Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Al principio teníamos una rutina y códigos. La rutina nos garantizaba que una o dos veces a la semana nos encontrábamos para coger. Yo esperaba ansioso ese momento. Nos encontrábamos siempre a unos kilómetros de su universidad. Me estacionaba siempre en la misma calle. Él subía al auto y nos íbamos a la misma casa en Pocitos siempre. La casa frente al mar. Y los códigos nos mantenían en el anonimato, nos permitían tener nuestra rutina con una fachada heterosexual. ¿Era esto necesario? Tal vez no, pero en ese momento creíamos que era indispensable.

Benjamín es un tipo apuesto, siempre lo ha sido. Las universitarias lo seducían, le hacían saber que no tendrían problema con tener una aventurilla con él. Sin embargo, siempre ha sido también un tanto caprichoso con su apariencia física, siempre le ha prestado atención a su imagen, a su cabello, a su piel. Sabe que es apuesto y se asegura de no dejar de serlo. Esto hizo que sus amigas comenzaran a sospechar de su heterosexualidad.

Yo, un escritor frustrado, mal humorado y gordito no me quedaba atrás. Por alguna razón esta combinación de defectos lograba un coctel que me favorecía a la hora de salir con mujeres. Soy un tipo inteligente, debo reconocérmelo. Aunque por momentos puntilludo en mis conversaciones logro promover charlas interesantes, turbulentas, divertidas. Y por mi segunda pasión, la política, he estado en medio del poder. Una rubia despampanante, miembro de una familia poderosa y adinerada del Uruguay era mi fachada. Mi novia. No podía resistirse a ser la novia de un fracasado como yo.

Un fin de semana largo decidimos que sería buena idea escaparnos y escondernos en una cabaña a las afueras de Montevideo. Comimos y cogimos tanto que cada vez que lo recuerdo una sonrisa cómplice se marca en mi rostro. El tiempo se nos iba rapidísimo. Cuando nos dimos cuenta, era lunes, debíamos regresar a la realidad, a la ciudad. Justo esa mañana Benjamín me dijo algo que no lo venía venir.

Su mejor amiga lo llamó insistentemente. La mamá de Benjamín la había llamado y le había preguntado por él, por su fin de semana con amigos en Buenos Aires. Camila entendió que era la cuartada y no lo sabía, pero supo cómo mantener a Martha alejada lo más posible de nuestra cabaña. Pero la situación se estaba volviendo insostenible. Vernos significaba crear una mentira. Trabajos de la universidad, cumpleaños de amigos que nadie conoce y entrenamientos de futbol que no existían. Las mentiras se estaban agotando y el aguante de Benjamín también.

Estábamos en la cama, desnudos. Se sentó sobre mi abdomen y lloró. Su cuerpo se desplomó contra mi pecho y lloramos juntos. No podía más. No podía seguir mintiéndole a su mamá, a sus amigos, a sus compañeros de futbol, no podía seguir teniendo dos vidas. La del joven heterosexual, y la del joven gay. No eran la misma persona definitivamente. No sabía qué hacer y yo tampoco. Esta situación no estaba en los planes de ninguno. Era sencillo, coger cada tanto y ya está.

Acordamos terminar con lo poco o mucho que teníamos ese mismo día, en ese momento. No nos volveríamos a ver. No regresaríamos a la casa en Pacitos ni lo volvería a recoger a unos kilómetros de su universidad. Era el fin de una relación corta pero supremamente satisfactoria. Me sentía bien a su lado, me gustaba el juego que estábamos teniendo. Disfrutaba cada segundo a su lado. El sentido del humor de Benjamín es fino, es inteligente. Le dije que uno debe tener prioridades en la vida y que la familia es está por supuesto en los primeros lugares.

Regresamos a Montevideo, lo dejé en la parada del colectivo. Me fui.

Recordé que ya no debía escribirle. Quería saber si había llegado bien. Acordamos no hablar por un par de meses, alejarnos, no vernos más. La cabeza me daba vueltas y creí que unos tragos me ayudarían a dormir. No dormí, más bien me enloquecí. No podía dejar de pensar en todo. Me vi al espejo y me vi destruido. Estaba llorando. ¿Qué mierda me estaba pasando? ¿Por qué me duele tanto? ¿Por qué estoy así? Me enamoré de Benjamín.

Twitter: @GioAcevedo_

(Visited 164 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Humano en formación. || Viajero frecuente

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Mochileadas de autor

    A lo largo de los últimos 16 años, he mochileado de diversas maneras y por diferentes razones: por trabajo,(...)

  • Opinión

    Cocalombia

    Tremendo revuelo armó la miniserie de Netflix que protagoniza la colombiana Sofia Vergara y en la que se muestra(...)

  • Colombia

    ¿Me voy a morir?

    El senador tiene piel de lagarto. Nada lo debilita. Ha librado tantas batallas durante años de carrera pública que(...)

  • Bogotá

    Colombia sin PETROleo

    La ministra de minas y energía de Colombia anunció hace unas semanas en el Foro Económico Mundial de Davos,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este fin de semana, en el parque Simón Bolívar, de Bogotá,(...)

2

Rellena, morcilla o ‘camarón africano’, es uno de los manjares populares(...)

3

Alguien que repase brevemente los titulares de las agencias de noticias(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar