Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ni la pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud pudo bajarle el ritmo. Ni la llegada del coronavirus a Colombia, donde ya hay nueve casos, ha podido relegar las noticias, opiniones, memes y estados en las redes sociales. Parece que es un virus, incluso, más resistente al Covid 19 del que cada día sale a la luz una “nueva cepa” del mismo que lo hace propagarse. Cada amanecer aparece un nuevo personaje público de la política o de la sociedad colombiana, afectada: todo apunta a que la ‘Ñeñepolítica’ infecta cada vez a más y más personas.

Fotos de personajes públicos, políticos y sapos de turno, abundan en las redes. Desde el Presidente Duque para abajo, la “infestación” es total y crece como bola de nieve.
José ‘Ñeñe’ Hernández, el ganadero asesinado en Brasil y vinculado por las autoridades colombianas con los carteles del narcotráfico y paramilitarismo y esposo de la ex-reina María Mónica Urbina, se ha vuelto, después de muerto, en el hombre de moda. Y por cuenta de lo que se ha descubierto, todos corren despavoridos a sus redes sociales para tratar de borrar las evidencias que puedan vincularlos con ‘El Ñeñe’ así sea en un inocente encuentro casual.

Captura

Pero cada día se conocen más y más videos e imágenes que dan fuerza a los audios interceptados por las autoridades. Centenares de horas de grabación que arrojan en forma contundente que el ‘Ñeñe’ movilizó una campaña para comprar votos a favor del entonces candidato Iván Duque a través de una asesora de la UTL del Presidente Álvaro Uribe quien “arrojada al fuego” por el exmandatario, renunció a su cargo en medio del escándalo desatado, sumándose así a la lista de funcionarios “sacrificados” por el uribismo en la sucesión de líos y entuertos a través de los años.

‘La Caya’ Daza no es más que otro eslabón en esa cadena de escándalos y su conocimiento del ilícito, es evidente.

Pero como el virus, al ‘Ñeñe’ nadie quiere tenerlo ni conocerlo. Pero es que en este caso de ‘ñeñevirus’, a pesar de que los “pacientes” lo nieguen, las evidencias gráficas determinan sin discusión su grado de infestación. Encuentros ocasionales, lejanos y cercanos del tercer tipo, hacen parte de la galería de registros desparramada por las redes sociales. Desde una feria equina, una parranda vallenata, un recorrido de campaña, hasta la “ultima cena”, han quedado registrados.

El ex-Presidente Uribe, por ejemplo, quien había dicho que “apenas lo conocía”, escribió en su cuenta de Twitter su pesar por el asesinato del ‘Ñeñe’. Sumado a ello, existen innumerables fotos en que muestran a ambos en amigables encuentros.

El Presidente Duque fue, aún, más cercano. “Es como mí hermano”, citan algunos medios que solía decir el ‘Ñeñe’ sobre el mandatario. Hernández estuvo en primera fila en la posesión presidencial y en un video se le ve feliz al lado de la controvertida ministra Alicia Arango, mientras el Presidente Duque y Silvestre Dangond cantan un conocido vallenato.

La polémica por la ‘ñeñepolitica’ revive la ‘ñoñopolitica’. Cuando el cuestionado senador Bernardo Miguel ‘El Ñoño’ Elias (de las más altas votaciones en el país) quedó inmerso en medio de escándalos de corrupción en su departamento y vinculado por millonarias coimas en el caso de Odebrecht. El Ñoño era muy cercano al Gobierno Santos y fue prolífera la ilustración de sus encuentros. Es por eso que en Colombia ya nadie se extraña de las “amistades peligrosas” de nuestros gobernantes. Ya casi que hacen parte del paisaje.

Pero lo llamativo de este caso, es que se configura o tipifica el mismo delito por el que condenaron a quince años de prisión a Aída Merlano: compra de votos. Y más llamativo, que el entonces candidato Duque se mostraba blindado contra cualquier modo de corrupción, (lo que reiteraba con energía en sus discursos) incluyendo la reconocida mermelada que, al parecer, ya se está repartiendo.

Ahora el Presidente está en terrenos movedizos. Con una desaprobación del 71 por ciento; con el dólar más alto en la historia del país; con una tasa de devaluación hace muchos años no vista; con un aumento progresivo del desempleo; con inconformismo social por el asesinato de sus líderes; por el aumento de casi el 6 por ciento en la producción y exportación ilícita de cocaína, la relación de su nombre (así sea indirectamente) en las grabaciones del ‘Ñeñe’ Hernández y los registros gráficos que lo vinculan, le han puesto prácticamente la lápida a un gobierno que, en casi dos años, aún parece no haber arrancado.

Pero más allá de que “solo eran unos voticos en la Guajira”; o que “ese hecho no cambiaba los resultados finales”, lo cierto que la compra de mil votos es igual de punible que la compra de quinientos mil. El delito es el mismo y argumentar lo contrario es otra muestra de insensatez.

Y en medio de todo el revuelo por la ‘ñeñepolitica’ y sus implicaciones, llega la pandemia del coronavirus. Esta última si es, sin duda, una plaga que puede afectar a todos. Que puede infestar por igual a honestos y corruptos y que no come cuentos de memes, estados o cadenas de oraciones. Pero para malestar del Presidente y sus más cercanos colaboradores, ni la pandemia ha logrado difuminar el impacto del descubrimiento de los nexos entre el ‘Ñeñe’ y la campaña presidencial. Contra lo primero -el virus- el mundo ya busca la vacuna. Y en lo segundo -las relaciones peligrosas de los mandatarios con personajes oscuros- no se ha descubierto aún el “ungüento” que repela la corrupción que nos sigue carcomiendo.

(Visited 2.158 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Mi estilo narrativo tiene una identidad lograda a través de 35 años de ejercicio del periodismo y de la docencia universitaria. Me desempeñé durante nueve años como Jefe de Redacción de El Heraldo. Actualmente soy columnista del portal web Zonacero.com de gran lecturabilidad en la costa caribe colombiana y me desempeño como Profesor de tiempo Completo de la Universidad Autónoma donde dirijo, además, la Escuela de periodismo Álvaro Cepeda Samudio de la misma institución, una actividad extracurricular que pretende formar un semillero de nuevos periodistas con los estudiantes que tengan más vocación para ello.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

"A veces llega a tu vida alguien distinto, alguien que te(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En el video con Silvestre,no es el ÑÑ,sino Abelardo padre.Solo cuando se determine la existencia del audio,la veracidad de lo que en él se afirma y la responsabilidad de Duque en esos hechos,podremos colegir conclusiones serias.

  2. azulcielo2012

    Este nuevo escándalo de la clase política colombiana también pasará a la historia por quedar impune, como todos los anteriores. A Uribe todo se le resbala y nada lo afecta en realidad. Siempre son sus subalternos los que terminan pagando los platos rotos y él termina como una monjita de la caridad. Ahora empezará una nueva ronda de amedrantamiento hacia periodistas y funcionarios que sigan tocando el tema y como siempre Uribe y su gente saldrán limpios de todo esto y afinando la maquinaria para las nuevas elecciones.

  3. josemerino0610

    Cómo me hubiese gustado que te hubieses jalado un “Blogazo”, con el tema del “Video Bolsa” de Petro.
    Ante este tema, que extraño, a los que hoy les llega la “musa” por escribir del tema del “Compa Ñeñe”, en su momento el “Petro – Bolsa”, les atrofió el cerebro y les produjo reumatismo en sus dedos. Se quedaron mudos.
    Raro, no?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar