Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estamos en plena campaña electoral. Eso nos dicen, con eso nos dan contentillo y la mayoría hasta se lo cree. ¿Pero no deberíamos decir electorera? En el diccionario de la RAE encontramos esta acepción, «Electorero/ra: perteneciente o relativo a las intrigas o maniobras en elecciones». Entonces sí, es una campaña de ese tipo lo que realmente se vive hoy en Colombia.

Parece bastante extraño que aunque se vive hablando de política no muchos conocen las diferencias de los significados y lo que implican. El caso que más expone esta ignorancia es la diferencia entre ‘la política’ y ‘la Política’, o entre ‘la política’ y ‘lo político’, dependiendo de como se quiera; mas el género de los artículos que preceden al nombre o el uso de la mayúscula importan. Lo político nació en Atenas y refiere al afán de las personas por organizarse y poder vivir dentro de sociedad democrática en contraposición a la visión que se venía practicando, la de la aristocracia. El acento estaba no contra la élite per se, sino a su manera de organizar la vida comunitaria.

La historia nos cuenta que cuando el capitalismo vio la luz, lo político y lo económico dividieron cobijas. Ese fue el terreno abonado, el punto de inflexión para la profesionalización de la política. La humanidad dejó que el poder económico envolviera a lo político en ese lindo papel llamado «la soberanía del pueblo» y nos regalara la política. Tiempo pretérito. Sí, pero no hemos sido capaces de revertir la situación y aunque sometidos a los embates de la política, permanecemos sin vivir lo político.

La política, quedo pues así en exclusivamente en manos de los mentados personajes: los políticos. Ellos se presentan como los únicos capaces y preparados para ordenar la sociedad. Cualquier otro fuera del gremio es mirado, al menos, con recelo. No ser político profesional es un punto flaco para cualquiera aspiración dentro de la democracia representativa. De alguna forma se debe a los ejemplos hilarantes y carentes de todo aporte, caso Cicciolina en Italia o el de Lucho en el consejo de Bogotá. Pero contraejemplos hay: Simonetta Sommaruga, pianista y filóloga de lenguas inglesa y románica, que es la actual presidenta de Suiza.

Los que nos dirigen siquiera son capaces de hacer política con ‘p’ chiquita, y allí nos embarramos todos. No sé cuantos investigados, miles de denuncias, partidos con nombres cargados de eufemismos. ¿Centro Democrático, Cambio Radical, Polo Democrático?, al final son partidos de mentiras, llegan a ser organizaciones sin ninguna ideología a representar. La ciudadanía no tiene la menor idea a que atenerse al escoger el uno o el otro. O sí, sí sabemos, es la gatopardada: «Que todo cambie para que todo siga igual». Politiquería. Esa que es la mamá de un Estado ineficiente e incapaz de resolver lo mínimo para la población que dice gobernar —Ni siquiera agua potable tenemos en la mayoría del país—.

Como si eso diera premios, sacamos pecho diciendo que nuestra democracia es la más antigua de Latinoamérica. Nos llenamos la boca hablando de cómo vivimos dentro de ella y nos burlamos de nuestros vecinos. Pero, «dime de qué hablas y te diré de qué careces». Al igual que la de los ‘castrochavistas’, nuestra democracia está apenas en el papel, un remedo, una pésima copia de lo que ella debería ser. Lo común es tener en estas latitudes a políticos de profesión, muchos de ellos caudillos, de izquierda y derecha usando sin distinción el mismo discurso sobre la democracia electoral como sinónimo del poder del pueblo. Pero lo cierto es que tenemos una pseudodemocracia.

Un sistema que los entroniza a ellos, los políticos, que en su mayoría están para satisfacer sus intereses personales —pasar a la historia, ganar premios Nobel, o montar su corte de ladrones—, que hacer Política con ‘P’ mayúscula y por ende en nada interesados en retornar a lo político. Mientras tanto, en las redes sociales como en la vida real los ciudadanos de a pie se desgañitan y rasgan las vestiduras defendiendo a sus caudillos, los que mediante maniobras electoreras se hacen proveedores de lo mínimo: unas tejas, unos bultos de cemento, un tamal.

¿Qué nos queda a nosotros? Pues nada más de lo que vemos: un Estado que en muchos lugares es el mayor generador de empleo y que es usado para pagar los favores que hoy los profesionales de la política les están prometiendo a uno y a otros.

Ve, ¡lolla en Colombia!

 ¿Querés leer más?

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 1.882 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Luego de casi seis años de haber ordenado el inicio de(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. julian581032

    Muy bien. Es importante refrendar conceptos para lograr mayor coherencia cuando se actúa. Traigo la diferenciación que hace Chantal Mouffe -politóloga belga- sobre “lo político” y “la política”.

    ‘Lo político se refiere a esta dimensión de antagonismo que puede adoptar diversas formas y puede surgir en diversas relaciones sociales. Es una dimensión que nunca podrá ser erradicada. Por otro lado, la política se refiere al conjunto de prácticas, discursos e instituciones que busca establecer un determinado orden y organizar la coexistencia humana en condiciones que siempre son potencialmente conflictivas, ya que están afectadas por la dimensión de lo político’ (Mouffe, 2013)

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar