrario: pensemos, recemos, digamos, amemos, comamos, vistamos y hablemos, como nos venga en gana y al que se oponga, lo empantanamos. Algo así como el “prohibido prohibir”, que gritaban los estudiantes de mayo del 68. Para completar, están los que no piensan ni lo uno ni lo otro, a los que odian por igual, los unos y los otros.

Hoy vivimos el falso dilema entre la libertad y el orden.

Y así se nos está yendo la vida, jugando a los extremos, sin entender ni percibir que a la larga ambos son versiones de lo mismo, unos posando de santos y patriarcas y los otros, de libertarios y anarquistas.

Un mundo teñido de izquierdas y de derechas, de blancos y de negros, de postres y verduras, de pecadores y confesos, de profundos y de vanos, de humildes y fantoches deja pocas posibilidades para las mezclas, porque pareciera ser que, aunque estemos llenos de islas, lo que nos faltan son los puentes. Hemos llegado a un punto de no retorno porque aunque todos proclamemos que aquí cabemos todos, lo único cierto es que unos van parados y otros van sentados. Basta ver que, por ejemplo, los mismos que se oponen y se santiguan para negar el uso de la marihuana recreativa, son los mismos que se dan en la cabeza con perico y pcp, y aquellos que les gritan godos y fachos a los otros, son los mismos que quieren que se callen todos los que no piensan como ellos.

Estamos llenos de islas, pero lo que nos faltan son los puentes.

Para completar, no tenemos alma de pioneros, sino que nos gusta la manada, tirar y esconder la piedra y esconder la mano, gritar y matonear, putear, denigrar y maldecir en la bulliciosa tranquilidad que nos brinda la gavilla.

No nos llamemos a engaños, ni nos metamos mentiras: todos estamos hechos de pedacitos de otros y ninguno es alma pura para juzgar a los demás, y lo que termina pasando siempre es que pedimos igualdad pero no nos gusta la parte que nos toca.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en Twitter:@atardescentes

Síguenos en YouTube: atardescentes

(Visited 561 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La memoria y las alucinaciones

    En mi familia suelen pasar hechos muy particulares. De la mayoría de cosas que escucho que han pasado no(...)

  • Vida

    Dios, la ciencia y la pandemia

    La utopía aquella según la cual la pandemia nos volvería mejores seres humanos se ha ido desvaneciendo de a(...)

  • Vida

    Silencio

    Tal vez sea el tiempo del silencio, aunque afuera siga la estridencia. Estamos presos de los ruidos, de las(...)

  • Política

    Duque, el 'rockstar'

    A mí, en verdad, Duque no me ha defraudado. Ha cumplido todas mis expectativas y no ha hecho nada(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

En su primera etapa como entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar