Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Todavía puedo recordar sus paredes blancas como buena analogía de su virginidad.  Podía estar mancillada por ese moho que corroía sus paredes y afeaban su apariencia, como esa doncella que aún no se maquilla y desconoce que para las artes amatorias debe embellecer cada recoveco y hacerse atractiva para su explorador.

Podía no inspirarme y despreciar su falta de belleza, pero, por el contrario, la amaba así, con su simplicidad, que no era fealdad, porque era mía, podía recorrerla, descubrirla y tomar su mano para que creciéramos juntos.

Recuerdo verla con sus charcos de agua, con un Centro que no era histórico, ni patrimonio de la humanidad, o quizá ya lo era, pero no la habían pintorreteado, ni nos habían echado de ahí. Era mía y de mis coterráneos, sus pocos turistas venían por estas playas no tan azules, no tan bellas, no tan de arena blanca, venían y quizá no volvían, así que mis hijos, mis hermanos, mis padres y yo, la recorríamos, una y otra vez, no para emprobrecernos o entregar lo poco que ganábamos a un mal servicio, a una comida sobrevalorada, a unas calles sobrevaluadas, sino para vivirla, llenarla de sentido y de significados que solo dota una ciudadanía activa.

Ja, no denigro del desarrollo, del cambio positivo, de las buenas oportunidades, pero eso quién lo determina. Quién gana, quiénes pierden, a quienes les importa, un sistema transaccional solo mide réditos económicos, en cuya ecuación se ha excluido a la ciudadanía, al corazón de una ciudad, que es lo único que la hace palpitar con el clamor de sus dolores, deseos y verdades que suelen ser barridos debajo de una alfombra, e ignorarse una y otra vez.

Cartagena se vende y no al mejor postor, sino al que le dé cualquier cosa. Está prostituida y entregada a un turismo que no hará nada mejor por ella que entregarle billetes con los cuales ganan, no ella como puta esclavizada en su actividad, que con los años ganará menos por vieja y repetida, sino sus proxenetas que siempre pagarán el menor valor posible para ellos acrecentar sus ganancias.

A qué jugamos, ¿cuál es el beneficio de un turismo que mancilla las virtudes de la ciudad y de su gente?  ¿Para qué más si no cabemos, si a nuestra alcantarilla no le cabe ni una deposición más?

Parece que lo más valioso que tenemos para ofrecer es el cuerpo, no el patrimonio, no la historia, no nuestra descolorida playa.  ¿Pero cuál cuerpo? El de una ciudad, el de nuestras hijas, el de las mujeres que mañana estarán devaluadas porque ya no son vírgenes como nuestras casas coloniales pintadas de colores. 

(Visited 1.716 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Otro sitio más de Sitios de Blogs El Tiempo

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Cambio tu cámara por un espejo

    Antes, para salir en la televisión, debíamos cumplir una serie de requisitos. Principalmente, se debía tener algo de talento,(...)

  • Colombia

    En diciembre no llegaron las brisas

    No sufro de calor, por el contrario, el frío me marchita la piel y también por dentro. El frío(...)

  • Opinión

    ¡En fin... la hipotenusa!

    Me encanta que los jóvenes de ahora cambiaron la palabra hipocresía por “hipotenusa”, la primera siempre me pareció una(...)

  • Opinión

    Los Traspuestos

    Son visibles, están en todas partes y a la gente le estorba. La gente que se cree más gente.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cuando ponemos en el buscador la palabra Resiliencia, resulta en común(...)

2

En uno de mis viajes recurrentes a Medellín, ciudad que amo(...)

3

Mi vida adulta comenzó el día que vi cuánto pagaba de(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. emilioperez0613

    Que bella aquella Cartagena de las Indias en los 70 , que todo era sano unas calles del centro bonitas,las murallas, el almacen Ley de la esquina de una de las calles del centro. Los buses pequeñitos que iban a Bocagrande,Castillo grande y el barrio manga de las casas grandes. Que tiempos tan aquellos.

  2. Que relato mas transparente, parece que Cartagena cada vez se parece mas a las Vegas, solo falta el letrero que dice Lo que se hace y se habla en las vegas , en las vegas se queda, igual lo que se hace y se habla de cartagena, se queda en Cartagena, meientras os pedolifilos y enfermos sexuales, acaban con la muy senorial y linda Cartagena , pero nadie dice nada y nadie se atreve a DENUNCIAR.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar