Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estaba a punto de entrar en una depresión y no lo había notado. Como llevo tantos años manejando mi trastorno bipolar, he aprendido a detectar a tiempo los cambios en mis estados de ánimo, pero esta vez no entendí que eso que yo estaba sintiendo eran síntomas de depresión.

Estaba agotada emocional, mental y físicamente; también irritable y sintiendo que no había logrado nada en mi vida, que solo había tomado decisiones equivocadas que hoy me tenían sumida en un mar de problemas económicos.

Sentía que ya no podía más, que había llegado al límite y que, si no aparecía un milagro o un regalo de la vida, no iba a poder salir del hueco en el que estaba.

Durante una semana había pensado y sentido que la situación complicada por la que estoy atravesando no tenía salida y que estaba condenada a tener una vida problemática. También pensaba que había desperdiciado oportunidades y que después de todo mi vida no había sido feliz.

Todas estas emociones pueden ser síntomas de depresión cuando se experimentan por varios días seguidos, sobre todo esa falta de esperanza; sin embargo, en esta ocasión y a pesar de mi experiencia con la enfermedad mental, estaba convencida de que correspondían con mi realidad.

Por esos días tuve cita con la siquiatra y en la conversación con ella entendí lo que me estaba pasando. Además, me hizo ver que yo estaba sobrellevando esta pandemia sin actividad física. Me mandó a salir a caminar media hora todos los días como mínimo, durante una semana, antes de decidir si subíamos la dosis de los antidepresivos.

Por fortuna, cuando se cumplieron los ocho días desde que retomé mi actividad física, ya estaba al otro lado y mis síntomas de depresión se habían ido. Sigo un poco vulnerable y no aguanto mucho estrés, pero ya veo la vida con optimismo, veo futuro y tengo esperanza. Puedo ver mis decisiones en una balanza y ya no creo que todas han sido equivocadas.

Me alegra saber que otra vez he logrado superar una oscilación de mis estados de ánimo y que entre la medicación, la atención siquiátrica y los buenos hábitos pude recuperar mi estabilidad. Y una vez más pienso que las ideas y los sentimientos depresivos son abominables, esa sensación de fracaso y de desesperanza, sumada a angustia y ansiedad es una mezcla que hace mucho daño y que no nos deja vivir. Por fortuna pude trabajar, pero ahora que estoy mejor entiendo que estaba haciendo un gran esfuerzo por pensar, que mi mente no funcionaba como siempre.

Por fortuna ya se acabaron esos pensamientos y emociones. Es grato saber que algo como caminar, que está al alcance de todos y es gratis, puede ser un gran remedio en momentos difíciles para la salud mental como esta pandemia.

(Visited 655 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Después de escribir por más de 20 años en revistas, periódicos y páginas web sobre lo que opinaban, decían y hacían los demás, decidí dar mis propias opiniones. Ahora trabajo como periodista independiente y como profesora universitaria. Escribí el libro "Mi bipolaridad y sus maremotos" como una forma de luchar contra el estigma hacia la enfermedad mental.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

3

Tomé el relato "La metamorfosis", del escritor checho Franz Kafka, y(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Soy caminante o senderista (76 años) y a raiz del confinamiento o encerramiento total me agarró la ANSIEDAD y no podía dormir y sentìa grillos en los oídos (acúfenos o tinnitus) todo el día y me tenían al borde de la locura.
    Sufrī síndrome se abstención al no poder generar los neurotransmisores SEROTONINA,
    ENDORFINA Y DOPAMINA, producidos por las caminatas.
    Tuve que ir al psiquiatra que me formulø sedoxil y sertralina.
    Los tomé(3 meses) hasta que la “Rebelión de las canas” nos permitió volver con mi esposa (72) a la caminata diaria (2h, 8 km) y pude dejar las drogas.

    La felicito por su artículo y quiero destacar la actitud excepcional de su psiquiatra al recomendarle caminar y no cambiarle los medicamentos o subirle la dosis como hacen la mayorīa de estos profesionales(victormanuelacevedoarrobagmailpuntocom).

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar