Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Si bien es cierto que los canales peruanos reinaron en las pantallas colombianas a través de las antenas parabólicas, no fueron las únicas señales extranjeras que se lograron ver por estas tierras. En el post anterior mencioné las condiciones que hicieron posible esta avalancha y de hecho recibí varios comentarios sobre esos recuerdos.

Visto lo anterior es innegable reconocer que la televisión peruana primaba y por eso merece una entrada exclusiva para hablar en detalle de ella. Así que, en esta ocasión, me ocuparé de los otros canales con quizás menos recordación. Este ejercicio que haré a continuación parte de la experiencia personal, así que seguro habrá omisiones. No en todos los hogares llegaban las mismas señales y esto justo hace que hablar de las antenas parabólicas también sea ejemplo de diversidad cultural y audiovisual. A través de esas ventanas llegamos a otras realidades con las cuales nos podemos diferenciar, comparar y asemejar.

Televisión mexicana

Comienzo por acá, pues el primer canal extranjero que se vio en mi casa era mexicano. Se trataba de XEW El canal de las estrellas, señal por excelencia de las telenovelas. En Colombia ya se consumían los melodramas mexicanos y la emisión incluso era semanal, con lo cual podían pasar años antes de que acabara una novela. Recuerdo que la primera que vi en XEW fue Cadenas de Amargura, un dramón con todas sus letras. La ventaja con este canal era ver esas telenovelas con anterioridad a su emisión en Colombia. Para no hacer larga la lista recuerdo Muchachitas, La pícara soñadora o Dos mujeres, un camino. De esta última no pudimos ver el final pues ese día se fue la luz en el barrio.

El canal de las estrellas de los 90s no tenía solo telenovelas. Había una franja informativa llamada ECO y un noticiero homónimo del colombiano, 24 horas. Recuerdo también haber visto mucho cine mexicano, desde el clásico de Cantinflas o Pedro Infante, las películas del Santo o hasta algunas de las India María. Los domingos había un programa musical que yo asimilaba a nuestro Show de las Estrellas, se llamaba Siempre en Domingo, conducido por Raúl Velasco.

De hecho, en México se hacían, y aun se siguen haciendo, muy buenos programas de variedades. Quizás el que más me impactaba por mi edad era el programa infantil En Familia con Chabelo, un espacio en la mañana dominguera en el que las marcas mexicanas patrocinaban concursos donde competían niños. Algunos dirán que eso era similar a Animalandia, pero para los noventa en Colombia no existía el programa así que no había cómo compararlo. Además Pacheco no era un señor con voz aguda y vestido con pantalones cortos, como era la caracterización de Chabelo.

Televisión española

A la TVE o Televisión española le guardo mucho cariño, pues tiene la cualidad de haber conservado por años y años programas fijos, además es una cadena pública. Recuerdo programas como Dias de cine  y Cine de barrio que aún siguen en antena. El primero dedicado a las noticias del mundo del cine y el segundo a emitir películas españolas. Dentro de los programas añejos al que más tengo en mis afectos es Saber y Ganar. Este concurso se transmite aun, con la conducción de Jordi Hurtado, en emisión de lunes a viernes y se ocupa de premiar a sus concursantes por su conocimiento. Confieso que en mi época lo usaba para estudiar para el ICFES y todavía me gustaría participar.

Dentro de los programas de concurso también España tiene otros ejemplos notables: El gran juego de la oca, que lo daban por Antena 3; o El grand prix de verano donde los concursantes hacían sus pruebas enfrentados a vaquillas. Antes de ellos recuerdo ver por la misma TVE a 1, 2,3 responda otra vez . Una genialidad de formato donde cada semana había juegos y preguntas a partir de un tema; por ejemplo terror y todo el set se transformaba en un cementerio. Este programa vino de la mente de una las figuras más importantes dentro de la televisión española, don Narciso Ibañez Serrador, del quien se destaca la serie Historias para no dormir, la cual incluso llegó a emitirse en Colombia. (Esa si no la he visto).

En infantiles también tengo un par de recuerdos: un anime que solo daban ese canal y era Samed, el duende mágico de arena. También veía una especie de Plaza Sésamo, llamado Los Mundos de Yupi y también un programa muy loco, Planeta Imaginario. En Colombia quizás lo más cercano a ese último era Brújula Mágica.

En mi memoria hay dos programas con vagas imágenes y aún no he dado cómo se llamaban: en uno, unos niños imaginan en sus clases aventuras, así la profesora se convierte en villana y la encargada del aseo es quien los ayudaba, una especie de Autobus Mágico en carne y hueso. El otro programa era un concurso de jóvenes de colegios que con cascos de realidad virtual (o algo parecido de esa época) enfrentaban una aventura medieval. Recuerdo que el nivel final era ir pisando un puente que se iba armando a medida se contestaban preguntas. Si hay un chance remoto y alguien le atina a estos programas, me cuentan.

Televisión brasileña

En mi casa solo transmitían dos canales: Rede Globo y Band TV. Debo decir que Globo era el canal que tenía mejor programación de todos lo que llegaban, las mejores películas y mejores dibujos animados, pero en portugués, así que poco me quedaba en esos canales. Globo tenía también una franja grande de dibujos, en un programa que conducía Angélica, que era como la sucesora de Xuxa. Band no tenía tan buena programación, mucha película clase b. De ellos recuerdo que hasta tenían un ciclo de terror presentado por un actor disfrazado de vampiro y Cine privé los sábados en la noche, dedicado al softporn.

Cine Band Privé – Wikipédia, a enciclopédia livre

De la televisión argentina creo que fugazmente vi algo, quizás alguna telenovela de Andrea del Boca y el súper famoso Videomatch  de la época de las bromas pesadas. Con la televisión venezolana, algunos lectores del blog recordaron Venevisión y Sábado sensacional. Debo decir que tampoco creo haber tenido ese canal aunque sí uno infantil llamado Cablecito, tu canal favorito.

Espero que este repaso por encima les haya traído algún recuerdo a la cabeza, sobre todo como antesala a la próxima entrada donde me centraré en los cuatro canales peruanos y el montón de programación que consumimos de ellos en los noventa.

Si tienen algún recuerdo particular que con este post hayan recobrado, coméntelo acá o en mi Twitter.

(Visited 290 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista colombiano, curador digital, zurdo e hiperactivo. Cine, gestión cultural, audiovisuales, periodismo y nuevas tecnologías, de eso se compone este sombrero de mago. CARPE DIEM pero, CAVE CANEM.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El hijo mayor de Luis Carlos Galán es Luis Alfonso Galán(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Sobreaba en este artículo la mención de El gran juego de la oca y de El grand prix del verano, ya que los canales que presentaban ambos programas no llegaban a los barrios de las ciudades. Pero sí llegaba otro canal europeo público: Deutsche Welle, en una señal internacional que tenía programas en alemán y en inglés y solo 2 horas diarias en español. De la tv mexicana algunos barrios tuvieron los canales entonces llamados TV7 y TV13 de TV Azteca. De Brasil yo pude ver Rede Manchete. Y algunos sistemas de parabólica de barrio a veces retransmitían canales por suscripción que no tenían los servicios legales de cable entonces, en mi barrio una vez estuvo Cinemax en inglés y MTV Brasil, por ejemplo, además de algunos canales en español como USA (desde México) y Locomotion (lo vi brevemente en 1997).

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar