Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
El Tiempo Blog

La primera vez que salí de Colombia tenía 18 años. Además de dejar a alguien con el corazón roto, también dejé a mi familia, amigos y a mi perro por una temporada que inicialmente sería de cuatro meses, pero que se convirtió en un período de tres años. Yo no tenía idea, pero estaba en camino a vivir muchas aventuras mientras aprendía inglés en Londres.

Tenía la maleta llena de sueños, poca ropa y muchas panelitas, arequipe, Chocorramo y Gansitos, toda una variedad de galguerías. Me baje del avión con una rana René de peluche que me acompañó durante todo el vuelo y una maleta de Hello Kitty terciada que me había regalado mi hermana. El aire tenía un olor diferente, recuerdo lo emocionante que era escuchar a la gente hablando en inglés y enfrentarme a mi primer reto; tomar el tren que me llevara a mi nueva casa.

Me hospedé con una familia local, la novedad de la arquitectura de la ciudad y la brecha del idioma hacían que cada minuto fuera más interesante. A punta de señas y algunas palabras logramos comunicarnos, fue una primera noche de verano inolvidable. Al otro día desperté radiante y feliz, lista para descubrir el nuevo mundo que me esperaba. En mi habitación, atenta a que la dueña de la casa me avisara para bajar a desayunar, me dieron cerca de las doce del mediodía y nunca me llamó. Después de horas, entendí que ya no estaba en Colombia y que la fantasía de los huevos con salchicha, pan y chocolate había llegado a su fin.

Fui a la cocina y muy amablemente la señora me mostró donde estaba la leche, la caja de cereal y el jugo de naranja artificial para que yo misma me sirviera. ¡Ese fue un paso hacia la independencia, ahora yo era responsable por mi desayuno! Quería llamar a Colombia y avisarle a mi familia que había llegado bien, quería contarles de las cabinas telefónicas rojas, de los buses de dos pisos, del tren y de mi cena de Chocorramo con Quipitos.

Pregunté a punta de señas si podía utilizar el teléfono, a lo que la respuesta fue negativa. No me rendí y caminé hasta el supermercado del barrio y con mi precario inglés compré una tarjeta prepagada. Regresé a la casa y mostré la tarjeta, pero tampoco me permitieron hacer la llamada. Con impotencia y ya frustrada, caminé de regreso al supermercado para devolverla. Si no tenía un teléfono para llamar, de qué me servía tenerla.

El cajero del supermercado vio mi angustia, se compadeció y decidió ayudarme. Aún hoy no sé cómo le expliqué toda la situación. Me preguntó el código internacional para llamar a Colombia, en ese momento me enteré de que existía un código que por supuesto yo desconocía. Él fue un ángel, llamó a la operadora de información y consiguió el indicativo, le escribí el número de teléfono de mi casa en un papel y él se encargó de hacer la llamada. Aún me llena de emoción recordar ese momento. Me veo claramente caminando con un teléfono inalámbrico pegado a mi oído en medio de los anaqueles de ese supermercado, mientras llorando y sin poder decir una palabra escuchaba a mi hermano al otro lado del teléfono decir, ¿aló?

Cuando migramos, hasta el desafío más pequeño puede representar una amenaza enorme. Dejar tanto atrás nos obliga a redescubrirnos en espacios inesperados y desconocidos. Irse implica hacer una transición, reinventarnos, volvernos creadores de una nueva realidad, enfrentar miedos y revisar expectativas. Es un proceso de hacer las paces con lo que éramos y con lo que queríamos ser, con lo que otros esperaban de nosotros y así, abrir la puerta a nuevas posibilidades.

Una vez más, después de veinte años de haber vivido esta historia, puedo verme reflejada en los ojos de otros inmigrantes que, como yo, se embarcaron en esa misma aventura con una maleta llena de sueños y poca ropa, dejando muchas cosas atrás y experimentando la agridulce alegría y la soledad cuando se está lejos de casa. Pero ahora, esta vez, puedo darles la mano y acompañarlos en esa transición, así sea por tan solo un momento.

Ahora entiendo que todos nosotros, inmigrantes, compartimos un mismo sentimiento, tenemos una historia en común. Aprendimos que estar lejos nos brinda la oportunidad de descubrir quiénes somos realmente y de qué estamos hechos.

¿Y tú, de qué estás hecho?

________

¿Necesitas ayuda en tu transición personal o profesional?

Visita https://caromonroy.com/

(Visited 913 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Caro Monroy es empresaria, migrante, psicóloga y coach. Colombiana con experiencias de vida en diversos países, incluidos Australia, Argentina, Colombia e Inglaterra. Ha experimentado de primera mano los desafíos, incertidumbre, la presión, los logros, la alegría, el crecimiento y todas las demás emociones posibles, que experimentan los migrantes al embarcarse en la aventura de descubrir y conquistar nuevos mundos. Es Psicóloga, completó un MBA, está certificada en Programación Neuro Lingüística y actualmente está terminando una especialización en Counselling.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

“Pena ajena”, dictaminó Consuelo Cepeda, defensora del televidente del Canal RCN,(...)

2

No seamos tan incoherentes por favor, apoyamos los Acuerdos y Tratados(...)

3

¿Quieres aprender cómo optimizar los procesos internos de una empresa? Sin(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carolina642078

    Así es, cuando sales de casa y te encuentras en otro país te das cuenta de que estás hecho….
    En mis inicio de esta aventura, descubrí que era capaz de subsistir por mi cuenta, me vine a españa con la promesa de hacer un máster y tener unas prácticas remuneradas.. con poco o casi nada de ahorros y esas prácticas remuneradas tardaron mucho más en llegar que lo que yo había pensado… así que tuve que buscar trabajo para poder mantenerme por algunos meses…. estuve contando carros para estudios de tráfico, haciendo encuestas por la calle, inflando bombas para niños en centros comerciales, y representando una marca de wisky en discotecas…. en Colombo jamás me lo hubiese planteado… pero subsistí, me divertí, aprendí muchas cosas y eso que tú dices: me di cuenta de que estaba hecha!!!
    Gracias por tus palabras!

    • carolina703188

      Wow Caro, me conecte con cada palabra. Es verdad, nunca imaginamos de lo que somos capaces y veo que España te volvió “Multitalento” jajaja cuantas cosas hiciste madre mia! Pero saber que aprendiste de cada uno de esos momentos y que miras hacia atrás con agradecimiento es lo que te hace la super mujer que eres hoy! Gracias por pasar a leer y compartir tu experiencia.

  2. viviana895263

    Yo aun recuerdo el dia que me monte al avion rumbo a la aventura mas grande de mi vida. Mi mama me puso una carta en mi billetera y me dijo, solo leela cuando estes en el avion, como buena chica lo hice y al leer esas palabras de amor y orgullo de mi mama llore como una Magdalena. Recuerdo ver a la mujer que estaba sentada al lado mio mirarme, con una cara de pobrecita y este bicho raro. Querida Caro, estas historias son una en un millon, son las que nos hacen fuertes, las que nos hacen las personas que somos hoy dia. Gracias por compartir tus articulos :), una fiel lectora

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar