Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En manos de Rueda y sus jugadores está que no se pierda ese legado de Pékerman que nos demostró que Colombia puede jugar y ganar a cualquier equipo.

“Ah shit, here we go again…” (Oh mierda, aquí vamos de nuevo…) decía con resignación CJ, el personaje principal del famoso videojuego GTA: San Andreas, al tener que volver a una vida mafiosa que poco le alegra. Salvadas las grandes distancias, la frase me retumba mientras pienso en la convocatoria de la Selección Colombia para los partidos de este mes. Más que ganas de ver al equipo, siento ansia. Repaso los nombres y me ilusiono con un partido como aquel 3-1 a Chile en Barranquilla, pero luego recuerdo el rendimiento irregular de las últimas tres fechas de Eliminatorias y se me oscurece el panorama. La actualidad del equipo me recuerda que la historia de la Selección suele ser esta: la cosa puede pintar bien, pero no suele salir bien.

Con Colombia toca sufrir, ilusionarse tras un buen empate contra Brasil (siempre decimos que merecimos ganar) y luego resignarse al mismo resultado con Ecuador. Cuando las últimas jornadas se acercan, la posibilidad de ir al Mundial existe, pero suele salir mal. Fui de los afortunados que solo tuvo que esperar 16 años para ver a su país en el torneo más importante del fútbol, pero la generación de mi padre y mi madre vivió mucho tiempo de aquel gol olímpico a la Unión Soviética en 1962.

Y sí, volvió James. También están Falcao, Cuadrado y Ospina, los capitanes y líderes del equipo. Borja, goleador popular de turno para el hincha, tampoco falla. En el medio está el luchador Wilmar Barrios y entró Victor Cantillo, muy pedido por los aficionados. Luis Díaz, figura del Porto y protagonista de los periódicos en Europa, vuelve con la idea de aportar en la Selección y ser la carta que ponga la diferencia, como ya hizo en la última Copa América. Faltan Mina y Cuesta, la dupla de centrales que rindió bien durante los partidos pasados, pero Dávinson ha subido su nivel estas semanas y Óscar Murillo o Tesillo pueden responder sin problemas a las exigencias en defensa. Poco me puedo quejar del excelente grupo de jugadores que tiene Colombia.

Pero lo mismo pensé la última vez (sobre todo después de la contundente victoria a Chile) y me tuve que tragar mi positivismo. Lo problemático de ello no es que, como ya comenté, esta sea la tendencia histórica con el equipo, sino que volvamos a ella cuando veníamos de dos procesos mundialistas con otro aura alrededor del equipo. La llegada de José Néstor Pékerman al banquillo no solo supuso la vuelta de Colombia a un Mundial (en el que jugó cuartos de final) sino que cambió la mentalidad de jugadores y aficionados. No siempre se ganaba, pero existía una sensación de que si el equipo perdía, era una anomalía dentro de un buen proceso. Incluso en los últimos partidos del Profe José Néstor, en los que Colombia no jugó bien, salían resultados más que aceptables. Visto lo de ahora, añoro haber llegado a octavos de final en 2018 y pelear vía penales el pase a cuartos contra Inglaterra.

Ese aura ganador, por lo menos por mi parte, se perdió. Veo en Rueda a un seleccionador que sabe bastante de fútbol e incluso creo que es uno de los mejores entrenadores sudamericanos. Además, como expliqué, me gusta la nómina de Colombia. Pero el equipo sale a la cancha y no tengo la vibra de hace unos años. Como antes de Pékerman, ver un partido de Colombia se convirtió en una tarea de sufrimiento y no de disfrute. El gran legado de José Néstor no fue una copa (que bien merecida la tenía), sino la sensación de que Colombia puede jugar un fútbol al nivel de cualquier país del mundo. Ese estandarte lo cargan los jugadores veteranos que hoy siguen en la Selección, pero si no consiguen transmitirlo a quienes vienen, tendremos un problema. Prefiero no volver a la vida del aficionado colombiano que había antes de Pékerman. Ojalá vayamos al Mundial.

(Visited 634 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Abogado con Opción en Periodismo de la Universidad de los Andes. Cursa el Máster de Derecho de las Telecomunicaciones, Redes Sociales y Propiedad Intelectual de la ESADE de Barcelona. Fue colaborador de la revista deportiva Hablaelbalón, con la que cubrió el Mundial de Fútbol 2018. Fue editor de de BalónLatino. Cubre la actualidad de los videojuegos en lavidaesunvideojuego. Amante del deporte, la música, la lectura y los videojuegos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Toda idea puede examinarse, diseccionarse. Sobre todo, el amor. En este(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Don Andrés, el legado de que podemos ganarle a cualquier equipo no es de Pékermann sino de Maturana. Usted estaba muy joven, o tal vez no había nacido, cuando Nacional ganó la Copa Libertadores en 1989, o cuando goleamos a Argentina 5 – 0 en 1993. La ayuda de nuestros futbolistas, que juegan en Europa, es fundamental para seguir cambiando esa mentalidad perdedora.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar