Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
paris1
Twitter: @jeronimorivera

El ícono tradicional del teatro griego representa un par de máscaras: una ríe y la otra llora, representando la comedia y la tragedia. Contrario a lo que podría pensarse, estos dos géneros no son opuestos sino dos partes complementarias de una misma cosa, las dos caras de una moneda, tanto en la ficción como en la vida. Ya se ha vuelto un cliché decir que hay que tomar la comedia en serio. Esta afirmación, sin embargo, no pierde validez y es cada vez más cierta.

La comedia es uno de los géneros canónicos y está en crisis hace décadas, debido al facilismo y a un cierto tipo de humor simple y ramplón que se han encargado de difundir algunos estudios de Hollywood. Sacando en limpio algunas buenas películas de animación, de estudios como Disney, Pixar, Gibli o Dreamworks, cargadas de un humor fino y dirigido a grandes y chicos; el humor de las películas más populares de los últimos años va desde las parodias obvias hasta los chistes gastados, pasando por el humor escatológico y de mal gusto. A veces es difícil reír, pero es mucho más difícil provocar la risa y, lamentablemente, quienes tienen esa habilidad sin acudir al truco facilista, cada vez son más escasos.

Para no quedarme en la queja, les recomiendo algunos nombres de directores de comedia que nos han obsequiado algunos de los mejores títulos de los últimos años, su impronta en las películas puede ser una garantía de que no perderemos nuestro dinero ni saldremos malhumorados de la sala.  Además de estos directores y productores, hay que reconocer el trabajo de grandes actores cómicos como Steve Carell, Jim Carrey (lamentablemente en una gran crisis personal), Anna Faris, Chris Rock, Simon Pegg, Rowan Atkinson, Nick Frost, Roberto Benigni, Ben Stiller (también director), Tina Fey, Drew Barrymore, Mike Myers, Melissa McCarthy, Sandra Bullock, Jennifer Aniston, Amy Poehler, Alec Baldwin, Jimmy Fallon, Martin Lawrence, e incluso, de vez en cuando, Adam Sandler y Will Ferrell. Muchos de ellos han tenido una brillante carrera en la comedia, pero esto no ha sido suficiente para que se les tome en serio y han requerido interpretar personajes dramáticos para que los reconozcan y premien.

Entre los autores que ya no están activos, producen poco o han fallecido, hay que rescatar grandes nombres como Billy Wilder (El apartamento), Charles Chaplin (El chico, Luces de la ciudad), Buster Keaton (El maquinista de La general, Sherlock Jr.), Mel Brooks (La loca historia del mundo, Robin Hood: Men in Thights), los Monty Phyton (La vida de Brian), Harold Ramis (Hechizo del tiempo, Analízame), Nora Ephron (Sintonía de amor, Tienes un email) y David Zucker (Top secret y Airplane).  También es importante anotar que muchas excelentes comedias han sido dirigidas por autores que no se han especializado en este género, como Chris Columbus (Papá por siempre, Mi pobre angelito), Bob Reiner (Cuando Harry encontró a Sally) y Richard Linklater (Escuela de rock). Comparto con ustedes mi opinión sobre algunos directores vivos que han mantenido viva la buena comedia:

Ben Stiller: Aunque es más conocido en su faceta como actor, Stiller ha dirigido 10 películas y producido 45 (según datos de IMDB).  A sus geniales interpretaciones, en las que suele interpretar a hombres desafortunados pero, casi siempre, de buen corazón, se suman algunas comedias polémicas y divertidas que han pasado al selecto grupo de las películas de culto.  Entre las que más se destacan están Zoolander, Tropic Thunder (una guerra de película), La vida secreta de Walter Mitty The cable guy (El insoportable).  Una de sus películas más importantes, sin embargo, no es una comedia: Reality bites de 1994, que con el tiempo se ha convertido en una radiografía de la vida a los 30 años. Aquí puede leer una reseña de su más reciente película como actor, Brad’s status.
Alex de la Iglesia: Sus películas no son de medias tintas, o te gustan o las odias.  Su humor suele bordear peligrosamente los límites del buen gusto y la mesura, pero sin duda tiene un sello único e inconfundible que mezcla el humor negro, la imaginería y las tradiciones del pueblo español (y vasco, por supuesto).  De la Iglesia tiene un cúmulo de películas de calidad irregular entre las que se destacan grandes comedias como Crimen ferpecto, Locos de risa, Mi gran noche, La comunidad El día de la bestia.
Edgar Wright: Este director británico es un genio del humor físico y el buen montaje.  Cuando un director promedio piensa en recursos manidos para hacer transiciones y explicaciones en sus películas, Wright siempre saca un truco de edición para decir lo mismo de una forma más divertida y creativa (ver video).  Sus películas, en las que parodia géneros conocidos con la presencia privilegiada del duo actoral Nick Frost-Simon Pegg merecen ser más reconocidas entre el público cinéfilo.  Wright es un genio moderno de la comedia.  Sus películas más destacadas son: Shaun of the dead (Muertos de risa), The world’s end (El fin del mundo), Scott Pilgrim contra el mundo Hot fuzz (Arma fatal). En el siguiente video veremos algunas características de su lenguaje visual, contado por el canal Every frame a painting.


Woody Allen: Sería impensable una lista sobre comedia sin este gran director.  Desde los 60, Allen hace películas con su particular estilo (bastante imitado, por cierto) en dos grandes géneros: El drama y la comedia, sin contar con que en los dramas suele haber comedia y viceversa.  Woody Allen es uno de los directores más prolíficos del cine actual, con más de 80 años y 54 películas dirigidas; este director, actor, escritor, productor y compositor nos ha obsequiado muchas comedias inolvidables (aunque en sus últimos títulos ha optado más por el drama).  Aunque es difícil escoger, me quedaría con títulos como: Annie Hall, Toma el dinero y corre, Zelig, La rosa púrpura del Cairo, Medianoche en Paris Poderosa Afrodita. 
Joel & Ethan Coen: Los hermanos Coen, directores y guionistas, se han destacado también por su estilo particular de hacer cine y contar historias, cargadas de una naturalidad excéntrica y altas dosis de humor negro.  Su galería de personajes secundarios es realmente inagotable y en su filmografía siempre encontramos momentos inolvidables y algunos ridículamente divertidos.  Entre sus películas se destacan El gran Lebowski, Fargo Ave César. 
Chuck Lorre: Aunque este autor solo tiene dos créditos como director (de un capítulo de Two and a half men y cuatro de Dharma y Greg), sus shows televisivos están entre los mejores de la comedia norteamericana reciente y ha sido el responsable de la creación y escritura de más de 20 proyectos televisivos de primer nivel desde la década de los 80. Basadas en la confrontación entre personalidades opuestas, comedias tan exitosas como Dharma y Greg, Two and a half men, Mom The big bang theory son muestra de su humor franco, irreverente e inteligente.
Tina Fey: Aunque no ha pasado por la dirección, esta destacada actriz, escritora y productora ha sido el talento detrás de producciones televisivas exitosas como Unbreakable Kimmy Schmidt, 30th rock y muchos capítulos de Saturday night live, la más importante cuna de comediantes de Estados Unidos. Su talento actoral es sobresaliente, pero resaltan mucho más sus libretos que pueden usar la comedia física, coquetear con lo grotesco y hacer apuntos agudos sobre la política.
Richard Curtis: La comedia romántica es uno de los géneros más populares y exitosos del cine contemporáneo y el británico Richard Curtis es uno de sus mejores exponentes.  Huyendo de las fórmulas o jugando con ellas inteligentemente, este director ha sido el creador de historias entretenidas y bien contadas muy por encima del promedio de su género. Entre sus películas más destacadas se encuentran Love actually (Realmente amor), Un lugar llamado Notting Hill About time (Una cuestión de tiempo). 
Tom Shadyac: Un gran actor cómico como Jim Carrey es, prácticamente, garantía de diversión, pero los que saben de dirección saben lo difícil que es contener a un gran improvisador como él.  Shadyac tiene el honroso mérito de haber dirigido a Carrey en algunas de sus mejores películas, así como trabajar con otros grandes cómicos como Robin Williams y Steve Carell.  Entre sus películas se encuentran Todopoderoso I y II, Mentiroso mentiroso, Ace Ventura Patch Adams.

Nos gusta reir y muchas veces lo necesitamos, por eso el cine colombiano también está lleno de comedias, de toda clase de calidades y temáticas. La comedia es más que un escape de la vida cotidiana, nos hace pensar y emocionarnos, mientras hacemos catarsis por medio de unas buenas carcajadas.  Aunque se extrañan las comedias entrañables, no todo está perdido… ¡larga vida a la buena comedia!
migrannoche_montaje

Para ver más textos sobre cine y cultura, visita Jerónimo Rivera Presenta
Sígueme en Facebook y en Twitter
Suscríbete a mi Canal de Youtube

(Visited 641 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jerónimo Rivera Betancur: Doctor en comunicación. Profesor universitario, autor de seis libros sobre cine, investigador en temas de imagen y cultura y fundador de la Red Iberoamericana de Investigadores Audiovisuales pero, antes que nada, cinéfilo. Web: www.jeronimorivera.com Canal de Youtube: Amigos del Cine.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Responsabilidad social de la ciencia: La conexión del mundo científico con la(...)

2

Para ir sin rodeos, es cuando ellas consiguen al bien llamado(...)

3

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar