Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Un fuerte aguacero que sacudía las calles de la localidad de Kennedy acompañó la más ambiciosa de las jornadas nocturnas para hacer un trabajo de georreferenciación de los habitantes de calle.

Pero esta situación natural no impidió que fueran llegando 150 servidores de la Subdirección Local de Integración Social de Kennedy que integran la Tropa Social de Rescate.

Uno a uno, a pesar de los relámpagos y la tormenta eléctrica, fueron haciendo presencia en el Centro de Desarrollo Comunitario Timiza, punto de encuentro. Rápidamente desenfundaban de sus maletas el característico traje blanco que los identifica como parte de la Tropa Social que, para ellas y ellos, es el máximo honor de los servidores públicos en el manejo de situaciones de riesgo, como la entrega de alimentos calientes y refrigerios en barrios donde la delincuencia hace presencia. En conclusión, es una tropa social de rescate para brindar ayuda a los más vulnerados, quienes las necesidades y la pobreza son sus principales características.

Así fue como esa noche la Tropa Social de la Subdirección local para la Integración Social de Kennedy llegó a los ‘parches y cambuches’, donde se puede ver y palpar a los hombres que han caído en lo más profundo de una realidad de sustancias psicoactivas.

Son habitantes de la noche

Esa noche tenía un sabor distinto: optimismo, alegría y la seguridad de ir a las calles a ayudar a hombres y mujeres que por diferentes razones han llegado a inundar los andenes, puentes y calles de la ciudad. El grueso de esta población está entre 20 y 36 años y abuelos que viven sus últimos días en andenes como hogar.

En un mapa en el que aparecía la localidad de Kennedy, expertos en georreferenciación de la tropa señalaban con chinches de color y resaltadores las zonas de mayor vulneración, donde el habitante de calle hace su mayor presencia. La tropa se alistaba como si fuera a conquistar o a defender un territorio.

Se armaban los grupos, los recorridos, a través de la selección de 61 polígonos para llegar de sorpresa y saber, en medio de la oscuridad, cómo contactarlos, saber cómo viven, cuál es su estado de salud, sus identidades, ver sus rostros, hablarles cara a cara, saludarlos, tratarlos como a seres humanos, sin ninguna discriminación, escucharles sus experiencias, sus sueños, sus esperanzas y desesperanzas.

Y también compartir con ellos un refrigerio en medio de la noche y la madrugada, ofrecerles la ayuda, a través de los hogares de paso, para salir de ese mundo oscuro de las drogas que los tiene sometidos, esclavizados, olvidados y aislados de la sociedad que los señala y, lo más grave, los mata con el desprecio, situación que, según sus testimonios, los profundiza más en el hueco de su propio infierno.

El frío, a medida que avanzaba la noche se hacía más evidente en cada uno de los hombres y mujeres de la tropa, pero nada podía desestimularlos para cumplir su objetivo. Los primeros habitantes de la calle comenzaron a aparecer, en cada esquina, en cada andén, y la tropa los abordó. Les explicó el motivo de su presencia en sus zonas: dar ayuda, ser amigos. Se estableció una relación de respeto, y accedieron a contar sus historias.

Se les preguntó por su estado de salud, por sus condiciones de vida, de higiene, datos familiares, edad, nacionalidad, su condición física y mental y sus necesidades prioritarias, y se tomó nota de las direcciones habituales de permanencia.

A medida que la conversación se desarrollaba, les fueron entregados refrigerios, mientras se tomaba nota de la información que suministraban y que será sistematizada para poder entregar la radiografía de la habitabilidad de calle en Kennedy, localidad que es la más golpeada y afectada por este fenómeno en Bogotá.

Las noches para ellos son largas e intensas; como en un juego de cara y sello, cada noche, la vida no vale nada, y en cualquier momento la pueden perder. Es usted o yo, esa es la regla de la calle, es decir, ‘selva de cemento’.

La tropa llegó a calles lluviosas de barrios como El Amparo, Patio Bonito, Britalia, Corabastos y el resto de los puntos que componían los 61 polígonos que eran el objetivo del operativo social.

Las horas trascurrían, en las calles seleccionadas comenzaban a aparecer largas filas de carreteros y recicladores, además de hombres entregados al consumo de sustancias psicoactivas que se podían detectar por la humareda que salía de sus bocas llenas de humo, que daban cuenta de su presencia, donde el silencio no es tranquilidad si no advertencia de peligro.

Al final se pudo hacer una radiografía exitosa sobre cómo están, cómo se mueven, las condiciones de vida, los riesgos de haber decidido a calle como una forma de vida.

Así viví una noche con la Tropa Social de Rescate de la localidad de Kennedy, en busca del habitante de calle.

(Visited 85 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de la Universidad de la Sabana de Bogotá en Ciencias de la Comunicación Social y periodismo, con diplomado en Periodismo Público de la Unión Europea y la ESAP y posgrado en Ciencias Políticas para Latinoamérica y Criminalística de la Universidad de Salamanca (España). Maestría en Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y Especialización en Docencia Universitaria de la UCC. Durante 20 años he ejercido el periodismo en radio y televisión. Durante este tiempo, simultáneamente, he estado vinculado a la cátedra universitaria y a la dirección de trabajos de investigación en las áreas de periodismo público y comunicación social.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Llegar a vivir a una ciudad nueva es un reto desde(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar