Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Nudillos de cerdo en Varsovia (Polonia).

Nudillos de cerdo en Varsovia (Polonia).

Justo antes de empezar con esta última entrega, me encontré la historia de un tipo al que le cobraron en un chiringuito de Formentera, España, €337 por un pescado fresco, una botella de vino, una ensalada, pan con alioli, una botella de agua, una cerveza, un tinto de verano y un helado. Desconcertado por semejante gancho al hígado, el ingenuo turista solo atinó a compartir su factura en Twitter -como si de algo sirviera-, pero lo único que recibió fue la solidaridad de miles de vaciados.

París

Y eso pasa, al turista siempre le ponen la trampa. Yo también caí. Para empezar, siempre desconfíe cuando en la carta lo enredan con cosas así: Fondues, mínimo dos personas; precio por una persona €15,50. ¿Entendió? Relájese, no es necesario, porque solo comprenderá de qué se trata cuando llegue la cuenta. Lo anterior me pasó en uno de tantos restaurantes de esta ciudad. Mis amigos y yo queríamos almuerzo y encontramos en Internet, como ya me había pasado en otra oportunidad (lea la anterior entrada de este blog), un local de buena pinta llamado Pain, vin, fromages. Bien reseñado, bien recomendado, allá fuimos a dar y empezamos con una fondue savoyarde, que es una exquisita y poderosa mezcla de quesos; seguimos con una fondue bourguignonne, que trae 250 gramos de carne; y para finalizar, un postre y una botella de vino. Lo anterior llegó por €94,50, que a mi modo de ver es un escándalo. Pero pensé, bueno, es París.

Sin embargo, a mi llegada a Colombia le conté a un amigo francés mi experiencia y se me rió en la cara; primero, porque en verano no se acostumbra a comer fondue; segundo, porque la tradición es hacerlo en las montañas. Y nosotros, pensando que la rompíamos con la visita a un auténtico restaurante francés, no hicimos ni lo uno ni lo otro. ¡Qué ignorancia! Pero bueno, nos la gozamos -porque rico sí estaba-, aunque pagamos sin una gota de vaselina tremenda inaugurada en esta ciudad de mujeres divinas y malmiradas; lo cual, la verdad sea dicha, las hace más divinas.

De consolación nos quedaron unos buenos crepes en el Barrio Latino, que aún hoy y después de ver muchas veces cómo los hacen, no deja de sorprenderme la facilidad con la que manipulan la mezcla para rellenarla. Sabrosos.

Berlín

Alguna vez le dije a una amiga venezolana que de seguir así, la llegada de sus paisanos a Colombia terminaría por influenciar de alguna manera, y creo que a largo plazo, la gastronomía del país; cosa que me parece excelente. De hecho, ya no es extraño encontrar arepas venezolanas en Bogotá. Pero bueno, todo esto para contar que luego de un par de días en Berlín me acordé de aquella conversación, porque en esta ciudad los turcos pisan duro. Hay restaurantes en todo lado y mis amigos, cada uno por su lado, me recomendaron un par de sitios con aquel sello. También fui a un marroquí, y aunque tiene sus diferencias con el turco, para un paladar desprevenido como el mío podría ser casi lo mismo. Todos muy buenos y baratos (entre €5 y €10), pero recomendar uno como el mejor, habiendo tantos en todos lados, me parece muy arbitrario. Claro, como en todo viaje son más las cosas que uno deja de probar, pero aquí cuento como yo lo viví.

Varsovia

Aunque los polacos son locos con los pierogi, un plato típico de la cocina del país, y que se trata de una especie de ñoquis rellenos de diferentes vegetales o carnes -que se mojan en salsas hechas de quesos u hongos-, yo me quedo con los nudillos de cerdo de The Red Hog, un restaurante que a mi parecer solo podría ser conocido por un polaco, pues de la ciudad vieja -que es de lo más turístico- está bien retirado. Este plato, a pesar de su nombre un tanto tosco, solo tiene carne magra y piel crocante hechas al horno, que se desprenden con enorme facilidad. El restaurante dice que la receta conserva la tradición de la República Democrática Alemana, lo que lo hace aún más nostálgico. Esto está, sin ninguna duda, en la parte más alta de mi escalafón de las cosas que llegué a probar en 28 días de viaje.

No siendo más, me despido de este verano.

VEA EN ESTE ENLACE MÁS IMÁGENES DE ESTA ENTRADA

ENCUENTRE EN ESTE ENLACE ANTERIORES ENTRADAS DE WHATEVER GASTRONOMY

(Visited 1.062 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy periodista. Trabajé en Caracol y EL TIEMPO. No soy crítico de nada. Me gusta la cocina y cuando puedo visito restaurantes.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Un tesoro por descubrir en Cajicá

    [caption id="attachment_508" align="aligncenter" width="300"] Hamburguesa criolla del restaurante Balú.[/caption] Todavía me cuesta creer que en Bogotá la gente salga(...)

  • Entretenimiento

    Hamburguesas, una cuestión de detalles

    [caption id="attachment_500" align="aligncenter" width="300"] Hamburguesa Empire State de Downtown Burger.[/caption] Escoger la mejor hamburguesa siempre será -como les encanta(...)

  • Entretenimiento

    El méxico que yo conocí

    [gallery ids="478,482,466,470,472,474,480"] ¿Qué se puede decir nuevo de México cuando ya se le ha botado toneladas de tinta? Seguramente(...)

  • Opinión

    Hay vida después del uribismo

    [caption id="attachment_440" align="aligncenter" width="580"] Caminata con una brigada móvil del Ejército en el Caquetá.[/caption] El 6 de diciembre de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En 2019, un año antes de la pandemia, Daniel Rodríguez Barrón(...)

2

Pocas veces en la historia de América Latina la región había(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Tres ciudades que también visité Alejo. La comida en Paris es divina, creo que es la ciudad en donde mejor he comido en toda mi vida y la cuenta la pagó mi empleador. Lo mismo en Varsovia donde la comida no es tan buena pero las mujeres son divinas. Lo mejor de Polonia, aparte de las mujeres sonnlos helados con un sabajón Holandés cuyo nombre he olvidado. En Berlín andaba de estudiante vaciado entonces comí comida rápida en la torre de televisión del antiguo Berlin Este.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar