Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fácil afirmar cómo debería vivir el otro su vida. Desde la distancia todo parece más simple.
Los mismos que condenan a toda costa el aborto, casi siempre apoyándose en argumentos de dioses que de humanos tienen muy poco, se empeñan en defender lo que llaman la “familia tradicional” y en reducir a las demás a familias disfuncionales que se salen del molde que les metieron en la cabeza, probablemente a partir de ideas que alguna iglesia dijo tomar de algún dios para decir cómo deberían vivir las personas… desde la lejanía.

Entonces les parece descabellado que una mujer sola, un hombre solo, dos mujeres juntas o dos hombres juntos, por no mencionar las tantas posibilidades, formen una familia y quieran adoptar un niño. Vamos a ver: cuando una mujer sola, en circunstancias inimaginables para muchos como una violación, una enfermedad, la falta de recursos económicos o la incapacidad de recibir a un ser humano para educarlo y ofrecerle un hogar digno y seguro, hacen que tome la decisión de no traer a esa persona al mundo, les parece completamente inadmisible, “un pecado”. Pero cuando esa misma mujer sola desea con todas sus fuerzas y tiene los medios para ofrecerle un hogar digno, seguro y amoroso a un niño o niña que no lo tiene, ahí sí no les parece bien porque una mujer sola –o dos mujeres, dos hombres o un hombre– no constituyen la familia que se han imaginado (aunque no sea para ellos, sino para el desafortunado desconocido).

Eso querría decir que les parece más lógico y más humano que un niño viva en las más duras circunstancias con una mujer sola que se sentía incapaz de recibirlo, a que otra mujer, que también está sola y que lo ha buscado a toda costa, le dé la bienvenida en su hogar a ese que, precisamente, no tenía uno.

Dirán entonces, frente al aborto: “que no aborte, que lo dé en adopción” (nuevamente desde la lejanía, sin saber lo que eso significa en la vida de una mujer ni tener en cuenta sus derechos). Y eso nos lleva a que lo que quieren es que haya un montón de niños en adopción, pero oponiéndose a que gran parte de las familias existentes que quieren adoptar puedan hacerlo.

También dirán, sobre las distintas familias: “no queremos que nuestros hijos se eduquen con ese ejemplo, que tengan amiguitos con dos papás, o dos mamás, o vengan de hogares monoparentales”… ¡Por dios! Seamos conscientes de que estamos hablando de las vidas de otros, de si un niño tendrá hogar o no y las consecuencias de uno u otro camino.

Tal vez sus hijos tengan un mejor ejemplo en una sociedad con más hogares sanos y menos obligados, y tal vez deberían dedicarse a educarlos en la diversidad, a construir buenos seres humanos capaces de convivir en la diferencia, de aprender de ella, de sentir compasión y de interpretar las dificultades de otros para respetarlos en vez de señalarlos.

No seamos tan arcaicos y tan egoístas. Dejemos de querer vivir la vida de los demás y de gastarnos el tiempo afirmando en el vacío. Una familia no es lo que diga un diccionario ni un libro religioso o legal. Una familia es lo que buenamente logran construir uno o varios seres humanos desde sus posibilidades dentro de la adversidad que es vivir.

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

 

(Visited 279 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Espejos

    El sol arde sobre la represa de Guatapé. Distorsionamos el espejo que forma el agua al entrar en una(...)

  • Colombia

    Empatía, siempre

    Siempre me dejan pensando las ambulancias a su paso. Me queda una mezcla de angustia y esperanza. Angustia por(...)

  • Colombia

    Celebrar la abundancia

    [gallery size="medium" ids="814,812,813"] En Colombia somos ricos, el problema es que nos matamos. Nos despertamos cada día en medio(...)

  • Opinión

    Ventanas en la distancia

    [gallery columns="2" size="medium" ids="804,805"] Un pájaro carpintero acaba de construir su casa en un árbol frente a nuestro balcón:(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

"Si se abriesen todas las puertas de la percepción, todas las(...)

2

El informe anual de Consumer Reports sirve como orientación para no(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Me parece que no debería generalizar de tal forma, yo estoy en contra del aborto, y ninguno de mis argumentos tiene que ver con religión o Dios, y mucho menos está ligada a mi opinión sobre la adopción a parejas del mismo sexo. No me parece en absoluto ser de pensamiento arcaico el no estar a favor del aborto en cualquier situación, porque “es decisión de la mujer, es su cuerpo”. No sólo es “su” cuerpo, es el de otra persona, es otra vida, es una irresponsabilidad no asumir un “riesgo” que es de la naturaleza humana. Un problema de salud pública? Por qué no mejor se trata la causa y no la consecuencia? Por qué no mejor invertir esos esfuerzos en educación sexual? Si una mujer no quiere tener hijos, o si una pareja no quiere tener hijos, de quién es la responsabilidad? Quiénes se tienen que cuidar para evitar un embarazo no deseado?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar