Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Eisenstein1.jpg
Recuerdo la primera vez que vi una película en formato digital.  Mi cinefilia más ortodoxa me generó una gran indignación al sentir que el proyector “no parpadeaba”, los colores se veían distintos y no había rayones ni pelos gigantes que aparecieran en la pantalla. Recuerdo que, muy molesto, pensé “¡Yo no pagué esta boleta para venir a ver televisión!”. La pereza que me dan las discusiones estériles le ganaron a mi indignación cinéfila. Hoy, como cualquier nostálgico, asisto mudo a la agonía del celuloide cuyos días están claramente contados. 
Muchos espectadores quizás no saben que, desde el inicio del cine, la película se ha filmado, editado y exhibido en un formato de cinta digital de 35 mm que es proyectada a 24 cuadros por segundo (en los inicios era a 16 y por eso las películas antes de los años 30 se ven más rápidas).  Este formato traía ventajas y limitaciones para los realizadores: La gama de colores era más amplia (la calidad de la misma era “fotográfica”), pero los procesos eran más costosos y demorados.
Con el estreno de Avatar en diciembre de 2009, muchas salas de cine del mundo tomaron la decisión de remodelar para adecuarse al nuevo formato de lo digital.  De los proyectores de película en celuloide, las salas pasaron a una nueva tecnología basada en una proyección digital que no era contenida en film si no en soportes de datos ópticos (más cercanos a Blue Ray y discos duros digitales) y que se espera que en los próximos años pueda transferirse incluso por Internet. A ojo de buen cinéfilo, la calidad de la imagen en las primeras películas digitales aun dejaba mucho que desear y podían verse colores “lavados” y saturación de colores, entre otros aspectos, pero hay que reconocer que hoy, sin muchos saberlo, vemos la inmensa mayoría de las películas en multiplex en formato digital y ni lo notamos; la única pista es la ausencia del “parpadeo” y del “look visual” al que el cine nos tiene acostumbrados.
No se puede ir en contra de los hechos y el proceso de cambio de la película por lo digital es inevitable. Algunos datos ilustran este hecho: La National Association of Theatre Owners (el gremio de exhibidores de Estados Unidos) ha anunciado que la distribución de copias en celuloide en su país no durará más de dos años; Arri, Aaton y Panavisión, los mayores fabricantes de cámaras de cine, han abandonado definitivamente la producción de modelos con película física en favor de los formatos puramente digitales; Kodak y Fuji Film han anunciado en sus sitios oficiales que no producirán más cinta de celuloide desde finales de este año y Fox ha anunciado que ahora sólo producirá películas en formato digital. 
35m.jpg
La muerte del celuloide se veía venir, pero nunca pensamos que sería tan pronto y no podemos desconocer las ventajas prácticas del nuevo formato.  Exhibidores y distribuidores abaratan costos al reemplazar el transporte de pesados rollos de película por versátiles dispositivos, los productores encuentran ventajoso pasar de los 1.550 dólares de una copia en 35 mm a menos de 130 de una copia digital, los directores agradecen no tener que esperar hasta el proceso de postproducción (revelado y positivado, como en la fotografía analógica) para chequear la calidad visual de su película y nuevos realizadores independientes pueden acceder a hacer películas con un menor presupuesto. Los norteamericanos, tan amigos de las siglas, han llamado a este nuevo proceso WYSIWYG (“What you see is what you get”-Lo que ves es lo que tienes).
Así las cosas parece que el formato digital es la solución a muchos problemas del cine actual, pero no todo es positivo. En primer lugar, la facilidad para producir películas puede llegar a facilismo, como ha sucedido con la fotografía digital que ha hecho que muchos fotógrafos confíen demasiado en los programas de retoque digital. Esa misma facilidad llevará a que muchas películas sean filmadas (¿todavía se mantendrá este término en lo digital?) con una narrativa más cercana a la televisiva.  Igualmente, la irrupción acelerada de la tecnología digital deja en clara desventaja a las salas de circuito independiente que no han podido hacer la transición por los altos costos que la misma implica (lee aquí la postura de las salas alternativas colombianas frente al tema). Finalmente, a pesar de que la calidad de la imagen digital ha ido en aumento, aun se perciben leves fallas técnicas en aspectos como la gama y el contraste de colores, que seguramente pronto serán superadas. 
Con nuestro querido celuloide agonizando somos muchos los que estamos alrededor de la cama esperando sus últimos suspiros.  Directores como Cristopher Nolan y Steven Spielberg se suman a las voces de nostálgicos que añoran el cine en film y la forma como se ven las películas en este formato. Aunque es muy probable que el celuloide no muera del todo y que, como ha pasado con el acetato, se convierta en objeto de culto y placer para cinéfilos; los nostálgicos extrañaremos los días en los que ir a cine se asociaba a escuchar el traqueteo del proyector y el parpadeo de la imagen en la pantalla. 
Pd: Muchas gracias por su colaboración para este artículo a Jorge Esteban Blein de Cinetécnica España y Andrés Murillo del Centro Colombo Americano de Medellín. 
 

Espere en mi próxima entrega: El 3D nuevo juguete del cine
Para ver otros textos sobre cine y cultura visite Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en twitter: @jeronimorivera y escúchanos todos los jueves 8 pm en Tiempo de Cine por www.unisabanaradio.tv

 

Anteriores entradas:

(Visited 246 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Engañar al algoritmo

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

    -->

    Crédito: iStock

    Twitter: @jeroriveracine

    Seguramente te ha pasado que pasas largos intervalos de tiempo frente a tu plataforma de streaming y sientes que no hay nada nuevo para ver o que nada te satisface. Es lógico también que después de tantos meses de pandemia las opciones se reduzcan y el tedio aparezca. Sin embargo, ¿no es extraño que "no encontremos nada" si tenemos plataformas con miles de contenidos a nuestra disposición?

    En otros tiempos, las opciones eran limitadas (en Colombia solo teníamos dos canales de tv en los 80s) pero hoy, ante la gran cantidad de información disponible, es común pasar más tiempo buscando que encontrando material. Para esa búsqueda, y como base misma de su funcionamiento, las plataformas inventaron un algoritmo que, usando fórmulas matemáticas, permite diseñar una oferta de contenidos personalizada para cada usuario. El algoritmo es lo mejor que ha podido pasar en los contenidos audiovisuales en las últimas décadas, y al mismo tiempo lo peor.

    Lo maravilloso del algoritmo es que nos permite ver otros contenidos similares a los que acabamos de ver y, de esta forma, encontrar productos que suelen gustarnos. Lo malo es, justamente, que estos productos se agotan y el algoritmo sigue recomendando otros que tienen alguna relación con lo que nos gusta pero que pueden tener una calidad muy inferior. Al pretender facilitar nuestra búsqueda, el algoritmo limita nuestra libertad de elegir, llevándonos a la sensación de que ya "no hay nada para ver".

    Un paso lógico sería, entonces, ir a las redes sociales para ver las recomendaciones realizadas por nuestros amigos y contactos. Seguramente te sorprenderías de ver la cantidad de coincidencias entre todos ellos pues, lógicamente, las redes sociales también manejan algoritmos que solo nos dejan ver aquella información que coincide con nuestras ideas y expectativas. Es triste perder el tiempo viendo muchas series o películas "populares" que son realmente de muy mala calidad. Recuerda que lo popular no siempre es lo mejor. ¿Estamos entonces condenados a un bucle de recomendaciones que nos atrapa en ciclos de contenidos similares? Ciertamente no.

    Es importante entender, primero que todo, que aunque hay personas detrás de estas compañías, muchos procesos de clasificación y asociación son hechos por inteligencia artificial (bots), que en ocasiones usan categorías poco certeras y hasta absurdas para clasificar los contenidos y que suelen asociarlos sin considerar criterios de calidad. En días recientes, me sorprendí con el género inventado por Netflix de "suspenso insostenible" que es, justamente, lo que el suspenso no debería ser. Así las cosas, quiero recomendarte algunas pistas para "hackear" o engañar el algoritmo de plataformas como Netflix para acceder a series y películas de buena calidad y no quedarnos en las recomendaciones más obvias:

    1- Las categorías que aparecen en la plataforma son muy pocas y limitadas y es realmente difícil hacer una búsqueda si no sabes exactamente lo que estás buscando. En el caso de Netflix, una buena recomendación es acudir a páginas como Netflix Code, que poseen los códigos de muchas categorías que no encontrarás tan fácilmente. Aquí puedes acceder.

    2- Sigue las recomendaciones y lee críticas y reseñas de expertos o personas en cuyo criterio confíes para armar tus propias listas a partir de tus gustos e intereses.

    3- Busca directamente tus directores, actores o guionistas favoritos en la plataforma.

    4- Busca películas que te hayan gustado en el pasado y márcalas positivamente para que el algoritmo refine tus búsquedas.

    5- Hazle caso a la recomendación de la misma plataforma: en lo posible, no prestes tu contraseña. Esto haré que "ensucien" las recomendaciones.

    6- Borra del historial los contenidos que te arrepientes de haber visto. Al hacerlo, no te recomendarán productos similares. Puedes hacerlo en las opciones personales de tu cuenta.

    7- Califica los títulos que te gustaron positivamente pero, sobre todo, marca negativamente aquellos que no te gustan; esto también permitirá que no te recomienden nada similar.

    En resumen, se trata de tomar el control de tu propia experiencia de visualización y encontrar los "tesoros escondidos" que cada plataforma tiene y que, lamentablemente, se esconden detrás de los títulos populares e insulsos. Espero que estas recomendaciones te sirvan para que encuentres más y mejores productos audiovisuales para disfrutar en la comodidad de tu casa.

    La semana pasada iniciamos transmisión de los contenidos de mi canal "Amigos del cine" a través del Canal Nacional Universitario de TV Zoom.
    Aquí te puedes suscribir y activar las notificaciones. Tenemos más de 60 vídeos educativos sobre cine. Te invito a verlos y compartirlos. Esta semana te comparto uno de nuestros videos más recientes sobre la adaptación de libros al cine. Aquí puedes verlo.

    Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta.

    Sígueme en Twitter y en mi página de Facebook

  • Entretenimiento

    Diez grandes directores de cine con más de ochenta años

    Twitter: @jeroriveracine Agosto es el mes del adulto mayor y en los difíciles tiempos actuales mucho se ha discutido sobre las(...)

  • Colombia

    Repensar el cine colombiano

    Twitter: @jeroriveracine La década de los años 90 fue una época oscura para el cine latinoamericano. Los países líderes(...)

  • Entretenimiento

    La sinfonía final de Ennio Morricone

      [caption id="attachment_3200" align="aligncenter" width="432"] Ennio Morricone - EFE[/caption] Twitter: @jeroriveracine Nos ha dejado un maestro de la música,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar