Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Al decir que en Francia viven, mal contados, más de 6 millones de musulmanes y que casi un 4 % de la población total de Alemania tienen raíces turcas podría llevar a cualquier despistado a pensar que este grupo humano se ha integrado bien en dichas sociedades. El Movimiento por los Derechos Civiles en E.U.A., que tuvo lugar entre 1955 y 1968, consiguió que los derechos civiles y la igualdad ante la ley empezaran a funcionar para los negros y luego para otras minorías. Al menos en el papel. Se podría pensar que el actual presidente Obama es una prueba viviente del éxito de esa lucha dada hace apenas sesenta años. Una dulce y venenosa mentira.

 

 

Los hechos recientes son el tsunami que empezó a llegar a ambas costas del Atlántico norte. El discurso xenófobo ha salido del closet. En E.U.A. la presidencia republicana, de derecha, de Trump es cada vez más probable; la ultraderecha francesa apenas es controlada por una alianza entre conservadores y socialistas; hace pocas semanas en tres estados alemanes pasó por primera vez en la historia que un nuevo partido, el AfD —Alternativa para Alemania, llegase a los parlamentos federales: la derecha radical. ¿Neonazis? No, pero… La posición despectiva y cuasi aristocrática de catalogar a estos grupos como «una muchedunbre ignorante» ha sido como gritar enfrente de una montaña que no da eco sino que reverbera el mensaje hasta hacerlo irreconocible.

De un lado, se culpa de derechización de los ex pobres al volverse clase media —remember Petro—. Un cuento pacato y falto de luces como el que más. Porque al menos el diagnóstico es más simple, el problema es más sutil y la solución casi imposible para la izquierda al ser lo que es. No es que a los trabajadores ahora anden desinteresados por sus salarios en cuanto sí han entendido mejor que nadie lo del «fin de la historia». Por lo anterior dan por sentado que sus ingresos no irán a mejor ni con la izquierda ni con la derecha. Así, al acabarse esa lucha económica, toca salvar los muebles y son los valores son los que importan. Las clases bajas siguen siendo menos educadas y más religiosas y la única ideología que se acerca en asuntos para ellos claves como matrimonio gay, aborto, eutanasia, drogas, seguridad, Dios y por supuesto que la migración como asunto social es la derecha. Y a pesar de que la clase trabajadora del país receptor ve al migrante como el enemigo que les quita el pan de la boca sus vistas no llegan a ver a quienes se llevan esos puestos de trabajo. ¿Trump va a cerrar su maquila en México y llevarla a E.U.A.? Por su puesto que no. La derecha no se ve culpable en su papel de «socializador de pérdidas del capital y privatizador de sus utilidades», dentro de un juego donde este nuevo capitalismo parece una quinceañera asustadiza que solo puede estar donde se le cuide y trate bien porque sino se va.

Desde la otra orilla, en varias ocasiones en la historia de E.U.A. el problema han sido los migrantes. Donde han llevado del bulto irlandeses, italianos y ahora latinoamericanos (hispanos para ellos) que son explotados en tanto mirados con desdén. Integrados a medias: trabajan, pagan impuestos, pero por sus derechos nadie da razón. Hace apenas 73 años Europa necesitó reconstruirse con mano de obra barata. Por la divina Ley de la Oferta y la Demanda, ¿adivinen quiénes la llevaron y de dónde llegó? Sí, de allá. Y los que ahora son ‘indeseables’ trajeron a esas mujeres cubiertas hasta la coronilla y ellas tuvieron hijos. El resto es historia. Han vivido la vida sin dar muchos líos. Hasta ahora. Porque la discriminación dentro del sistema educativo y el mercado laboral, ni hablar de la social, los deja sin salidas y los hace ir a extremos. Y también para ellos la respuesta es Dios, en su caso Ala.

La última estación de la esperanza cuando humanamente no se pudo. La falta de oportunidades incrementa el fervor religioso en unos y otros y las disculpas para el fanatismo son cada vez menos complicadas de encontrar. La tensión y en miedo aumentan, los bombardeos no paran, las bombas estallan. Un profesor preguntó a uno de sus alumnos que si quería ser un perro de rico, feliz y bien tratado, pero estúpido, o ser Sócrates con todas sus preguntas existenciales. Ya ustedes se imaginan la respuesta. Sin embargo, también se oye a muchos explicando su falta de pensamiento crítico en el hecho de que están cansados después del trabajo y entonces mejor poner la cabeza en remojo. Viviendo como perros entrenado de rico.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.5

(Visited 1.187 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

La curiosidad me llevó a probar y a seguir probando. Ella trajo al cine, la música, los libros, la filosofía y la voluptuosidad. Así fue como de ingeniero electrónico llegué escribir y trato de no perder la elegancia en ello. Mi principal derecho: contradecirme.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Tetas y posmujeres

    Fue hace apenas poco más de veinte años cuando me enteré que había que regalarle una rosa a la(...)

  • Entretenimiento

    Arte y política

    En menos de dos semanas, y en diferentes capitales de Occidente, han ocurrido eventos significativos dentro del ambiente cinematográfico.(...)

  • Mundo

    Organicémonos

    La primera semana del nuevo presidente de EUA ha dejado clara la verdad que hay en la frase: “Es(...)

  • Mundo

    El Baile

    En un tiempo de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell   Algunos de los(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Tomar Metformina previene los efectos de haber tomado mucho alcohol por(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar