Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Ciberasesor Espiritual.

Muchos me envían comentarios agradeciendo por las reflexiones de las diferentes entradas y me expresan la importancia de tener mensajes de esperanza, de motivación, de solidaridad y de una salud espiritual en la vida cotidiana. Esto me llena gozo al saber que los escritos son un aporte para el bienestar de los lectores. Aprovecho esta una oportunidad para dar gracias a eltiempo.com por todo su apoyo a este blog Diálogos Espirituales.

Por otra parte, existen comentarios muy fuertes y que critican este intento de llevar conciencia. El calificativo que más me llamó la atención fue el de un lector que me escribió diciendo “se nota que eres muy ingenuo pensando que puedes haces algo con tus recomendaciones” y es aquí donde me quedé pensando: “¿qué me habría querido decir con ingenuo?”, pues la primera reacción es asimilar este término con “iluso”, “falto de experiencia” o simplemente “tonto”.

Es por ello que hice el ejercicio de buscar en internet diferentes fuentes que definieran el concepto “ingenuo”. Comencé por de la RAE que lo describe como “candoroso, sin dobles” y en la voz femenina: “Actriz que hace papeles de persona inocente y candorosa”. Luego de otras direcciones pasé a Wikipedia donde descubrí que ‘ingenuo’ fue un usurpador romano que en el 260 se declaró emperador tras la muerte de Valeriano y que murió en el campo de batalla luego de un muy corto periodo en el poder. Finalmente me detuve en una página (www.deficinicionesabc.com) que expone su conceptualización con el siguiente párrafo:

“La palabra ingenuo es el término que empleamos con recurrencia para dar cuenta de aquel individuo que en su comportamiento no presenta malicia, ni segunda intención y que además se muestra bastante inocente en cuanto a la realización de alguna travesura. Es decir, el individuo no dispone de maldad alguna y suele aceptar sin reclamos, incluso, aquellas situaciones más incómodas, grotescas e increíbles, que en cualquier otra persona pueden desencadenar una venganza, un enojo o hasta un grito”.

Es así que al confrontarme con estas definiciones reflexioné sobre qué tan “ingenuos” en realidad podrían llegar a ser los pensamientos y sentimientos expresados en el blog, y la conclusión es que SÍ SOY UN INGENUO y que eso es bueno. Que acepto mi ingenuidad al creer que unas letras o unos ejemplos pueden contribuir a cambiar la realidad, a sanar corazones y a devolver la esperanza en medio de un mundo que parece empecinado en la violencia, el sufrimiento y la egolatría. Y sí soy ingenuo al sentir con convicción que cada persona desde espacio y desde su vida puede contribuir a transformar el mundo para bien.

La ingenuidad en nuestro tiempo era vista como una virtud, y en estos días en un contexto competitivo e individualista parece que la ingenuidad designa al que es “bobo”, “al que se puede engañar” o “al fácil de abusar”. ¿Qué ha producido este cambio? ¿Por qué una condición tan deseable de la bondad se convirtió en una desventaja para “triunfar”?

No es fácil una respuesta pero valdría cuestionarse si como humanidad hemos perdido esa ingenuidad y esa inocencia y por eso la despreciamos. Nos hemos vuelto tan desconfiados que hay que ponerse alerta para que los otros no nos devoren, nos hemos vuelto tan morbosos que toca cuidarnos para que no nos violenten, nos hemos convertido, con aprobación social, en depredadores de los demás con la lógica de atacar primero y conquistar a toda costa.

Confieso, y eso debe ser por mi edad, que me duele escuchar a niños, niñas y adolescentes hablando con morbosidad, repitiendo letras de canciones denigrantes y exponiendo sus cuerpos al mercado público, y no por ellos, sino porque los adultos no supimos acompañarlos o no pudimos darles ejemplo. Que los adultos eduquemos en el amor, el respeto y la consideración por los demás será el incentivo para dejar de instrumentalizar a nuestros semejantes.

Veo también cómo los jóvenes que son objetos de bullying son aquellos que fueron educados en valores de hogar y se ven confrontados con otros que fueron educados bajo la ley del abuso y violencia a sus semejantes. Y qué decir de los ancianos, que vuelven como niños a la ingenuidad y son objeto de abuso y explotación tanto de sus parientes como de extraños que se aprovechan de su condición de soledad, marginación y vulnerabilidad. Se requiere entonces, para cuidar de la inocencia, que la justicia sea efectiva y equitativa tanto en las familias como a nivel social, que la justicia guarde a quienes hacen el bien y que defienda a quienes están en situación de vulnerabilidad.

De igual forma, me consterna la sonrisa burlona de quienes afirman que el problema es del “pobre ingenio” que se dejó hacer daño. El problema no es la ingenuidad, sino la abundancia de maldad en las acciones de quienes se aprovechan de los demás. Por eso hoy son tan valiosos como personas los que trabajan honestamente, los que no se venden por un soborno, los que no se disfrazan detrás de las mentiras y los que prefieren mantener las manos limpias del sufrimiento de sus hermanos. Hoy más que nunca se requieren héroes de la vida, que sean ejemplo de inspiración para ser una humanidad mejor.

En el buen sentido, qué importante es volver a la ingenuidad y a la inocencia como una actitud de vida que se manifiesta en la limpieza de corazón, en la bondad y ternura de la mirada, en la transparencia de las intenciones, en volver a sorprenderse de las maravillas de la existencia, en el creer en los demás, en el sonreír espontáneamente, en la verdad en los labios, en la renuncia a la manipulación y en el manifestar nuestra divinidad volviéndonos ángeles de amor para los demás.

Seguimos en contacto en:

Youtube: ciberspa embellece tu vida (Invitación a suscribirse)
Email: ciberteologosalazar@gmail.com
Twitter: @teologosalazar
Instagram: @ciberteologosalazar

(Visited 1.078 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, ha dedicado gran parte de su vida al estudio de diversas denominaciones religiosas, visitando varios países y compartiendo enseñanzas con líderes de diferentes tradiciones espirituales. Su labor como consultor, junto a su reconocida trayectoria como investigador y profesor Universitario de Teología, le ha permitido acompañar procesos de integración interconfesional y reconciliación. Actualmente dirige la fundación para el diálogo y la cooperación Intereligiosa INTERFE y se desempeña profesionalmente como consejero espiritual personal y empresarial.

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Aprendizajes de la vida

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Asesor en Belleza Espiritual. Este año pasará a la historia por haber(...)

  • Vida

    Soy un ingenuo

    Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Ciberasesor Espiritual. Muchos me envían comentarios agradeciendo por las reflexiones de las(...)

  • Vida

    Formas de agradecer

    Fabián Salazar Guerrero. PhD. Doctor en Teología. Ciberasesor Espiritual. Todos los días encontramos motivos para agradecer por los regalos(...)

  • Vida

    Vivir el presente

    Fabián Salazar Guerrero PhD. Doctor en Teología. Ciberasesor Espiritual. Esta crisis mundial nos ha enseñado a agradecer por estar(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Totalmente cierto!!! La pérdida de valores y la alienación de la sociedad nos tienen en una situación lamentable!! Amor, respeto, tolerancia, aceptación , responsabilidad… tantos valores por trabajar para cambiar esta triste realidad!!!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar