Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los conflictos entre seres humanos se intentan solucionar reconociendo y respetando las diferencias, no negándolas. Sin embargo, esta última parece ser la consigna actual. Si alguien no está a gusto con el sexo que le tocó al nacer, al día siguiente salen con el cuento de que los sexos no existen. No terminas de asimilar esta “tesis” y ya van en: “ no eres lo que eres sino lo que crees que eres, con lo que te identificas”.

Y entonces te preguntas ¿cómo haces para identificarte como hombre o mujer si, según otra teoría que ya anda rondando por ahí, nada identifica al uno ni al otro?, si todo lo que creíamos que nos identificaba o diferenciaba no son más que prejuicios de gente ignorante. Hombres y mujeres somos exactamente lo mismo, seres sin ningún tipo de identidad, ni contraste, psicológico, físico, biológico, genético… Basta con que te declares como una cosa o la otra, y ya.

Así mismo, si se presenta un conflicto entre dos o más personas de distinta raza, al rato resultan con que las razas no existen. O bueno, sí existe una, la humana.

Pero negar que existan las razas y los géneros ¿realmente contribuye a eliminar nuestros problemas y diferencias? Esto sería cierto si las únicas causas de conflicto y rivalidades entre los seres humanos fueran esas; si las personas del mismo sexo, raza, y nacionalidad, no tuviéramos problemas entre sí.

Basta con echar un vistazo para comprobar que, por lo menos en este país, las diferencias raciales y de género, no son ni la principal, ni la única causa de violencia y discriminación. Aquí no te roban ni te atracan por ser mujer, sino por plata. Aquí no te discriminan por ser negro, sino por pobre. Las personas discuten, se pelean, se roban y se matan entre miembros de una misma raza o género.

Personalmente, jamás he tenido un conflicto con una persona de otra raza o nacionalidad. Todos los niños que me cascaron y a los que les casqué, todas las mujeres que me pusieron los cachos, y a las que se los puse, eran de mi misma raza y nacionalidad. Y no creo ser el único.

No obstante, vamos a darles a estos teóricos de la negación el beneficio de la duda, y si negar las diferencias y los conceptos antagónicos, realmente contribuye a eliminar los conflictos y nos permite construir un mundo mejor, ¿por qué limitarlo a raza y género? Adelante, hagámoslo extensivo a todos los aspectos de la vida. Acabemos con todo lo que nos divide.

Empecemos con las diferencias sociales, a partir de ahora no existen. Ser rico o pobre no lo determina la cantidad de billete que tengas, sino la clase social con la que te identifiques, si te identificas como rico, todo bien, eres rico. Así como existen hombres sin pene, existen ricos sin plata, y en la “olla”.

De igual forma, el aspecto físico. A partir de ahora, en este planeta no existen feos ni bonitos. Si crees que estás como quieres, no lo dudes, estás como quieres. Si juras que eres Brad Pitt, todo bien, eres Brad Pitt.

Que una de las causas más grandes de conflicto y de dolor es el amor, ¡carajo!, ¿qué esperamos para declarar que el amor no existe?, que amor y dolor son la misma cosa, que presencia y ausencia son sinónimos, y santo remedio. Así no sufrimos por una cosa, ni por la otra.

Y al que no esté de acuerdo, en nombre de la santa inclusión y la sagrada tolerancia, lo “asamos” en las redes sociales,  lo acusamos de ser mala persona, de tener la mente enferma, de ser un tal por cual discriminador, de estar harto de odio, de tenernos fobia, y de ser un completo ignorante.

Ejemplo: si alguien está de acuerdo con el hecho de que sí existen las razas lo acusamos de ser seguidor de Hitler y de creer que existe una raza superior, la aria, de la cual hace parte, así tenga una cara de muisca que no pueda con ella. En conclusión, ese fulano odia a los negros y a los judíos.

Fulano: ¿Y por qué los voy a odiar, si no me han hecho nada? Y en cuánto a los judíos, jamás he tratado a uno.
– Por eso mismo no lo has tratado, porque los odias.
– ¡No!, porque jamás he conocido a uno.
– ¿Y por qué crees que no lo  has conocido ?, porque los odias.
– No, porque vivo lejos de ellos. Porque Israel queda en la pm respecto a Colombia, y por ende, la posibilidad de encontrarse con un judío y ser amigo de uno, aquí, en este país, es mínima.

Por otro lado, si alguien está de acuerdo con que sí existen los sexos lo tildamos de misógino, machista y homofóbico. Si otro se lamenta por la migración venezolana, debido a todos los problemas de inseguridad, pobreza y desempleo que nos ha acarreado, lo calificamos de xenófobo.

Ahora, y como bien lo hemos venido haciendo, nos vamos a pasar la lógica por la faja y vamos a intentar ser en el mundo del no ser. Es decir, vamos a declararnos anti racistas en un mundo en el que, según nosotros mismos, no existen las razas. A luchar por los derechos de las mujeres, de los homosexuales, y los transexuales en un mundo en el que, según nosotros mismos, no existen los sexos.

No solamente nos vamos a percibir, vamos a obligar a los demás a percibirnos como tal. “Ey tú, enano, ¿quieres ser alto?, no necesitas un butaco, ni ponerte tacones, basta con que declares que ser alto no lo determinan los genes, ni lo define el metro, sino que es una construcción. Así mismo, vas a exigirle a la gente a que te vea tal como lo que estás convencido que eres, un man alto, gigante. Si te apodan exige que sea “largo acaba chiros”. Todos deben mirar hacia arriba al hablarte, y las mujeres deben empinarse al besarte. Si no lo hacen, las acusas de prejuiciosas, y de discriminarte”.
Claro que sí, pelón, no lo dudes más, eres un mechudo encerrado en la cabeza de un calvo. Esto último me lo repito frente al espejo a diario.

Negándolos, así de fácil vamos a lidiar con nuestros problemas de identidad.

Que para iniciar una discusión se necesitan dos, ¡adelante!, ¡neguemos nuestras identidades y personalidades! Eso de que existe el individuo A y el individuo B no es más que un invento de esta sociedad excluyente.

Así mismo, vamos a quitarles a los científicos esa bendita maña de estar poniéndole etiquetas a todo y a acabar con aberraciones como la taxonomía, la anatomía, la biología, la genética… Si no existen los sexos, mucho menos las especies. Permítanme nacer, crecer, analizarme, y ahí sí decidir si me declaro planta, humano, metal precioso, combustible, perro o gorila…. “No nací jabalí o ballena, sino que elegí ser uno de ellos”.

Existen 4 fuerzas: la electromagnética, la gravedad, la nucle… al carajo con todas esas teorías absurdas y excluyentes, sólo existe una, la fuerza del amor.

Y el día que tengamos nuestro primer encontrón con los extraterrestres, alegamos que no existen los planetas, los cometas, ni las galaxias, porque – parafraseando un trino de Petro- todos hacemos parte de un inmenso arcoíris de material cósmico galáctico”. Y así todo el universo feliz, como una lombriz – entendiendo la lombriz como una construcción, claro está-.

(Visited 330 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Jorge Amado. Bogotano. Publicista. Durante 7 años docente del distrito. Libretista de Televisión.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    La teoría del no ser, no existe

    Los conflictos entre seres humanos se intentan solucionar reconociendo y respetando las diferencias, no negándolas. Sin embargo, esta última(...)

  • Opinión

    Azcárate, Riaño... y otros falsos rebeldes

    Siempre que escuchamos la palabra “rebelde” a nuestra mente llegan personajes como Alejandra Azcarate, Margarita Rosa, Martín de Francisco,(...)

  • Vida

    Petro creó el odio y el populismo

    “Petro ha dividido el país entre ricos y pobres” Ingrid Betancourt. Queda claro con esto lo que los políticos(...)

  • Vida

    Epa Colombia, el milagro de su éxito

    No es que envidie el éxito de Epa Colombia, es que no le encuentro explicación lógica. Para los que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La comprensión lectora es uno de los grandes desafíos en la(...)

2

El anuncio del Departamento de Estado de los Estados Unidos sobre(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Un poco bastante errático su escrito, pero se entiende su idea. Hay con las minorías una sensación de culpabilidad, que ha hecho que todos los abusos del pasado se quieran compensar con prebendas hoy. Por eso a los LGBTI se les da la razón en temas en que andan errados, a los indígenas se les permiten todos sus atropellos. Y particularmente creo que debe haber igualdad en derechos y obligaciones, y pare de contar, no tanto trato preferencial ridiculo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar