Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ya son siete años desde que en España se aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo. Más de 22 mil parejas de gais y lesbianas han contraído matrimonio en España desde que la ley existe, y aún así las familias siguen existiendo y la sociedad no se ha desmoronado.

El apocalipsis social que pronosticaban curas y políticos de derechas sigue siendo el espantabobos de siempre, el mismo que usaban cuando se permitieron las uniones entre personas de diferente raza en Estados Unidos, o cuando se instauró el divorcio.

Como otras medidas a las que normalmente se oponen los sectores más conservadores de la sociedad, el “matrimonio igualitario” sólo pretende ampliar los derechos de ciertas comunidades que siempre han existido, pero que han sido perseguidas y rechazadas por sus gustos o creencias.

Aunque muchos pretendan enterrar la cabeza en la arena y negar lo evidente, los homosexuales han sido siempre parte de la sociedad. Han sido padres, hermanos, hijos, esposos y madres. Han sido ingenieros, boxeadores, médicos, poetas, futbolistas, sacerdotes, policías, albañiles, economistas y hasta miembros del Congreso. Incluso presidentes.

Lo triste es que han tenido que esconder su condición por culpa de una sociedad basada en una religión y una moral estancada en el Medioevo. Cientos de miles de personas a lo largo de la historia reciente han ocultado su homosexualidad por miedo a ser marginados, rechazados o incluso encarcelados.

La normalización de una situación degradante que tachaba a gais y lesbianas de enfermos y delincuentes ha ido pasando a la historia de las estupideces humanas, aunque todavía queda mucho camino por recorrer en países dominados por la religión y el oscurantismo.

Los colombianos han intentado dar ahora el gran paso a nivel legislativo de reconocer el derecho a casarse y formar una familia, un derecho que no debería negarse a ninguna persona, y menos aún por sus gustos de pareja.

Sin embargo, Colombia es un país donde las iniciativas legales suelen ser mejores que los políticos y ciudadanos que deberían aprobarlas. Por eso estoy seguro de que a esta sociedad conservadora y reaccionaria por naturaleza le costará todavía muchos años acostumbrarse a desmontar las mentiras sembradas por la Iglesia y ciertos poderes sociales.

Aún así, los tiempos han cambiado y quienes se resisten a aceptarlo quedarán pronto enterrados por los avances éticos de una realidad social menos farisea y mucho más humana.

 

 

 

 

twitter   facebook   feed

 ENTRADAS MÁS LEÍDAS

 

ARCHIVO

(Visited 139 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Madrid es mi ciudad adoptiva, sitio de todos y de nadie, capital del Reino, moderna y tradicional, canalla y noble, llena de maravillosas historias, lugares y personas sobre las que me gusta escribir. camiloenmadrid@gmail.com

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Quizás eres como yo, de esos que siente que marchar es(...)

2

A lo largo de los años, escucho un comentario recurrente sobre(...)

3

En un mundo lleno de voces diversas y relatos únicos, hay(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar