Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

virulin2
Quién iba a imaginar que la edad fuera el aspecto de mi vida que más drásticamente cambiaría en estos días de cuarentena.

Y que mudaría tan profundamente, que ahora estoy seguro de que mi vieja edad nunca volverá a ser la misma que solía ser. Y menos lo será esa solitaria fecha de nacimiento que aún figura en mi cédula de ciudadanía.

Empecé a percibir estos cambios el día en que supe que tenía 65 años de edad. ¿Apenas? Pues mi edad, días antes, y a la hora de mi entrada en cuarentena, y según lo registró a la sazón mi cédula, ¡era de 72 años!

Noté entonces que mi edad estaba perdiendo años. Pocos, eso sí, pero, perdiéndolos, al fin y al cabo. Cosa que, bien lo sabemos, pocas veces ocurre en el humilde mundo masculino.

Ante esa pérdida solo acerté a exclamar entre enormes signos de admiración (¡!): qué edad tan poco rígida tengo yo. Sí, solo eso dije.

¿Qué había ocurrido? ¿Acaso ella, por enfrentar el coronavirus, organizó su propio madrugón de rebajas?

No. En mi caso, a ella la mueve otro propósito. Muy saludable, por cierto: evitar, a su manera, que el coronavirus, a mis 72 años, me obligue a pasar una larguísima cuarentena en el cementerio, el lugar donde los muertos acostumbran vivir.

En la rebaja de años se funda su estrategia. Gracias a la cual, y para despistar al coronavirus, yo rejuvenecí de repente, como ya dije, de 72 a 65 años. Y la maniobra ha funcionado muy bien: el bicho no me ha convertido en pieza de cementerio. Aún no, hasta donde yo sé.

Sin embargo, la pérdida de años trae inconvenientes que no pienso pasar por alto.

Si, por ejemplo, mi edad baja a menos de 60 años, Colpensiones suspenderá mi pensión, y tendré así que volver a trabajar y a solicitarla de nuevo. Y esto no se lo deseo ni al peor de mis coronavirus.

Y si desciende a 40 años, o más, y mi cuerpo lo sabe, que la diosa del sexo me ampare en semejante trance.

Porque mi colgante equipo de fecundación querrá salir del letargo en que hace rato se halla, y volver, goloso, a sus antiguas peripecias. Y bien erguido y arrogante, como en los viejos tiempos.

Y también que en estos menesteres no haya intentos fallidos, y sí muchos, muchos polvos efectivos. Y muy buenos, de ser posible.

Con estos recortes de edad tengo a raya el coronavirus. Me asalta, sin embargo, una duda final: si a este bicho maldito le da por fijar su mirada más en mi calvicie que en mi edad, ¿qué será de mi vida?

Por conservarla tendré que persuadir al coronavirus que, de todos los calvos que abundan en Colombia, los de Bogotá somos y seguiremos siendo los más duros de “pelar”.

Otros hazmerreires:

Coronavirus explica cómo pudo entrar a Colombia

Someten a reparación a un arruinado coeficiente intelectual

(Visited 3.076 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

En vida laboral, Hugo Molano Rojas hizo a veces de ingeniero industrial y a veces de periodista. Hoy en día es un ciudadano a sueldo de una de las pocas empresas que patrocinan el último ocio: Colpensiones.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La guerra en Etiopía constituye una de las crisis más graves(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar