Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nunca conocí a mi abuela Marina. De ella me cuentan que era enérgica, decidida, que tenía un carácter guerrero. Cuando mi abuelo murió de un ataque al corazón, ella se encargó de sacar adelante una familia de seis y continuar el negocio de su marido. Vivían en una pequeña población de la zona cafetera, una zona rural alejada de los grandes centros urbanos por muchos kilómetros de malas carreteras de piedra y polvo. Allí mi abuela se convirtió en una líder comunitaria y en un referente de la política local.

En estos tiempos de avances feministas no parece mucho. En aquel entonces, mi abuela debió ser casi una revolucionaria en su entorno más cercano. Liberal en una zona tradicionalmente conservadora, viuda, empresaria, activista y muy sociable, se sentaba en la cantina a beber con los caciques del pueblo, como uno más, y su voz resonaba sobre el resto cuando cantaba o cuando reía.

Marina cerraba tratos, firmaba acuerdos, proponía mejoras locales, gestionaba alianzas. Tras mucho trabajo y dedicación, consiguió moverse con soltura y autoridad en ese pequeño poblado cafetero, escondido en las montañas colombianas. Me entristece mucho no haberla conocido, saber de ella solo por las historias que cuentan mi padre y sus hermanas, por fotos descoloridas, por su trágico final.

Mi abuela, de blanco

Alguien, en algún momento, decidió que mi abuela incomodaba. Serían sus negocios, su participación política, sus opiniones o comportamientos heterodoxos en un entorno de incultura ortodoxa. No lo sé. Alguien decidió que mi abuela estaba mejor muerta.

Le dispararon en la cabeza, un ajusticiamiento privado, otro más de los miles de muertos que hay cada año en Colombia.

Más de cuatro décadas después, todavía hay muchísimas personas en Colombia que piensan que una solución perfectamente válida es que se asesine a la gente que incomoda. Lo piensa un ex presidente, una de las personas más influyentes del país, tristemente famoso por matar miles de inocentes. Lo piensan los millones de seguidores que todavía claman por guerra. Lo piensa gente que conozco, gente que quiero.

Bajo esta premisa se ha asesinado en Colombia a sindicalistas, a generales, a homosexuales, a ministros, a líderes campesinos, a ganaderos, a comerciantes, a prostitutas, a empresarios, a candidatos presidenciales, a narcotraficantes, porque alguien decidió que estaban mejor muertos.

A mi abuela también. También alguien decidió que ella estaba mejor muerta.

Los principios básicos de democracia, de derecho, de ética, nos enseñan que la respuesta de la sociedad no debe ser nunca la venganza sino la justicia. En Colombia llevamos casi una década matándonos los unos a los otros, entre la impunidad, el desprecio por la vida ajena, la inutilidad del Estado y la tolerancia frente a la violencia. Y no ha servido más que para continuar una espiral de mierda que ha salpicado al país de tragedias, algunas verdaderamente horripilantes. Otras parecen menos por ser “ajustes de cuentas”.

A estas alturas ya deberíamos haber aprendido que la solución no es matar a ese hijueputa, a esos malparidos, a ese guerrillero, a ese paraco. Ya deberíamos saber que no hay buenos muertos, que no está bien que a la gente la maten sus enemigos. Ni nadie.

Lamentablemente, las encuestas presidenciales, las redes sociales, los artículos de opinión y hasta mi propia familia me confirman que nada ha cambiado, que todavía hay tolerancia frente a los ajusticiamientos y venganzas, que la violencia se añora porque hay mucha gente por ahí que se merece un balazo. La “mano dura” de un eslogan político. Más bien la mano negra.

Entre tanto, yo recuerdo a la abuela que no conocí y me entra una enorme tristeza, y una gran desesperanza por este país que es incapaz de perdonar, de abandonar los caminos de la guerra.

 

twitter facebook feed
(Visited 1.663 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Madrid es mi ciudad adoptiva, sitio de todos y de nadie, capital del Reino, moderna y tradicional, canalla y noble, llena de maravillosas historias, lugares y personas sobre las que me gusta escribir. camiloenmadrid@gmail.com

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Los buenos muertos

    Nunca conocí a mi abuela Marina. De ella me cuentan que era enérgica, decidida, que tenía un carácter guerrero. Cuando(...)

  • Vida

    El Sorteo de Navidad: a ver si hay suerte

    A pesar de la crisis económica y el desempleo, hay un pequeño local de la Gran Vía madrileña que por(...)

  • Colombia

    Narcos en la Puerta del Sol

    La alcaldía de Madrid no va a retirar de la Puerta del Sol, sitio emblemático de la capital española, la(...)

  • Colombia

    Cómo explicar el NO desde este lado del charco

    Es difícil intentar explicar por estos lares el resultado de las votaciones del plebiscito en Colombia, ante el lógico desconcierto(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La denominada ciudad bonita Bucaramanga tiene mucho potencial gastronómico. Basta con decir(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

“Hace unos días un amigo me invitó a una cena en su(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. emilioramirez0726

    En este articulo me queda una duda, no se si el fin del mismo es narrar un hecho tragico que desgraciadamente es muy comun en nuestro pais. o hablar mal de un grupo politico con alta favorabilidad y precisamente en epoca de elecciones.

  2. anaduenas0527

    de forma imperdonable olvido a los cientos de maestros y maestras asesinados por incomodar a alguien o a algo… esos maestros de escuela de vereda que tiemblan de pavor cuando alguno de sus niños no vuelve a clase… pero que siguen educando a los que si llegaron ese día…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar