Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
woman-reflecting01

Los avisos dicen que tu cuerpo es hermoso así como es. Es el nuevo activismo. Como una corriente de aire fresco, permites que el mensaje entre hondo, y lo recibes con los brazos abiertos después de luchar por años. Estás lista para encontrarte bella.

Pero algo no cuadra. Te miras y no te gustas. Miras con más esfuerzo, y nada. Te parece que tu barriga está inflada, que tus brazos son demasiado gruesos o tus muslos muy anchos. No ves la belleza prometida porque tienes mucho de esto o poco de lo otro.

Antes de que caigas en la trampa de creer que estás fracasando en tu voluntad por encontrarte bella, quiero que veas de dónde vienes. Seguramente, llevas muchos años mirándote como quien analiza partes. Eso te lo enseñó la cultura de las dietas, esa que te reduce a muslos, piernas y brazos. Hace rato que te miras en el espejo y ves fragmentos. Ese aprendizaje lo recibiste de tu entorno, no es algo inherentemente a ti, no es tu voz auténtica esa que habla de lo inadecuado de tus piernas o de tu cintura, o sobre lo prohibido de mostrar tu barriga en público.

El cuerpo no sabe de partes porque funciona en red, como la lluvia, como un árbol. Él sabe de procesos y sobre lo que se siente cuando se navega el mundo. Pero la cultura nos contó otra historia: una de insatisfacción y aprobación, en la cual el cuerpo es moneda de valor, pero solo vale si se ve como tiene que verse. El desmembramiento ocurrió cuando confiaste en las dietas que te enseñaron que tu cuerpo es solo su apariencia y cómo este fracasa en su tarea de verse como debería. Pero aprendiste a solucionarlo y a mirarlo a la distancia como quien califica algo que no es suyo, y día tras día te entrenaste para salirte del cuerpo y entregarle el mando a la mente.

La mente, cuando va al volante, es una líder déspota. No porque sea mala sino porque es una máquina que fabrica historias y más historias. Y si tu narrativa habla sobre la insuficiencia, tu cerebro creará evidencia que lo corrobore y te sumergirá en una negativa manera de conocerte.

Cuando mente y cuerpo se divorcian, ocurre una ruptura que hace que la vida sea más difícil. Por ejemplo, comer desde la mente es fuente de confusión. Es la razón por la cual las mujeres intentan controlar su alimentación, pero solo consiguen el desespero de no lograrlo. Semejante enredo permite que la industria de las dietas, un gigante de 66 billones de dólares anuales, venda soluciones que son parte del problema. Las compramos porque son la ilusión de control, que las mujeres estamos ansiosas por recibir.

Y ahora, volvamos a la belleza. No la alcanzas porque estás atorada en tu forma de concebirte y eso no es tu culpa. Como buen ser humano, creíste en las historias que otros crearon para ti. Te dijeron que el cuerpo era lo primero y que conseguir que luciera bien era un imperativo social. Pero ya no. Ahora, de repente, tienes permiso para amar tus imperfecciones. Y junto con quererte como eres, vino también la cultura que promueve un estricto régimen de alimentación sana y ejercicio, que explotó mediáticamente con la moda del fitness.

Leer el artículo completo en: www.francamaravilla.com

(Visited 137 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Coach, bloguera, escritora, autora del libro Yo debería ser flaca. Trabajo con mujeres en su relación con la comida y el cuerpo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • instagram

Más posts de este Blog

  • Opinión

    La aceptación corporal, un tema sin resolver (Pódcast)

    La primera temporada del podcast termina y quedo con la sensación de querer más, de ir más profundo.   (...)

  • Opinión

    Amar mover el cuerpo, lejos de la cultura de dietas (Pódcast)

    A Pamela la conocí hace poco; un día de pandemia, conversamos por teléfono.   Desde ese momento, hemos tenido incontables(...)

  • Opinión

    Gordofobia y moda (Pódcast)

    Para conversar sobre Gordofobia, en este episodio del podcast invité a Luz Lancheros, periodista y docente de historia de(...)

  • Sin categoría

    El cuerpo y la calma del presente (Podcast)

    Mis exploraciones espirituales han tenido que ver con encontrar refugios que me contacten con algo de paz. 

    Curiosamente, preguntas filosóficas insondables como: quién o qué soy, me ayudan a contactar un espacio vacío en el cual descanso. Mi cuerpo me ayuda a hacerlo. Paradójicamente, el cuerpo es un punto de entrada hacia algo que me excede, que se ubica más allá de la carne. 
    Este este episodio del podcast hablo de espiritualidad. 
     
    No es fácil abordar un tema que cada persona vive de manera tan íntima. Personalmente, creo que la espiritualidad es la naturaleza de la vida. Todo vendría siendo un fenómeno espiritual. Sin duda, entrar en mi cuerpo ha posibilitado una comprensión espiritual que no tenía. Mi corporalidad es mi presente y mi ancla. La conciencia de mi cuerpo me anuda a algo más real que las ficciones de mi mente. Un verdadero refugio. 
    Te invito a escuchar el siguiente episodio del podcast de Yo debería ser flaca en asocio con Caracol Radio. Clic acá. 
    Camila Serna - coach, escritora www.francamaravilla.com  

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

[caption id="" align="aligncenter" width="312"] Afiche oficial de 'Encanto', de Disney[/caption] Twitter:(...)

2

José Saramago La viuda Alfaguara Lo increíble de esta novela es(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar