Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Tal vez sea el tiempo del silencio, aunque afuera siga la estridencia. Estamos presos de los ruidos, de las voces y los ecos, porque a diario padecemos la imposición de tener que estar diciendo algo.

La pandemia no nos ha hecho ser mejores porque en la calle todo el mundo se disputa con fiereza y a los gritos su metro cuadrado, su cuartico de hora de fama, sus razones y sus miedos. Nadie regala nada porque en el fondo  creemos que el mundo nos debe algo. Mostramos los dientes, esbozamos las injurias, diseñamos las jugadas, inventamos las excusas e ingeniamos los trucos y las trampas y, por eso, nuestros días están llenos de tinieblas y adversarios, y tolerancia es apenas una palabra entre toldo y tolla.

A diario padecemos la imposición de tener que estar diciendo algo.

La vida es un batiburrillo donde todo se revuelve y por eso, la paz y la tranquilidad terminan siendo un bien suntuario. Todo es azare y turbación, ofuscación y ceguedad. Nos llenamos de frases sin sentido que suenan bonito, pero que no sirven para nada, porque todo sigue igual.

Ya ensayamos el grito y el bramido y no nos funcionó, salta a la vista. Los mequetrefes y los majaderos, los vivos y los bobos, los abusadores y podridos, los banales y triviales, todos, siguen haciendo de las suyas. Por eso, en medio de tanta tinta tonta, tal vez llegó el momento de quedarnos callados, que es otra forma de decir, porque el silencio suele ser el más potente de los ruidos y el mejor de los refugios. Y no es que se nos hayan acabado las razones para gruñir y berrear, sino que en medio de tanta barahúnda necesitamos un poco de paz para tomar aire y continuar, y que nada nos afecte aunque todo nos importe.

Los mequetrefes y los majaderos, los vivos y los bobos, los abusadores y podridos, los banales y triviales, todos, siguen haciendo de las suyas.

Mirarnos para adentro, despojarnos de la escoria y la inmundicia que cargamos, deshacernos de la poquedad de nuestros juicios, desarmar nuestras patrañas, desmontar nuestros miedos  y recelos, desmantelar nuestras argucias y embelecos, limpiar el alma, alimentar el espíritu con gula y desenfreno, orar si así obtenemos paz y vivir- o por lo menos intentarlo- sin joder a los demás.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en Twitter:@atardescentes

Síguenos en YouTube: atardescentes

 

(Visited 814 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Deportes

    Fútbol y fritanga

    Que tumben la Ley de Garantías es preocupante, que Duque cometa todo tipo de tropelías es grotesco, pero lo(...)

  • Política

    Votar por Nadie

    Amigos: Yo de política no sé. Voto por intuición y por pura fe. No entiendo tus análisis sesudos, ni(...)

  • Bogotá

    En la ciudad de la furia (y de los miedos)

    Nunca aprendí a bailar y me arrepiento. Sin embargo, mi dislexia rítmica no impidió que en mi juventud lejana,(...)

  • Política

    Explosión de democracia

      Un vasito de agua, un madrazo y una candidatura presidencial, no se le niega a nadie. Y es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A cuatro días del inicio de la COP-20, el ambiente se(...)

2

Un mito es la historia de una odisea fantástica, en muchas(...)

3

En un mundo cada vez más competitivo y tecnificado, notamos con(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar