Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Lleras Restrepo, Carlos, leyó todos los días de su vida, desde su infancia, en el barrio La Candelaria de Bogotá. Las primeras letras las aprendió de su padre, Federico Lleras Acosta, ilustre médico y científico. Sus últimas, las repasó en la misma cama donde murió, meses después de sufrir una caída por agacharse a recoger un libro.

En cuadernos escolares tomaba nota de sus lecturas y mientras se arreglaba en las mañanas, antes de sentarse a trabajar en la nutrida biblioteca, recitaba de memoria algunos poemas eróticos de su preferencia.

Vargas, por el contrario, no gusta de ese gratificante oficio que Eco llamó “elevar la plegaria del desciframiento” sobre páginas impresas con signos de signos para, quizás, llegar a encontrar algún día el sentido de las cosas.

Quienes lo conocen, de antes y de ahora, no recuerdan haber escuchado de sus labios, fruncidos por lo general, título, autor o cita bibliográfica alguna. En el colegio ni en la universidad. Más bien, se muestra molesto cuando alguien de su entorno lo hace. Es sabido que tampoco escribe (o, por lo menos, no cosas publicables), a diferencia de Lleras Restrepo, de prolija y copiosa obra.lleras

Toda conversación en la que participase Carlos Lleras Restrepo era una fiesta edificante. Sus tesis, soportadas en textos y reflexiones propias o ajenas, de nueva y vieja data, alentaban a los participantes a expresar sus opiniones y lanzar preguntas que él recibía con la cabeza reclinada en la elegancia de su buena educación.

Vargas tiene, por su parte, aspecto de ir siempre de afán. Masculla rápido y poco, se distrae más y escucha menos. Sin embargo, no se muestra tan enemigo de las peroratas floripondios y huecas ante las altas cámaras o la plaza pública. Pero allí, donde también lució Lleras Restrepo, las disputas conceptuales eran mucho más sustanciosas antes.

Eran, se dirá en justicia, otras épocas.

En los debates parlamentarios, en los tribunales o ante sus auditores congregados al aire libre o en recintos cerrados; cruzaban de uno a otro lado párrafos filosos como espadas voces como la de Gaitán el vehemente, la godarria feroz (pero letrada), la valerosa enjundia de Gerardo Molina y Gilberto Vieira, la ironía de Morales Benítez y la exquisitez de Juan Lozano el anterior, el bueno.

Cuando los estadistas se pulían a golpes de estudio y reflexión.

Hoy es evidente el repudio (horror, en el fondo) por las lecciones y la historia, que muestran bisoños dirigentes cual tornadizos galanes y gavirias, turbayes patanes, turbios lópez y gómez, hurtados al trabajo intelectual.vargas_lleras_3

A esos, quizás el vértigo de la eficiencia y la avidez los lleva a considerar como “pérdida de tiempo”, y otras cosas, la laboriosidad del pensamiento que se labra página a página, con tenacidad y regocijo por cada nuevo descubrimiento.

La estirpe de los lectores (que se identifica, entre otras, en la cáustica mirada de Borges, la sonrisa de Leonardo, la bravura del ingenioso hidalgo o el archipiélago marxista), no reconoce como suya esa flácida fatiga de quienes no gustan dormir ni despertar en los brazos abiertos de un exquisito volumen…

 

(Visited 1.017 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Master Sciences Humanes et Sociales. Université Montpellier III, France. Asesor de Obtic.co: Observatorio de Tecnología, Información y Comunicaciones: gestión de información en organizaciones y movimientos sociales.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Baile de difuntos con peste

    Este año la peste obliga a pasar encerrados las fiestas de los difuntos. De todas maneras, la gente, quienes(...)

  • Colombia

    Resiste la prensa independiente

    Últimamente, hay muchos extraños que rondan por aquí. Armados y en plan siniestro se han vuelto a ver por(...)

  • Colombia

    Imprenta en Libre Albedrío

    Libre Albedrío tiene nombre, pero no tiene fecha de fundación, fiestas patronales ni ilustres antepasados. Por señas de identidad(...)

  • Sin categoría

    Bandera de insurgentes

    Bandera de insurgentes   Cómo será de lejano el presente en esta apartada aldea, que apenas acaba de llegar la(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A partir de este último viernes han aparecido diversos artículos en(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Hace diez años terminó la historia terrenal del Joe Arroyo. Pero(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. constanza600396

    Sí, es cierto. Lleras Restrepo se robó las elecciones de 1970. ¿En cuál libro lo habrá aprendido? Al menos no se las robó para sí, sino para los de su clase, porque era un tipo decente.
    Tampoco quiso parar la guerra. Las FARC y el ELN tenían apenas 2 añitos cuando él llegó a la Presidencia. A propósito, fue el último presidente que metió preso a Gilberto Vieira. Quería mandarlo a la Colonia Penal de Orocué, pero a los dos meses y medio lo soltó.
    Pese a todo, es justo reconocer que en la reportería encuentro su huella positiva como gobernante. La mayoría de las veces se le recuerda como lamento: las instituciones que creó, las políticas públicas que diseñó, todo lo desbarataron sus sucesores, sobre todo de César Gaviria para acá. Adivinen cuál fue el que terminó de patear el tablero. Sí, Uribe. Acabó con lo que quedaba de la obra de Lleras Restrepo. No lo digo yo: me lo dice constantemente la reportería.
    Constanza Vieira Quijano

  2. wolfang596685

    Lleras un gran lector y elector al punto de robar elecciones, eso no es propio de la intelectualidad, y así salió el nieto, hamponcito y patrocinador de componendas electorero se de muy bajo perfil!!!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar