Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se bajaron un montón de tipos, no tenía idea de que él tenía una banda, mucho menos lo que esa banda llega a representar en Bogotá. Pues ahí estaba yo, entre los groupies, parado al lado de Eduardo Arias y no me le despegaba. Le seguí hasta el lugar en donde los esperaban y logré entrar como si hiciera parte de ellos.

Claro, hasta que llegó el control. El señor de la seguridad llegó con lista en mano. Yo no estaba apuntado en ella. Él preguntó entonces quién era yo, y al oír mi nombre me pidió mi cédula. Yo no la tenía encima y pa’fuera pues colao.

—¿No trajo la cédula? —me preguntó Eduardo.

—No. Pero sin lío. Haga sus vainas y hablamos cuando a usted le quede tiempo.

—Espéreme afuera. Ahora salgo.

A escasos pasos de donde había entrado antes, me quedé esperándolo. Eduardo salió a los pocos minutos y ahí recostados contra una pared me presentó a algunos de sus conocidos y logramos intercambiar algunos comentarios. Tuve la oportunidad de decirle desde cuando le conocía, porque le admiraba y lo que yo hacía. Y hablando de su banda, en una falta de tino fatal, llegué a:

—Y ¿Cómo se llaman?

Hora Local.

—¿Y a qué suena? —pregunté inocente— ¿hace cuánto la tenés?

—Rock, pop rock. Hace como siete años, pero desde hace un par vamos en serio. Hoy haremos ruido.

—Pensaba que era de tu proyecto de Drum & bass.

—No, nada.

Le vinieron a buscar para una entrevista y luego ya era la salida al escenario. Nos despedimos y yo me quedé esperando a verlo en su actuación allí en el patio de la Alzate Avendaño, lugar en donde estaba el Festival Centro. Me encontré con Hugo Ospina. ¡Ah vergüenza sentí con Eduardo! Hugo me habló sobre Hora Local, me contó que es una banda que viene «dando lora» desde finales de los 80, que se ha vuelto a dejar oír desde hace un par de años. Menos mal tenía idea de lo que hacía el señor Arias.

Pero bueno, el tiempo pasó rápido en la charla con Hugo. Pasamos al patio donde era el toque. Solo un par de minutos después y muy puntuales estaban empezando los Hora Local. Ahí estaba Eduardo parado como el frontman que no es. Impávido ante el público, inmóvil como imagen de cera. Él es el relator, el comentarista de fondo y algo hace con los teclados y un iPad mientras los demás se sacuden y hacen mover a sus fieles —eso son—. El contraste era chévere entre los demás y Eduardo, y ese contraste hace que la puesta en escena sea especial. Yo estaba solo, no conocía ni una de sus canciones, no pude cantarlas como los demás, mas, como el mismo Eduardo que acababa de conocer, no se mi hizo extraña en tanto que hay mucha carga de la cotidianidad bogotana, y de mi lejana adolescencia en tiempos de Zoociedad como para que sea una música de otros.

Ellos se fueron y yo pasé al otro escenario a ver a los punkeros Peste Mutantes, los que me recordaron que durante mi adolescenciaRodrigo D, no futuro fue quizá la primera película colombiana que yo vi en donde no estaba el Gordo Benjumea tratando, con mucho esfuerzo y escasos resultados, de hacernos reír. La primera vez que se mostraba en cine que había una revolución estética en Colombia. Una a la que nosotros los que la vivimos le estamos debiendo la consabida revolución ética que se supone la debe acompañar. Es una pena que tanto roquero, metalero y puntero de esas épocas sea ahora un gordito, godito más.

Al final, otra vez hablé con él un poquito más largo. Quedamos de mantener el contacto y él se despidió de mí con humor.

—Esa sí se parece a vos —dijo al ver a mi hija—. No mentiras, el monito también.

Ve, la verdad es que la deuda es grande sabés.

¿Sabés qué es la Berlinale? No importa la respuesta,  mejor pasate por acá donde está el condensado.

Relatos en: El Galeón Fracaso

Cinalternativa

Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5 Colombia.

(Visited 93 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Bogotá, a diferencia de lo que muchos piensan, es una ciudad(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

[caption id="attachment_2784" align="aligncenter" width="604"] Fotograma de la película La estrategia del(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar