Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Queda muy poco o nada de Rojas Birry, el embera que creció en medio de una comunidad que trabaja la madera de espavé, cedro espino y pino amarillo. De esos indígenas que por esencia y tradición se dedican a la orfebrería.

Rojas Birry nació en el Alto Baudó, en la profundidad de las selvas del Chocó, el 14 de mayo de 1960. Posteriormente, salió de esta zona para encontrarse con la gran ciudad: pavimento, buses, carros, camiones y el ruido enloquecedor de una gran ciudad: Medellín. Atrás quedaron las canoas de madera, el canto de los pájaros y zigzagueo de las culebras.

Se formó como abogado, realizó una maestría en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Se interesó por lo constitucional, por lo administrativo, por la legislación especial indígena y de negritudes. Así logró ocupar un asiento en la Asamblea Nacional Constituyente con más de 25 mil votos.

Pero esos tiempos, cuando Rojas Birry se movilizaba por las calles de Bogotá en alpargatas y rodeado de tambores y acompañado de hombres indígenas de su comunidad, también pasaron.

Sus pecados empezaron a rodear su vida y a adoptar actitudes como los hermanos menores, como los indígenas describen a quienes no son indígenas. Como un meteorito, en muy poco tiempo pasó a convertirse en un hombre obeso, con zapatos, camisas y correas de marca y rodeado de escoltas y una toyota de color negra blindada.

Entendió que él siempre tenía que ir en la parte trasera, detrás del puesto del conductor. Era terco y se comportaba como el jefe, con voz de mando y dando órdenes: por dónde debería llevarlo la camioneta, los sitios por donde quería pasar y obsesionado por el poder.

Vertiginosamente entró en el mundo político: fue constituyente, concejal de Bogotá, congresista y personero de la capital. Poco a poco, Birry dejaba de ser embera. Se olvidaba de sus ancestros y sus costumbres para convertirse en un hombre desclasado de su pasado y empezaba a dar palos de ciego en el entorno político.

Dejó atrás la defensa de los indígenas, se olvidó de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), se olvidó de esa lucha, para convertirse en un exponente de la clase política corrupta.

En el Congreso de la república se recuerdan sus fiestas con el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno Rojas, su mentor, en cuya administración resultó ser elegido personero.

Nunca ejerció el control ante la más grande defraudación que ha tenido la capital por el carrusel de la contratación, guardó silencio sobre contrataciones y adjudicaciones millonarias, incluido el gran fraude de las ambulancias. Se dejó sobornar con millonarias sumas de dinero por guardar silencio y no abrir ningún tipo de investigación, y así encubrir el gran robo a Bogotá.

Rojas Birry tiene denuncias por maltrato laboral y encubrir a Samuel e Iván Moreno Rojas. Se le encontró contando cajas repletas de dinero con los Moreno, producto del robo a la ciudad.

Como senador le descubrieron millonarias llamadas a ‘líneas calientes’ desde su oficina en el Congreso de la República.

Buscó ser investigado por la justicia indígena para refugiarse y eludir la justicia ordinaria. Al final, no lo logró, fue condenado por el delito de cohecho propio en concurso homogéneo y sucesivo, por recibir sobornos de contratistas y del exsecretario de Salud de Bogotá, Héctor Zambrano, por el escándalo de las ambulancias.

Hoy recuperó su libertad, después de pagar una condena de 8 años que le impuso la justicia al hallarlo culpable, pero se negó a devolver el dinero.

(Visited 2.449 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de la Universidad de la Sabana de Bogotá en Ciencias de la Comunicación Social y periodismo, con diplomado en Periodismo Público de la Unión Europea y la ESAP y posgrado en Ciencias Políticas para Latinoamérica y Criminalística de la Universidad de Salamanca (España). Maestría en Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y Especialización en Docencia Universitaria de la UCC. Durante 20 años he ejercido el periodismo en radio y televisión. Durante este tiempo, simultáneamente, he estado vinculado a la cátedra universitaria y a la dirección de trabajos de investigación en las áreas de periodismo público y comunicación social.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La comprensión lectora es uno de los grandes desafíos en la(...)

2

“Médicos. Hombres de suerte. Sus éxitos brillan al sol... y sus(...)

3

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar