Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Estrellaysilencio.jpg
El cine es un cristal que nos permite ver hacia afuera o hacia adentro.  Es una ventana cuando nos muestra lo que hay al otro lado, aquello a lo que tal vez nunca tengamos acceso, y también un espejo que nos permite conocernos, vernos con claridad, identificarnos y, porque no, encontrar soluciones a males que nos aquejan.  Este espejo, sin embargo, no siempre nos muestra el lado que más nos gusta.  Aunque quisiéramos siempre lucir esbeltos y atractivos, el espejo es implacable cuando evidencia aquello que no nos gusta y nos avergüenza.
Además de entretener, el cine tiene que servir como válvula de escape, medio de denuncia y punto de reflexión de la sociedad. Como comenté en mi texto La otra Colombia (que pueden leer aquí) “Colombia no es una sola.  A pesar de que todos sabemos que así es, es muy probable que la mayoría sólo hayamos conocido una: la Colombia del centro comercial, los partidos de fútbol, el reinado, los realities y las discotecas”.  Muchos de nosotros vivimos atrapados en una pequeña ciudad que delimitamos por nuestra zona de comfort. Conozco paisas que nunca han pasado de San Diego al centro y bogotanos que no conocen nada al sur de la 72.
Además de las zonas invisibles en Colombia, que sólo aparecen a veces como escenario de conflicto en los noticieros, nuestras ciudades tienen también zonas invisibles que más de uno quisiera esconder debajo del tapete para que nadie pueda mirarlas: Algunas comunas de Medellín, Ciudad Bolívar en Bogotá, el Distrito de Agua Blanca en Cali, el barrio Mandela en Cartagena, son sólo algunos ejemplos.
El cine colombiano ha servido para visibilizar algunas de estas zonas y vale la pena mencionar antecedentes importantes como Rodrigo D No Futuro de Víctor Gaviria y Chircales de Marta Rodríguez y Jorge Silva.  
En septiembre de 2011 una película colombiana pasó con más pena que gloria por las carteleras y su invisibilidad fue tan grande como la del tema y la zona que quiso mostrar.  Se trata de Silencio en el paraíso de Colbert García.  En esta película se aborda el espinoso tema de las víctimas de los falsos positivos sin mostrar explosiones, ni hacer alarde de la vulgaridad y la ramplonería; exaltando el papel de los héroes cotidianos y denunciando una situación dolorosa y tan absurda que cuesta creer que haya sido real.
Ese mismo año, Alfonso Acosta dirigió el cortometraje Los niños buenos se acuestan temprano en el que escenifica una fiesta juvenil como telón de fondo para abordar el tema de las milicias urbanas y las amenazas a los jóvenes de barrios populares en Bogotá. De nuevo aparece un lenguaje sobrio y un tratamiento audiovisual limpio y respetuoso.
El pasado viernes se estrenó en el país la película Estrella del sur, ópera prima del joven director Gabriel González Rodríguez.  La película aborda una temática poco trabajada en nuestro cine: La vida cotidiana de un colegio distrital ubicado en un barrio popular de Bogotá. A pesar de la crudeza de la realidad vivida por estudiantes y docentes, los valores que se oponen en la obra son los sueños de sus protagonistas y las amenazas que enfrentan diariamente para conseguirlos: Conocer el mar sin tener un peso, ser piloto sin “pinta” ni dinero, conquistar a la chica de los sueños que es la novia de un pandillero o educar en medio de la apatía de estudiantes y maestros.
Como en los casos anteriores, la película no elige el efectismo de las balas y las explosiones, ni mostrar las peripecias de los bandidos o el atractivo mundo narco; opta, por el contrario,  por mostrar el tedio de la vida cotidiana, el miedo al peligro que acorrala y las historias de vida de gente que lucha por salir adelante y elige presentar a los victimarios como fuerzas oscuras sin rostro:  Toda una lección para nuestros canales privados de tv.
El reparto de la película es realmente notable, pues pareciera ser una historia interpretada por los mal llamados “actores naturales” (personas sin formación actoral) pero sorprende ver que se trata de jóvenes actores sin gran figuración en la televisión pero con título profesional y amplia trayectoria.  Sus actuaciones son tan profesionales que logran la tan codiciada “naturalidad” de los actores sin escuela.
La música es un gancho importante de la película, no sólo porque da ritmo y contexto a la historia, si no porque con su letra lleva parte del hilo conductor y contribuye a generar la tensión que aparece de principio a fin.  La fotografía y el arte se confabulan para mostrar una Bogotá que pocas veces se ha visto tan gris, opaca como las expectativas y el futuro de muchas personas, fria y distante como muchos bogotanos, pero a la vez muy colorida de puertas hacia adentro en donde la pobreza se lleva con dignidad y color.
Buena propuesta ésta que llega a nuestra cartelera, para que conozcamos la ciudad desconocida, llena de gente buena que tiene que vivir sus días de formas que usted y yo probablemente ni imaginamos, pero que sueña, lucha y, en muchas meritorias ocasiones, logra volar alto y demostrar que la gente buena también escribe nuestra historia.

Espere en mi próxima entrega: Cine que crece con los espectadores

Para ver otros textos sobre cine y cultura visite Jerónimo Rivera Presenta

Sígueme en twitter: @jeronimorivera

Anteriores entradas:

(Visited 223 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Engañar al algoritmo

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

    -->

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

  • Entretenimiento

    Diez grandes directores de cine con más de ochenta años

    Twitter: @jeroriveracine Agosto es el mes del adulto mayor y en los difíciles tiempos actuales mucho se ha discutido sobre las(...)

  • Colombia

    Repensar el cine colombiano

    Twitter: @jeroriveracine La década de los años 90 fue una época oscura para el cine latinoamericano. Los países líderes(...)

  • Entretenimiento

    La sinfonía final de Ennio Morricone

      [caption id="attachment_3200" align="aligncenter" width="432"] Ennio Morricone - EFE[/caption] Twitter: @jeroriveracine Nos ha dejado un maestro de la música,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar