Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Afiche FICCI.jpg

En 1998 asistí por primera vez al Festival Internacional de Cine de Cartagena, ahora reconocido como FICCI.  En ese entonces estaba recién graduado de la universidad y fui uno más de los primíparos despistados que no saben muy bien que se hace en un festival. Desde entonces ésta se ha convertido en mi cita casi obligada de cada año. En más de 15 años he asistido al FICCI como periodista, como profesor, como cineclubista, como autor de libros, como realizador, como tallerista y, en las dos últimas ediciones, como jurado. Cuando regreso a casa después de unos cuantos días alrededor del cine, la pregunta siempre es la misma: “¿Y usted por qué llegó tan blanco, no fue al mar o que?

El Festival más antiguo de Latinoamérica ha recuperado su esplendor de antaño y la edición 53 fue, como lo anunciada la promoción, imperdible. La excelente gestión de Monica Wagenberg y la junta del Ficci, el ojo crítico del jefe de programación Orlando Mora y el posicionamiento logrado gracias a la gestión de prensa de Black Velvet son sólo algunos de los secretos de este resurgimiento. 
Este año no pude ver tantas películas como de costumbre, pues mis primeros dos días estuvieron dedicados a los Premios India Catalina,en donde participé como miembro del Comité Técnico (una buena experiencia) y aunque el FICCI acaba hoy, quiero reseñar las películas que pude ver allí con el objetivo de que quienes aun disfrutan del festival puedan verlas y quienes no, esperemos pacientemente a que éstas y otras buenas historias lleguen algún día a nuestras pantallas.
Éstas son las películas que vi en el FICCI:

AQUÍ Y ALLÁ- Antonio Méndez Esparza/México-USA
El cine mexicano ha retratado infinidad de veces el drama de los emigrantes a los Estados Unidos y claramente éste es un tema importante para su pais, pero en esta película el drama que se cuenta es el de los que se quedan. Contada de manera sencilla y sin hacer énfasis en los grandes acontecimientos, esta película deja intencionalmente vacíos y elipsis de tiempo para que las ausencias se noten aun más.
COLORES- Francisco García/Brasil
Brasil siempre nos ha acostumbrado a películas hermosamente contadas por medio de una fotografía que está entre las mejores del mundo.  En el caso de “Colores”, la fotografía es protagonista de una historia construida sobre tiempos muertos en los que no pasa nada en la vida de tres personajes igualmente grises.  Como lo comentaba su director, el color es la gran ausencia en sus vidas. Llama la atención, por lo tanto, una película brasileña con una atmósfera tan fria como ésta.
LAS LÁGRIMAS- Pablo Delgado Sánchez/México
La ópera prima de Delgado está construida alrededor de un pequeño viaje, pero el foco de la historia está puesto realmente en las relaciones humanas.  Una familia en su peor momento y un par de hermanos que deciden salir de su casa para ir a acampar es una metáfora hermosa sobre las lágrimas que nunca se derraman en la película pero que cada personaje tiene por dentro. La dualidad encierro-campo es también protagonista del tono de esta historia.
TABÚ- Miguel Gomes/Portugal
Sin duda una de las mejores películas de 2012. En la mayoría de los conteos de las revistas especializadas de cine, se menciona “Tabú” como muy sobresaliente. Es una película de cinéfilo, lo que se nota por la narrativa de la historia y el cuidado por los detalles. Gomes es el dueño de los tiempos, los silencios y el tono de su historia y hay que estar muy atentos para percibir la gran cantidad de símbolos que aparecen en la historia. Ojalá llegue a Colombia.
LA REINA INFIEL-Nicolaj Arcel/Dinamarca-Suecia y República Checa
Esta película ratifica una idea que siempre he tenido: Las nominadas al Oscar como mejor película extranjera suelen ser mucho mejores que las grandes ganadoras de la ceremonia. “A royal affaire” (un nombre que dice mucho más que el que le pusieron en español) es una película que habla de política, pero también de amor, traición y amistad.  Escenificada en la época de la naciente ilustración, antes de la revolución francesa, cuenta una historia que también puede ser actual y muy universal.  Lo más sobresaliente, sin duda, es el personaje del rey Cristian, cuyo actor se roba completamente la atención.  Muy recomendada.
A HIJACKING- Tobias Lindholm/Dinamarca
Esta película podría quedarse sólo en la narración del secuestro de un barco danés por parte de piratas somalíes, pero va mucho más allá para explorar el proceso de negociación centrado en dos personajes: El Presidente de la compañía y el cocinero a bordo.  Lindholm nos presenta una atmósfera asfixiante en donde los olores y el calor se materializan y podemos sentirlos, la tensión es permanente y los personajes se muestran humanos y llenos de sentimientos, pero aquí el sentimiento no es manipulado por una música triste (como podría hacer Hollywood en un caso similar) si no por el verdadero drama humano que la historia conlleva.
BLANCANIEVES- Pablo Berger/España
La gran ganadora de la pasada edición de los Goya tiene, sin dudarlo, grandes méritos. Contrario a lo que podría pensarse no es otra insulsa adaptación del cuento clásico (oh casualidad, vimos dos el año pasado), si no una puesta en escena de un cuento clásico, contada con todas las características del cine clásico.  La elección de hacer una película muda (Con intertítulos en inglés) hace que inmediatamente la relacionemos con “El artista”, la película francesa de 2011; pero a diferencia suya, “Blancanieves” cuenta una historia muy española (andaluza) y es rica en la exploración del lenguaje audiovisual propio del cine mudo. Mención aparte merece su estupenda banda sonora y un montaje que nos recuerda a los cineastas rusos de los años 20.
NO- Pablo Larraín- Chile
La cuota latinoamericana en la pasada edición de los Oscar sorprende por su gran coherencia. La película recrea el momento histórico del plebiscito convocado por Pinochet para legimitar su mandato en Chile en 1988 y es rica en detalles sobre la época que no se agotan en la dirección de arte, para trascender al look visual de la película y la forma de ser de los personajes.  Además de ser una lección magistral de comunicación política, “No” combina armoniosamente el drama y algunos visos de comedia, por medio de la caracterización de sus personajes y la recreación cuidadosa del contexto social de la historia.

Estas fueron las películas que vi en Cartagena, pero lo mejor que vi en el Festival fueron las multitudes de personas amantes del cine, los invitados felices con la ciudad y los viejos amigos a los que suelo encontrar una vez por año, allí, entre las murallas y las luces apagadas de la noche más corta, la noche del cine.

Pd: A propósito de los Premios Oscar, los invito a ver mi video: Películas nominadas a los Oscar

Espere en mi próxima entrega: El placer de repetir
Para ver otros textos sobre cine y cultura visite Jerónimo Rivera Presenta

Sígueme en twitter: @jeronimorivera

 

(Visited 145 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Engañar al algoritmo

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

    -->

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

  • Entretenimiento

    Diez grandes directores de cine con más de ochenta años

    Twitter: @jeroriveracine Agosto es el mes del adulto mayor y en los difíciles tiempos actuales mucho se ha discutido sobre las(...)

  • Colombia

    Repensar el cine colombiano

    Twitter: @jeroriveracine La década de los años 90 fue una época oscura para el cine latinoamericano. Los países líderes(...)

  • Entretenimiento

    La sinfonía final de Ennio Morricone

      [caption id="attachment_3200" align="aligncenter" width="432"] Ennio Morricone - EFE[/caption] Twitter: @jeroriveracine Nos ha dejado un maestro de la música,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar