Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Hace mucho más de un siglo, Goethe decía :”Hay tres tipos de lectores: Los que sin enjuiciar disfrutan, los que sin disfrutar enjuician y aquellos que enjuician disfrutando y disfrutan enjuiciando”. Desde que conocí la frase, he tratado de hacerla mi estilo de vida como analista de medios audiovisuales, al punto de ser la inspiración del subtítulo de uno de mis libros: “Guía para entender el cine sin dejar de disfrutarlo”.  El cine tiene la maravillosa propiedad de permitirnos, en algunos afortunados casos,  entretenimiento y cultura al mismo tiempo y esto es lo que trataré de reflejar en este nuevo espacio, este nuevo tiempo, el tiempo del cine. 
Mucho se ha hablado en los últimos años del resurgimiento del cine colombiano y algunos se han atrevido a hablar de una “nueva ola ” de nuestro cine, ocasionada en buena parte por la puesta en marcha de la ley 814 de 2003 (ley de cine) y el interés creciente de productores y directores.  Este nuevo aire es, evidentemente, refrescante, y nos ofrece una gran oportunidad de profesionalización para los realizadores que cuentan nuestras historias. 
En agosto tuvimos la coincidencia en las salas de seis nuevos títulos colombianos: La Sirga de William Vega, Chocó de Jhony Hendrix, SanAndresito de Alessandro Angulo, Carrusel de Guillermo Iván, Sofía y el Terco de Andrés Burgos y La Lectora de Ricardo Gabrielli.  Más allá de plantear si conviene o no que varias películas colombianas compitan la misma semana por la escasa y esquiva taquilla, creo que es motivo de celebración y visibilidad para nuestro cine que el público colombiano pueda encontrar varios títulos en cartelera y que, además, encuentre ofertas para todos los gustos.
Aprovechando la semana del cine colombiano, hago algunos comentarios básicos sobre las películas que he tenido la oportunidad de ver, con el objetivo de que sirvan de guía para nuestros lectores:
La Sirga es una película maravillosa, bien hecha y profunda,  que nos pone en evidencia esa otra Colombia distante y desconocida por el común de los colombianos. Con una historia sencilla y muy intimista, el director presenta el drama de los desplazados sin recurrir a la violencia física, entendiendo que el drama más fuerte en estos casos siempre está al interior de las víctimas del conflicto.
Sofía y el Terco, por su parte, suscita amores y odios. Se trata de una película sencilla, sin pretensiones, con apuntes de un humor tan inocente como sus protagonistas. No obstante, es una película más profunda de lo que parece y a la postre termina siendo el más bello homenaje que puede hacerse a las mujeres de nuestro país.
 
SanAndresito, por el contrario, es una película con una vocación claramente comercial. La historia gira alrededor del personaje de Tenorio, un policía buena gente y torpe (algo muy cercano al cliché) que funciona muy bien gracias a la actuación de Andrés Parra, uno de los mejores intérpretes colombianos del momento. Se destaca en la película su cuidadosa puesta en escena pero falla con baches en el guión y la subutilización de un espacio tan rico cinematográficamente como los “san andresitos”. 
Finalmente, Chocó es una película para aplaudir por muchas razones: una producción austera pero cuidadosa, el buen trabajo con actores naturales y la gran actuación de su protagonista. Se trata de una historia que reivindica el papel de las madres en las familias colombianas más humildes. Aunque tiene problemas en la estructura de su guión (sobre todo al final) es una buena película. 
Las otras dos películas, La lectora y Carrusel aún no las he visto, pero por lo que conozco se trata de dos apuestas hacia el cine comercial y de género. En el primer caso, Ricardo Gabrielli usa para su puesta en escena a actores reconocidos en la escena nacional para recrear una historia que ya pasó con éxito por la televisión y que, según un gran sector del público, es simple entretenimiento sin mayores pretensiones.  De Carrusel poco se ha hablado, pero es arriesgada la decisión de volver comedia uno de los episodios más oscuros de corrupción de nuestro país. 
Curiosamente, las películas en mención rompen algunas de las tendencias que históricamente ha tenido nuestro cine: La mitad transcurre en un contexto rural, son historias sencillas sin exceso de subtramas y cuatro de las seis giran alrededor de un personaje femenino.  Definitivamente algo está cambiando en nuestro cine y va llegando el feliz momento en el que el público pueda hablar de “cine colombiano” sin pretender que sea un género o que todas las películas son iguales.
 
Celebro, por lo tanto, esta agradable coincidencia y espero de corazón que no se trate de una nueva ola, pues las olas van y vienen y lo que el cine colombiano necesita es quedarse para siempre entre nosotros. 
Para conocer otros textos sobre cine y, especialmente, cine colombiano; los invito a visitar mi página www.jeronimorivera.com
En Twitter: @jeronimorivera
(Visited 308 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Engañar al algoritmo

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

    -->

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

  • Entretenimiento

    Diez grandes directores de cine con más de ochenta años

    Twitter: @jeroriveracine Agosto es el mes del adulto mayor y en los difíciles tiempos actuales mucho se ha discutido sobre las(...)

  • Colombia

    Repensar el cine colombiano

    Twitter: @jeroriveracine La década de los años 90 fue una época oscura para el cine latinoamericano. Los países líderes(...)

  • Entretenimiento

    La sinfonía final de Ennio Morricone

      [caption id="attachment_3200" align="aligncenter" width="432"] Ennio Morricone - EFE[/caption] Twitter: @jeroriveracine Nos ha dejado un maestro de la música,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

La muerte del futbolista argentino Diego Armando Maradona volvió a sembrar(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Ofrezco disculpas por los errores de redacción queme hicieron quedar como un tartamudo, pero escribí desde mi celular.

    PD: Lamento que usted no haya visto aún Carrusel, en verdad quería que alguien me explicara que rayos sucedió con ese filme, que los amigos de los actores se empeñan en recomendarla por twiter, pero de la que poco se menciona. Jejejeje.

  2. Bueno, en parte concuerdo con lo que dice paolita, tampoco estoy de acuerdo con aquellos que niegan la historia o pretenden que se esconda nuestra realidad, es solo que el tema recurrente de Dago García y sus similares, personalmente no me atrae. Por otro lado Jerónimo no me mal interprete, yo no echo en un mismo costal todas las películas colombianas, usted mismo lo ha dicho, tenemos variedad para todos los gustos, en mi caso películas como la Cara Oculta, Al Final del Espectro, el Páramo, muestran cierto cambio en la tendencia y podría decirse que son historias interesantes para aquellos como yo, que consideramos inútiles y pretenciosas escenas de filmes con delirios de arte donde una mujer se sienta a orinar (o a hacer lo otro, me perdonan que sea tan básico) mientras se toma un café y se fuma un cigarrillo. Y este descontento no tiene nada que con que Vicky Hernandez tenga algo hermoso que mostrar o no de la cintura para abajo, si fuese otra mujer más joven igual me parecería no tanto de mal gusto si no aburrido. Sospecho (como lo haría un colombiano de a pie, que poco sabe de arte cinematográfico) que los productores y directores colombianos le temen a innovar, así que siempre van por la misma constante. Sus sueños de hacer cine se dirigen a mostrar la realidad colombiana en Cannes, Berlín, Cartagena o Guadalajara. Pero ¿Y qué de otras realidades? ¿No se vale a caso contar otro tipo de historias, ingeniosas, originales? ¿Es vetado la ficción, el suspenso o el terror como género en el cine colombiano? Es por ello que veo poco cine colombiano, no porque lo considere malo en su totalidad, es por su contenido recurrente que poco me atrae. Cuando sale un filme de los que gusta ver, ahí me tendrán en la sala del teatro, comiendo crispetas con gaseosa y pensando que si se puede hacer en colombia otro cine.

  3. paolita_cuchurrumi

    Al contrario de lo que piensa Yanakiev yo trato de ser asidua al cine colombiano; de acuerdo a mi experiencia he tenido la oportunidad de ver muchas de las películas a través de mi criterio de ciudadana promedio, es decir, ver muchas de las imágenes como si fueran episodios de mi vida familiar: el paseo, el partido de fútbol, el trato a la vejez, el típico machismo colombiano, el conflicto armado y el narcotrafico. Considero que, así como la segunda guerra mundial y el impacto nazi siguen siendo tema de tantas películas a nivel mundial que no solo salen de la producción europea, cada país tiene el derecho de mostrarle al mundo su cultura por medio del séptimo arte; vimos con gran beneplácito como historias tan básicas como la necesidad de un joven hindú tienen un gran eco en la academia con la gran cosecha de los premios logrados; es necesario que revisemos nuestras historias y exploremos esos aspectos culturales que son tan compartidos con nuestra comunidad latina y que pueden llegar a ser atractivos para el publico mundial.

  4. Pues le cuento señor Jerónimo Rivera que aproximádamente a la mitad de Carrusel me salí del teatro. Poco ingenio para contar una historia ya conocida por todos. De humor tenía muy poco o nada (si mal no recuerdo en lo que alcancé a ver, se me salió una leve sonrisa), el guión predecible en todos los sentidos y de argumentos muy pobre, todo esto rematado con unas actuasiones pésimas a duras penas sobresaliendo Dana García que quedó como si estuviera comenzando su carrera porque ese guión no le ayudaba mucho. Me pregunto de donde sacaron esos actores tan malos. Mi sobrina en el colegio actúa mejor. La verdad poco me gusta el cine colombiano, y solo le apuesto a historias que se salgan del cliché de siempre: narcotráfico, sicariato, pobreza, sufrimiento y demás. Es decir, veo muy poco cine colombiano.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar