Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ya está muy claro que toca tener mínimo tres bicicletas, y la cantidad máxima está determinada por unas fórmulas sencillas que expliqué hace una semana aquí. Pero entre los comentarios que recibí a ese post también me dijeron que no les había explicado cuáles bicicletas tener. Esa pregunta es muy válida, en particular si se va a pegar a la Rodada Nacional por la Paz que se hará el jueves 3 de agosto a las 7pm en diferentes ciudades del país.
Mi opinión personal es que uno debe tener tantas bicicletas como tipos hay, y además los tipos de bicicleta de una vez dicen para qué son entonces es fácil decidirse. Alisten sus billeteras y sigan mis indicaciones con respecto a los tipos básicos de bicicleta:

bici ciudad2
– Si quiere la bicicleta para salir por la ciudad (a ciclovía o a la oficina, digamos), simplemente compren una bicicleta de ciudad que se caracteriza por tener un manubrio más alto (para que ud se pueda sentar erguido) y guardabarros – a veces tienen parrilla y/o canasta que las hace aún más útiles para llevar el pan y cualquier pendejada. Las bicicletas de ciudad son generalmente más baratas que las otras, lo cual le da más sentido a comenzar por esa. Compre también candado, y siga la regla de oro de los candados: que el candado cueste más que la bicicleta (¿o quiere perder su bicicleta por invertir poco en un candado?)

mtb
– Si quiere salir a trochas – y sabe que lo va a hacer, no se diga mentiras por favor – cómprese una bicicleta de montaña. Esas bicicletas tienen las llantas gorditas y con taches, y por eso mismo son muy útiles para poder agarrarse en curvas de barro y subir en montañas escarpadas. Por lo mismo, comprar una bicicleta de montaña para andar por la ciudad es particularmente inútil a menos de que quieran irse de su casa a su trabajo brincando entre andenes y muros. Mejor dicho: si su labor principal va a ser irse de la casa al trabajo todos los días y se compra una bicicleta de montaña, sería como si está pensando en comprar un carro para ir a comprar mercado y se compra un Hummer. No lo haga, no es chévere. Pierde mucho esfuerzo al pedalear por la fricción de las llantas gruesas contra el pavimento y su vida será entre 1 y 2% más miserable.

ruta
– Si su sueño es perseguir algún día a Nairo por los Alpes Suizos o algo así, y básicamente quiere subir a Los Patios como mínimo una vez a la semana y además tiene ínfulas de rutero de pura cepa y se va a ir a La Cuchilla, Vuelta a la Sabana, El Vino y todo eso, cómprese una bicicleta de ruta (también llamada “de carreras”). Esas bicicletas son una maravilla para rodar porque son muy livianas y además sus llantas son muy delgadas entonces andan a toda mecha… pero por lo mismo, si se encuentra ud con un hueco en la calle (o un andén) se pincha en un momentico. Siguiendo mi analogía de los carros, comprar una de ruta para ir por la ciudad es como si se comprara un Fórmula Uno para ir a la oficina – pero sí, admito que a veces es una delicia irse en la de ruta a la oficina.

fixie
– Si quiere ser hipster o cree que le van a contratar para lo que es la mensajería en bicicleta, cómprese una fixera (fixie, fija). Eso también le sirve si su ilusión es ganarse un dolor de rodillas salvaje o busca ser atropellado fácilmente. Esa bicicleta es la más sencilla de todas en términos de sus diferentes componentes (no tiene frenos, y su manzana es “fija” – de ahí su nombre) pero al mismo tiempo es un peligro…. eso sí, andan deli.
– Si piensa que toca tener una bicicleta cuyas funciones incluyan exhibirla a cualquier transeúnte y le gusta explicar por qué compró su bicicleta y hacer demostraciones como si estuviese en un show de televisión, cómprese una bicicleta plegable. Esta bicicleta también sirve para repasar sus clases de física donde le enseñaron que un mecanismo con demasiados tornillos y bujes y cosas que se mueven se va a desgastar más rápido. Lo que sí hay que admitir es que las bicicletas plegables buenas siempre vienen con unos guardabarros buenísimos y andan sorprendentemente rápido. Se las roban igual de rápido también… yo no tengo de esas entonces no pongo foto de esa.

2016-03-01 10.22.13
– Si quiere pensar que va a hacer mercado en bicicleta y de verdad está en la posición de gastarse mucha plata (y además en disposición de aprender de nuevo a andar en bicicleta) cómprese una bicicleta de carga. SON LO MÁXIMO y en algunos casos pueden cargar hasta cien kilos (o un par o trío de niños).

single
– Si ya se dio cuenta que no importan los guardabarros, los cambios, las parrillas y quiere simplemente gozar del simple placer de andar en bicicleta todos los días, arme una bicicleta sin cambios y con llantas flacas y haga lo posible por dejarla sin accesorios irrelevantes. Dedíquele por lo menos un día entero a elegir cada repuesto en las tiendas del Siete de Agosto o en la Trece o en algún otra agrupación de bicicleterías de la ciudad. Busque un pintor de marcos para dejarla sin estiquers. Consiga un spray para quitarle todas las marcas de todos los elementos. Imagínese que está haciendo una artesanía (lea Sennett si necesita inspiración al respecto).

– Si quiere hacer todo lo anterior, cómprelas TODAS (*inserte risa macabra y persona amasando manos*)
– Si quiere andar en bicicleta pero no quiere comprarla, espérese más o menos hasta el año 2035 y use el sistema de bicicletas públicas. Si tiene suerte, de pronto también se puede montar en el recién inaugurado sistema metro.
– Si no quiere comprar bicicleta, no entiendo qué hace leyendo esto.

salto-lengua

(Visited 6.060 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Carlos Felipe Pardo es un colombiano con maestría en urbanismo de la London School of Economics que trabaja en temas de transporte sostenible, desarrollo urbano y calidad de vida. Le ha tocado ir a más de 60 ciudades en Europa, América Latina, Asia y África a dar asesorías, presentaciones y cursos sobre esos temas. Ha escrito libros y capítulos (unos más buenos que otros), varios de los cuales están en la página de su organización Despacio.org

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

En este sistema nos hacen creer que solo existe una sola(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jordi361426

    Tengo una cicla de ciudad con llantas de montañera rin 26″ y 1,95″ de ancho, la verdad es que estoy acostumbrado a andarla así y me da confianza en los descensos, pero me dejó sonando lo de rodar con llantas más delgadas. Si será conveniente con tanta lluvia, tanta huecamenta y tantos baches que hay en nuestras ciudades colombianas?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar