Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fabián Salazar Guerrero. Teólogo. Director de la Fundación para el diálogo y la cooperación interreligiosa. INTERFE

Luego de las celebraciones de Semana Santa aparece en el ambiente un deseo de conversión, penitencia y recogimiento pero que parece no durar mucho y muy pronto se esfuma en medio de las actividades cotidianas. La alegría de la Pascua se queda muchas veces en una celebración puntual y no en una vida resucitada con incidencia en la realidad espiritual, social y comunitaria.

Celebramos el triunfo de Cristo sobre la muerte, por eso no podemos seguir viviendo a medias sometidos por el desánimo, el miedo, el rencor, la pereza o la tristeza.  No es justo con la existencia quedarnos sembrados en el Viernes Santo, atados a las cruces en medio del dolor y la desesperación frente a lo que vemos a nuestro alrededor y no logramos cambiar. Es urgente superar el miedo a vivir plenamente una vida espiritual, pues no es suficiente recordar una semana santa cada año, sino asumir las consecuencias amorosas de la misma.

Parte de esta situación está en el desconocimiento de lo que implica la “Resurrección”; ¿qué pasaría si realizáramos una encuesta entre cristianos sobre lo que significa este término? De seguro muchos no sabrían explicarlo y un buen número confundiría esta experiencia teológica con resurrección, revitalización y hasta con reencarnación. Si no se entiende bíblicamente resurrección ¿cómo se puede elegir esta opción de vida?

Es limitado celebrar una fecha pascual sin los hechos que respalden desde la fe, la esperanza y la caridad el hecho de que Cristo sigue resucitando en nosotros.

No estamos solos, tenemos la fuerza del Espíritu para continuar la lucha contra las tinieblas del odio, tenemos la sabiduría para vencer la ciega sinrazón de la injusticia, tenemos la fe para seguir creyendo en una vida digna, tenemos la templanza para resistir a la tentación de la desesperación y la indiferencia.

En el propósito de hacer de nuestra sociedad una espacio mejor, el cristianismo no está solo y se une a miles de compatriotas de otras confesiones que desde su testimonio amoroso, solidario y comprometido viven valores comunes de encuentro, reconciliación y defensa de la vida.

Un proyecto de vida pascual lo encontramos en Romanos 12, 9-21 que puede venir muy bien en la realidad nacional.

  • Que el amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.
  • Amaos los unos a los otros con amor fraternal.
  • En lo que requiere diligencia, no ser perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor.
  • Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración.
  • Compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.
  • Bendecid a los que os persiguen.
  • Bendecid, y no maldigáis.
  • Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.
  • Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes.
  • No paguéis a nadie mal por mal.
  • Procurad lo bueno delante de todos los hombres.
  • Estad en paz con todos los hombres.
  • No os venguéis vosotros mismos.
  • Si tu enemigo tuviere hambre, dadle de comer; si tuviere sed, dadle de beber.

Dejo estas reflexiones para continuarlas y aprovecho para agradecer a todas y todos aquellos que han escrito pues sus aportes me enriquecen, me desafían y me acompañan en este camino.

¡Felices Pascuas!

 

@teologosalazar

www.teologosalazar.com

teologosalazar@gmail.com

 

 

INVITACION ESPECIAL

 

El día 4 de Abril a las cuatro de la tarde inicia el ciclo de conferencias  Antiguo Testamento  ¿Manifestación del Rostro Violento o Solidario de Dios?. Facultad de Teología de Universidad Santo Tomás. Cra 9 A # 63 – 28. Bogotá Colombia  Entrada Libre

 

 

 

 

(Visited 637 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Una mejor versión de ti mismo

    En muchas ocasiones, durante nuestro crecimiento y, en general, en la sociedad, recibimos mensajes que nos imponen la competencia(...)

  • Vida

    Danzar la existencia

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual. Una de las alegrías de la existencia es(...)

  • Vida

    Libera tus espacios

    En estos días hice una revisión de mi habitación y tuve que decidir qué ropa y qué objetos se(...)

  • Sin categoría

    Salir de la zona de confort

    Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual. En algún momento de la vida miramos a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones(...)

2

Qué es lo que recordamos, y qué olvidamos, es seguramente una pregunta difícil de responder.

La mayoría de los humanos somos capaces de recordar experiencias pasadas, o fechas especiales, y hoy en día unos cuantos números de teléfono. Seguramente muy pocos.

Como quizás usted sepa, estimado lector, nuestra memoria parece "guardar" recuerdos de varios tipos; es de cierta forma clara la diferencia entre el recuerdo que se tiene de la fecha de su nacimiento, al que viene a la mente al recordar un libro especial o una película o una persona. Así que hay recuerdos más "ricos" que otros; más llenos, más complejos, si se quiere. Recuerdos que se componen de imágenes y también de sonidos, de olores, de sentimientos e incluso de recuerdos. Recuerdos de recuerdos, como por ejemplo los de los sueños; no es usual recordar directamente un sueño varias horas después de haber despertado, pero si justo al abrir los ojos el personaje se concentró suficiente en lo que acababa de soñar, entonces es probable que en la noche aún lo recuerde.

En fin. Hemos vivido muchas cosas a lo largo de nuestras vidas, pero a medida que pasa el tiempo las impresiones que podamos tener sobre ellas se van como desvaneciendo, como desgastando, y todo de forma natural y progresiva. No se puede detener. Olvidar es algo necesario, he oído decir a algunos, para poder mantenernos concentrados y con los pies en la tierra.

Borges, en su relato Funes el memorioso, nos muestra la realidad de un personaje (se llama Ireneo Funes, es argentino) que, producto de un accidente, no puede olvidar. Es uno de esos argumentos llamativos, formas de experimentos sociales con visos de realidad y casi de periodismo, que le permiten al que quiera imaginar por un momento cómo sería su encuentro con un personaje así de particular. Así imagina Borges la condición de Ireneo:

Nosotros, de un vistazo, percibimos tres copas en una mesa; Funes, todos los vástagos y racimos y frutos que comprende una parra. Sabía las formas de las nubes australes del amanecer del treinta de abril de mil ochocientos ochenta y dos y podía compararlas en el recuerdo con las vetas de un libro en pasta española que sólo había mirado una vez y con las líneas de la espuma que un remo levantó en el Río Negro la víspera de la acción del Quebracho. Esos recuerdos no eran simples; cada imagen visual estaba ligada a sensaciones musculares, térmicas, etc. Podía reconstruir todos los sueños, todos los entresueños. Dos o tres veces había reconstruido un día entero; no había dudado nunca, pero cada reconstrucción había requerido un día entero (...) Una circunferencia en un pizarrón, un triángulo rectángulo, un rombo, son formas que podemos intuir plenamente; lo mismo le pasaba a Ireneo con las aborrascadas crines de un potro, con una punta de ganado en una cuchilla, con el fuego cambiante y con la innumerable ceniza, con las muchas caras de un muerto en un largo velorio. No sé cuántas estrellas veía en el cielo.

No sé a ustedes, pero a mí me parece una imagen literaria muy fuerte, uno de los relatos más agradables e interesantes que he leído. Por eso lo recomiendo fuertemente.

Desconozco la existencia de casos reales tan impresionantes como el de Funes. Aún así, sé de varios savants o personas con ciertas deficiencias en ciertas habilidades naturales (autistas, en la mayoría de los casos), que sin embargo parecen verse "retribuídas" en capacidades asombrosas. Es así como algunos hombres, siendo naturalmente incapaces de bañarse y vestirse por sus propios medios, pueden realizar operaciones matemáticas complejas más rápidamente que ciertas calculadoras, y con una exactitud y seguridad asombrosas. Existe también (y éste es un ejemplo bien popular) Stephen Wiltshire, un inglés al que se le diagnosticó autismo a temprana edad, y que tiene la impresionante habilidad de dibujar un paisaje con precisión casi fotográfica habiéndolo visto una sola vez. Algunos considerarán que "mostrarlo" de esta manera equivale a ponerlo en posición de curiosidad de circo; aun así, creo sinceramente que es posible admirar de corazón a este hombre por sus capacidades, sin verlo como un espécimen raro. En este video, Wiltshire es llevado a Tokio para hacer una vista panorámica grandísima de la ciudad.



Interesante, ¿verdad?. Wiltshire se gana la vida de esta forma; dibujando por dinero. Es básicamente lo mismo que hacen algunos artistas callejeros, sólo que no lo hace por física necesidad.

Fenómenos como el Alzheimer o el autismo afectan la memoria humana incrementándola o borrándola gradualmente. En su relato, Borges nos muestra de forma impersonal (y, creo yo, bastante respetuosa) la situación de una persona que se ve afectada por una de estas situaciones extremas; nos hace ver que no es lo que se llamaría una bendición, pero que en cierta forma tampoco puede considerarse algo malo. Es un punto de vista sobre una realidad que toca a pocos, pero que nos permite reflexionar y aprender algo nuevo. La literatura, entonces, nos enseña un poco de realidad a través de la ficción.


dancastell89@gmail.com

3

La gente agolpada alrededor de la cancha de arenilla quiere ver(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. luisrubiano0521

    El discurso sobre Dios no es un imaginario sino un asunto de fe, así esto fastidie a lo racional. De hecho la ciencia, cada día más, se acerca a demostrar la existencia de Dios, no como algo ilusorio sino real.

  2. gloriaesperanza548867

    “Al bautizarse, ustedes fueron sepultados junto con Cristo, y también en el bautismo fueron resucitados con él…Puesto que ustedes fueron resucitados con Cristo de la muerte, busquen las cosas del Cielo, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios. Concéntrense en las cosas celestiales y no en las terrenales pues ustedes han muerto a su vieja manera de vivir, y ahora la nueva vida que disfrutan con Cristo, está guardada en Dios.” Colosenses 2:12a, 3:1-3 PDT

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar